El Heraldo
Deportes

Un año desde el último rugido de los fans en LaLiga

El 8 de marzo del pasado año tendría lugar el último partido de LaLiga que se disputaría con público en lo que quedaba de curso.

Un Betis-Real Madrid cerró la vigésima séptima jornada de LaLiga Santander en la temporada 2019-20 y unos cincuenta mil espectadores se concentraron en el Benito Villamarín, que rugió cuando en el minuto 82 Cristian Tello marcó y le dio la victoria (2-1) al equipo sevillano.

Aunque desde semanas antes ya se hablaba del coronavirus y de su foco inicial en Wuhan (China), y que especialmente en Italia empezaba a causar estragos, nadie albergaba en sus previsiones que ese domingo 8 de marzo del pasado año tendría lugar el último partido de LaLiga que se disputaría con público en lo que quedaba de curso, situación que se prolonga hasta estos días.

Para el siguiente fin de semana ya estaba decretado por el Gobierno de España el estado de alarma y el confinamiento de la población por la crisis sanitaria debido a la expansión de la COVID-19.

Dos días después del Betis-Real Madrid, el martes 10 de marzo, se disputó en el estadio Ipurúa el duelo provincial Eibar-Real Sociedad de la vigésima cuarta jornada, que quedó aplazado en su momento por la contaminación atmosférica tras el derrumbe de un vertedero en las inmediaciones de la localidad guipuzcoana.

Ese encuentro ya se jugó sin público en la gradas del estadio del Eibar, donde la Real se impuso por 1-2 con goles de Oyarzábal de penalti y el brasileño William José, y otro del también brasileño Charles, quien acortó la desventaja local.

A partir de ahí se sucedieron los directrices sanitarias y las restricciones para que se suspendieran toda clase de actividades no esenciales, entre ellas las competiciones deportivas.

La situación se prolongó durante tres meses, un periodo sin que rodara el balón y a la espera de que las autoridades sanitarias dieran el beneplácito para la reanudación de los torneos y en qué condiciones se haría.

La autorización llegó y, entre estrictas medidas sanitarias que implantó LaLiga y el CSD, los partidos se reanudaron sin público, lo que pasó un 10 de junio de 2020 en el madrileño estadio de Vallecas.

Se disputó entonces la segunda parte de un Rayo Vallecano-Albacete, de la vigésima jornada de LaLiga SmartBank aplazado al descanso (0-0) el 15 de diciembre por cánticos despectivos de un sector de la afición rayista hacia el ucraniano del equipo rival Roman Zozulia.

En los prolegómenos se guardó un minuto de silencio en memoria de los fallecidos por la pandemia y el internacional peruano Luis Advíncula logró el 1-0 que le dio el triunfo al Rayo.

Al día siguiente se retomó el torneo en la máxima categoría y el partido elegido por LaLiga fue uno de los mas atractivos, un derbi hispalense Sevilla-Betis que estaba fijado para la vigésima octava jornada, en la que se interrumpió la competición tres meses antes.

El preceptivo minuto de silencio previo por las víctimas de la COVID-19 y aplausos por la megafonía en el minuto 20 en homenaje a todos los que luchaban en primera línea por paliar la enfermedad fueron el preludio del 2-0 logrado por el Sevilla ante el eterno rival en un Sánchez Pizjuán con un aspecto desolador por las gradas vacías.

Este es un partido habitual de 'lleno hasta la bandera' y pasión al más alto nivel, pero el gol del argentino Lucas Ocampos de penalti y del brasileño Fernando Reges solo fueron cantados por la delegación sevillista en un estadio en el que aparecieron, entre los silencios, nuevos sonidos ahora ya habituales como las indicaciones desde los banquillos o las conversaciones entre jugadores y árbitros.

Ya metido en el curso 2020-21, los espectadores volvieron a los estadios de fútbol pero en categorías inferiores o en la Copa del Rey, al autorizarlo la Real Federación Española de Fútbol con el cumplimiento de las directrices sanitarias de las comunidades autónomas y con muchas restricciones para el público asistente.

La UEFA, bajo el beneplácito de la autoridades de cada país, autorizó también la presencia de seguidores en las gradas y la experiencia piloto fue la final de la Supercopa de Europa que se jugó el 24 de septiembre.

Se permitió en el Puskas Arena de Budapest el acceso de solo el treinta por ciento de espectadores del aforo total, lo que suponía una asistencia máxima de unos 20.000 para el Bayern Múnich-Sevilla que se llevó el equipo alemán por 2-1 tras una prórroga.

Pero LaLiga se ha mantenido firme hasta ahora para seguir sin público en sus partidos y a la espera de que la pandemia quede controlada, lo que podría suceder en la venidera primavera.

Mientras tanto, el gol de Tello en la recta final de aquel partido que se disputó hace un año en el estadio verdiblanco fue el último que se cantó en vivo y de una manera atronadora, pues le dio la victoria a un Betis que rompió así una mala racha y además hizo perder provisionalmente al Madrid el liderato de un campeonato que finalmente ganó. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • LaLiga Santander
  • Benito Villamarín
  • UEFA
  • España
  • coronavirus
  • Pandemia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web