El Heraldo
Entretenimiento

Jader Tremendo, el Dj que decidió “evolucionar” y llevar el picó a otro nivel

Una de las mayores hazañas logradas ha sido entrar al Teatro Adolfo Mejía en Cartagena, con el picó El Imperio, cosa que nunca antes había sucedido.

“Pégalo, pégalo, pégalo”… se sabe que viene el ‘espeluque’ de la champeta cuando Jader Tremendo lanza esa expresión en tarima y así, la gente se prepara para la cúspide de la canción. Todos sacan sus celulares y calientan para hacer los pases que el Dj, al mismo tiempo de que mezcla, anima y canta, contagia al público con su baile.

En el barrio El Reposo en Cartagena, nacería el artista que hoy, desde hace 10 años, hace parte del picó El Imperio como Dj, animador y productor, quien marcó un antes y un después en la cultura picoteril de la ciudad,  enmarcando una nueva era donde la innovación y autenticidad son las principales características de la maxiteca cartagenera.

Los inicios

Jader Peralta Martínez, tuvo sus inicios en un picó del barrio llamado El Pacheco a los 13 años de edad, aunque desde los 7, tiene memoria de su amor innato por la cultura champetera. Al principio, cuando era un niño, sus funciones eran múltiples, hacía de “todero” y su familia lo apoyaba, pese a ser un ambiente para mayores de edad.

“Cuando empecé en El Pacheco, como era un picó del barrio, en mi casa no me decían nada, pero cuando seguí en otro que quedaba más lejos y veían que yo era una persona a la que no le gustaba el alcohol, seguían confiando en mí. Creé esa confianza con mi mamá y mis abuelos, por eso ellos me decían que iban a darme la libertad de hacer lo que a mí me gustara, siempre y cuando fuera responsable y disciplinado”, expresó el Dj de 28 años.

 La vida del artista al principio no fue fácil, vivió momentos de flaqueza en su niñez y con duros episodios de escasez a medida que fue creciendo, donde él afirma que “antes estaba la vaina apretada, se comían tres comidas: arroz con huevo, huevo con arroz y arroz con platanito” (risas), terminó su bachillerato y, al mismo tiempo, vivía en el rebusque constante para poder tener para sus cosas y ayudar a su familia.

“Uhhh antes yo trabajé en la playa como carpero, trabajé en los buses, reciclé, veaqué no hice yo. Pero nunca pensé en salirme y dejar los picós quietos, gracias a esa perseverancia se fueron dando las cosas. Yo no estaba fijo antes, estaba cuando el dueño quería prenderlo. Ya cuando pasé al picó grande, cambió la cosa”, dijo Dj ‘Tremen’.

 La vida de Jader cambió en el año 2010, cuando fue contactado por El Imperio de ‘Flaco’ Iriarte, un picó que nació en el año 2008 y que llegó para construir un antes y un después en la cultura picotera en Cartagena. Pero antes de eso, el ‘Tremen’, como de cariño le dicen, fue baterista y perteneció al Yanqui, un picó del que lo sacaron.

“Del Yanqui me echaron. El picó se quedó sin Dj y yo me quedé con ellos porque cuando me meto de corazón a un proyecto, me lo echo al hombro como si fuera mío, entonces buscaron a otro Dj y él tenía un hermano que era baterista, yo acepté ser la segunda opción. Después de ser titular, pasé a ser suplente… imagínate. Ya los tratos no eran igual y me salí, así que decidí empezar como Dj en otro picó de por la casa”, afirmó.

La evolución con El Imperio

“Empecé como baterista suplente en El Imperio y gracias a mi desempeño me pusieron de baterista titular. Yo entro en 2010 y en el 2012, el picó se queda sin Dj, fue ahí cuando me posicioné. El ‘Flaco’, el dueño del picó me dijo: Tú vas a ser el Dj del picó”, precisó Jader Tremendo.

Un picó tradicional, con la buena champeta cartagenera, que decidió aventurarse en la búsqueda de innovación y autenticidad enmarcada por la atrevida personalidad de Jader Peralta, quien decidió “ser distinto” e inyectarle su propio estilo a El Imperio  a partir del volumen 7.

En el volumen 7 me di cuenta que yo tenía que ser distinto, que no podía seguir por la línea en que venían todos, supe que tenía que buscar un atajo para poder salir adelante. Obviamente, no fue rápido pero si ha dado buenos resultados”, dijo. También, resaltó que al principio muchos no creyeron en sus ideas, lo tildaron de loco y recibió fuertes críticas.

“Recibí fuertes críticas donde me decían que si yo me creía rapero o no era champetero, que por qué venía a cambiar una historia de tantos años, que esa bailadera que me caía a mí en la tarima, que por qué yo tenía que hacer entradas como si fuera cantante o un gran artista. Entonces, gracias a la evolución que yo tuve fui llamando a un nuevo público”, puntualizó Jader.

Desde entonces, la maxiteca evolucionó, dejó de ser la misma para convertirse en una nueva máquina, llena de explosión, baile, tecnología y con un estilo único.

“El Imperio ya no se ve como un picó normal, porque automáticamente cambió de imagen, tuvo una tarima de concierto, la pirotecnia, lanza llamas, humo frío, bailarines, es un show completo. Después de que Djs, gente que me conocía, y personas del mundo picoteril, que pensé que eran mis amigos, me trataban como loco por lo que hacía, yo seguí”, afirmó el artista.

De la misma forma, su estilo propio, como Dj y artista, fue lográndolo con seguridad y confianza en sí mismo y espontaneidad, pues la mayoría de frases que se vuelven tendencia en las canciones, son un 90% invención en tarima.

Por primera vez un picó en el Teatro Adolfo Mejía

Una de las experiencias que, sin duda, son de las más importantes de la carrera de Jader Tremendo y del picó El Imperio, fue su ingreso, en medio de la pandemia, al Teatro Adolfo Mejía en Cartagena, una hazaña lograda en medio de lo imposible, repleta de protocolos de bioseguridad y una reinvención en cuanto a conciertos virtuales. Queda para la historia como el primer picó que entró al teatro y que cobró entradas virtuales.

“A pesar de ser un picó distinto en el que hemos tratado de hacer un trabajo impecable para eliminar los estigmas, aún existen. Aún está la gente que estigmatiza este tipo de eventos en Cartagena y nos señalan, por la costumbre de cómo tildaban a los picós anteriormente, por ende fue muy complicado hacer el evento en el teatro Adolfo Mejía, pero se logró”, expresó en diálogo con el medio.

“Cuando por fin nos lo aprobaron, nos empezó a caer todo el mundo. Personas de la alta sociedad en Cartagena estaban en contra del evento y nos decían que cómo se nos ocurría meter un picó en el teatro, un lugar tan emblemático de la ciudad para hacer un evento de tal magnitud. Salimos nosotros a defender diciendo que el teatro es un sitio para mostrar el talento local”, puntualizó.

Lograr lo inimaginable fue un “boom” y noticia en ‘La Fantástica’, de la mano de Jader Tremendo, quien con su picardía, hiperactividad, innovación y entrega, ha logrado llegar a donde ha querido, viviendo día tras día su sueño a través de la champeta y aunque todavía haya una minoría que nunca ha vivido la cultura picotera que “señala y estigmatiza al picó”, él les dice que “vayan una sola vez y de una se amañan. Muchos, al vivirlo, se dan cuenta que la experiencia no es lo que imaginaban y se van contentos”. Jader, por su parte, seguirá escribiendo su propia historia al lado de El Imperio y continuará llevando el picó a otro nivel.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.