Deportes

Pablo ‘el Trencito’ Carrillo: una vida de lucha, sacrificio y boxeo

El 3 de abril, en Dubái, peleará por un cupo para el título AMB. El copeyano ha forjado su carrera tras ser desplazado por las autodefensas. 

La violencia paramilitar comenzó a tocar la puerta de su casa en El Copey. Con el paso del tiempo, el reclutamiento de menores se volvió frecuente por grupos al margen de la ley que en los años noventa se ensañaron con este municipio del Cesar.

Cada día, Pablo Carrillo notaba que un amigo suyo no volvía más. 

Una tarde, recuerda, su padre lo tomó del brazo, junto a sus cinco hermanos, y dejaron todo lo que tenían atrás mientras esquivaban las balas de las autodefensas que azotaban la tranquilidad del humilde barrio.

Los Carrillo llegaron desplazados a Barranquilla, y Pablo, viendo el esfuerzo y sacrificio de papá y mamá, se enfrascó en sacar a su familia adelante.  

A sus 32 años, ‘el Trencito’, como se le conoce, es boxeador profesional y campeón de la Fedebol. Además, es el número ocho del ranking de la Asociación Mundial de Boxeo en el peso supermosca. 

‘El Trencito’ sigue su camino en el boxeo hasta cumplir el sueño de darles una mejor vida a sus padres. John Robledo

Carrillo no olvida los duros momentos de su niñez. Utiliza esos recuerdos para motivarse dentro del ring y cumplir el sueño de darles a sus padres la vida que nunca debieron perder por el conflicto armado en Colombia. 

El cesarense se prepara para el reto que podría cumplirle esa ilusión. 

El próximo 3 de abril, en Dubái, Carrillo se ajustará los guantes para enfrentar al filipino Donnie Nietes en un combate clasificatorio a la lucha por el título mundial de las 115 libras. 

‘El Trencito’ no pelea desde 2019 por culpa de la covid-19, que tumbó sus dos últimos duelos. 

“Ha sido una preparación muy buena e intensa. Vamos a enfrentar a un boxeador de alto nivel, con fuerte pegada. Viene siendo campeón en varias categorías y ahora sube a la 115. Estoy motivado y concentrado en lo que hago con mi equipo. Me siento bien, esperemos dar lo mejor”, afirmó el pugilista en charla con EL HERALDO. 

Entrena con miras a la pelea en Emiratos Árabes. John Robledo

La trayectoria deportiva hasta la pelea clasificatoria para el título mundial ha estado llena de altibajos. 

Carrillo rememora sus inicios. Al llegar al Atlántico, vivió en el barrio Mesolandia,  de Malambo, donde sus padres salieron a flote vendiendo comida y en oficios varios. Esa dedicación y el amor familiar que Pablo observaba se le quedaron incrustados en la retina. 

“Mi mama vendía fritos, donde estuviésemos ellos buscaban la oportunidad de vender cosas. Mi papá es un guerrero, siempre trataban de solucionar para no pasar hambre ni necesidad. Para ellos lo importante era el estudio”, explicó el peleador. 

A sus ocho años, al quinto hijo de la familia lo matricularon en un colegio del barrio Simón Bolívar. Allí, su atención no se la llevó la matemática o la literatura. Una escuela de boxeo atrajo el interés del joven Pablo, quien desde ese día supo lo que quería hacer en la vida. 

“Llegué, pregunté y me dijeron que si quería entrenar en serio o pa’ mamar gallo. Yo dije que quería ser profesional y sacar mi familia adelante. Al día siguiente me llamaron. Cogí mis cosas y me fui sin pensarlo”, contó sobre sus comienzos. 

Desde el primer entrenamiento, Carrillo mostró garra, tesón y enjundia. El entrenador de la humilde escuela le preguntó si había peleado antes, a lo que el cesarense, con la inocencia de un niño, respondió: “Solo con mis amigos en la calle”. 

Encontró al boxeo tras salir desplazado del Cesar. John Robledo

El ánimo que recibió en ese semillero de boxeadores impulsó al ‘Trencito’ a dedicarse de lleno al deporte. 

Pasó por la Selección Atlántico, fue campeón departamental, compitió en los torneos nacionales. Su entrenador, Leonardo Bermúdez, le aconsejó el profesionalismo y ahí nació ‘el Trencito’ Carrillo. 

“Mucha gente me veía pelear, me elogiaban y eso me animó a tomar la decisión. Ese éxito amateur me motivó. Gracias a Dios en el profesionalismo me ha ido igual de bien”, comentó el boxeador. 

Carrillo escaló hasta ser número uno en Colombia y eso lo catapultó al plano internacional. En Panamá, montó un show que le abrió las puertas con diferentes empresas. Una llamada le cambió la vida. 

“Me llamaron de Japón para una eliminatoria. Yo no creía que iba a llegar tan lejos, fue algo sorpréndete. Peleé en Tokio, un combate de alto nivel, muy cerrado. Allá una empresa me vio y me contactaron.

Fui un mes a Japón de prueba, para ver si no era suerte lo que mostré anteriormente, me hicieron exámenes, pruebas, de todo. Pasé y me sacaron la visa para vivir en Osaka. Fueron tres peleas allá y gané las tres. Salí victorioso”, manifestó con felicidad el copeyano que vivió en Japón. 

Lejos de su tierra, añorando estar con su esposa y tres hijas, Carrillo, cansado de comunicarse por señas, volvió a dejar todo atrás —esta vez por voluntad y no obligación. 

“Es una experiencia que no cambio por nada, pero es mi Colombia la que no cambio por nada. Salí bien de allá”, aclaró. 

En su país, el que tanto le ha quitado, Carrillo se enfrentó a la falta de apoyo y todo lo que esto trae consigo. 

Ir a entrenar se convirtió en una odisea. Corría desde Galapa hasta Barranquilla por la falta de dinero para transporte. Pensó, como nunca antes, en tirar la toalla. 

“Siendo profesional no tenía ni para pasajes. Lastimosamente es así. Yo soy el número ocho del mundo y me toca trabajar fuera del boxeo. Mi oponente está en un hotel preparándose. Eso es diferencia. A los boxeadores en el ranking en otros países los cuidan, a mí me toca rebuscarme por otro lado para vivir”, aseveró ‘el Trencito’, quien da clases en el gimnasio de Jesse Porras, su actual entrenador, para ganarse el pan de cada día. 

Al igual que lo hizo su padre, de quien aprendió, Carrillo supera el infortunio y entrena para luchar por el título mundial. Persigue ese cinturón hasta en sus sueños. 

“Me lo he imaginado. A veces me acuesto y digo: ‘Yo alzando el cinturón, wow, lo logré’. Llegar a Colombia y que la gente me felicite, que me animen, son cosas hermosas que uno siente. Imaginarse llegar al campeonato mundial es impresionante y si se llega a dar será algo único para mí”, narró con voz entrecortada. 

Del Copey hasta Dubái. Pablo ‘el Trencito’ Carrillo está listo para pelear y darle otro campeón mundial a Colombia.

El combate
John Robledo

El boxeador colombiano enfrentará a Donnie Nietes, de Filipinas, el 3 de abril en Dubái. El combate será en el Caesars Palace Bluewaters.

Al igual que el cesarense, Nietes no pelea oficialmente desde hace varios años.

El filipino tuvo su útlima competencia el 31 de diciembre de 2018, cuando derrotó al japonés Kazuto Ioka y así se quedó con el título vacante de la WBO. Carrillo peleó por última ocasión en agosto de 2019, cuando se impuso a Luis Golindano. Transmite ESPN.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.