Los días opacos y grises comienzan a asomarse como un presagio de la Semana Mayor que se avecina. Una semana santa, que de santa ya no tiene nada, aun así el mundo católico, con Francisco a bordo de la nave de San Pedro, da inicio al tiempo de reflexión más importante del cristianismo.

El receso espiritual da para acoger como siempre a la Selección Colombia que mañana se mide a la boliviana. Los triunfos y la manera de jugar de los dirigidos por Pékerman, hacen que el conjunto patrio navegue en aguas mansas, jugando bien, ganando y haciendo goles, es la receta indicada para conciliar el sueño. Pékerman y sus dirigidos gozan de buena salud.

El viacrucis, para usar un término acorde con el tiempo, lo padecen Alexis García y su tropa tiburón. El divorcio con las redes contrarias lo tiene alejado de los puestos de vanguardia. Lo incomprensible es, que siendo más que sus rivales, la victoria le ha sido esquiva. Quizá su funcionamiento pasa inadvertido, porque la mejor táctica que existe en el fútbol, es el gol y, este equipo adolece de esa magia para culminar la esencia de ese juego. Mientras que el rival con escaramuzas aisladas llega al gol, los de casa le hacen un culto al desperdicio.

En el fútbol el libreto concebido, o táctica de juego, finaliza cuando la pelota llega al área del gol, en ese lugar donde se hilvanan las ideas revestidas con magia, y que nacen de las individualidades o el toque preciso, llevan el sello de la creatividad. Eso no está escrito para aprender de memoria, hace parte de las pinceladas para convertir el instante en esa fantasía que protege al fútbol. Esa magia es la que le está faltando a los dirigidos por Alexis García, la aplicación con ingredientes venidos de la táctica, necesita en ese lugar donde se cocinan las ideas que finalizan en la red contraria, de jugadores irreverentes que conviertan ese sitio en su lugar preferido. En Junior el área de candela les quema los pies a sus jugadores.

La pérdida contra Santa Fe acrecentó la crisis del cuadro mimado de la ciudad, cuando el empate llegó con el soberbio gol de Cardona, que tuvo su origen en la corajuda recuperación de Moreno, Junior en ese instante acariciaba visos de equipo con hambre de triunfo, el inesperado tercer gol cayó como un balde de agua fría, era el único avance que realizaba el visitante en ese segundo tiempo. Incomprensible, pero cierto, los de la visita haciendo menos, han ganado. Las cosas del fútbol, por eso la mejor táctica es el gol.

Por José Deyongh Salzedo

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.