El Heraldo
Deportes

Recordar también es apesadumbrarse...

En la vida de los clubes (en el caso al que vamos a eludir en esta crónica, hay derrotas que no se “raspan” ni con esmeril y que deplorablemente se prestan para que a sus costas se hagan deducciones aparentemente dotadas de sentido común, pero que en el fondo la cosa es a otro precio.

Algo de esto que solamente hemos despuntado quitándole apenas un pétalo a la flor deportiva que hoy nos ocupa, nos llegó a la mente cuando en la pantalla chica veíamos el delirio de la muchedumbre del club Millonarios, que acababa de ganar como también pudo haber perdido ante el Deportivo Independiente Medellín, tal como se pudo ver a lo largo y ancho de lo sucedido en el estadio “El Campín”.

Hemos dicho “delirio” y a fe que lo era. Las turbas habían invadido el terreno de juego y corrían como locos. Al propio club Millonarios lo obligaron a darle no una, que basta y sobra y que por lo demás no encuadra dentro de un club profesional, puesto que se trata de una “Vuelta Olímpica” que se da para festejar una victoria. Vuelta que debería estar limitada a eventos amateuristas y preferentemente olimpistas (porque así se llama, “Vuelta Olímpica”).

La cualidad más sobresaliente de muchas aficiones regionales dentro de nuestro país es la pésima memoria que tienen sus legiones deportivas. Es una desmemoria que ayuda pero tremendamente a jugadores que han resultado ser plenos e identificados responsables de descalabros deportivos. Apenas para citar un par de ejemplos de lo que es el olvido de un desastre deportivo, en una especie de borrón y cuenta nueva, acordémonos del tremendo fiasco que por culpa del Higuita sufrimos, para haber descabezado la mejor oportunidad que tuvimos y el mejor desempeño de una Selección Colombia en un mundial cuando al Higuita se le dio por driblar una pelota en el área chica con el africano Milla, en vez de botarla al “out” y el Millas se la quitó, nos hizo un gol y con esa jugada quedamos descabezados, cuando por primera vez íbamos en el Mundial de Italia hacia octavos de final. La desmemoria crónica permitió que Higuita siguiera jugando, cuando en Europa y en muchas otras partes no habrá jamás pateado otro balón en su vida.

¿Y cuál es la desmemoria de esta vez? Pues ese delirio multitudinario de los bogotanos, quienes borraron de su mente el 8 goles a 1 que nos metió el Real Madrid en la capital española, para vergüenza no solo de Millonarios, sino de todo el país. Se nos hace que muchos madrileños, al leer que Millonarios se clasificó campeón de Colombia, debieron decirse unos a otros: ¿Cómo la ven? Este Millonarios que los cables dicen que es el campeón de Colombia, no es el mismo al que le metimos 8 goles en 90 minutos? Como será de malo el fútbol colombiano, cuando ese mismo equipo se alza con el título de su país.

Hay derrotas que desprestigian de verdad, es el corolario de esta crónica...

Por Chelo de Castro C.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.