El Heraldo
Archivo
Cultura

Nostalgias y alegrías de la Guacherna

En el día en que se realizaría el tradicional desfile, carnavaleros lo recuerdan con anécdotas.

Una noche como la de este viernes, en un año sin pandemia, los grupos, danzas y comparsas estarían preparándose para recorrer con sus faroles por la carrera 44 el desfile nocturno más esperado por los carnavaleros: La Guacherna, el luminoso preámbulo del Carnaval de Barranquilla.

En este viernes “la brisa” sería un “derroche de sones cumbiamberos”, en la voz de Milly Quezada y en los pies de cada participante y espectador del evento que tuvo origen en 1974, y cuyo objetivo no era otro que rescatar la tradición de reunirse por las noches, bajo mechones de luz, a prepararse para las fiestas venideras.

La Guacherna es, pues, un llamado a la fiesta; su nombre viene de Guache, el instrumento musical idiófono que los habitantes de Barrio Abajo utilizaban para convocar a sus vecinos a los ensayos previos a la temporada carnavalera. ¿Qué nostalgias y sensaciones despiertan en los amantes y participantes de la fiesta el que este viernes no ocurra este desfile? Ellos responden.

La Jocosidad

La particularidad de esta comparsa es que sus últimos 7 años de existencia han contribuido a que agrupaciones que por falta de dinero u otro motivo no han asistido al desfile salgan a brillar.  Así, los Diablos Espejo de Campo de la Cruz, El Caimán Cienaguero, Las Negritas Puloy de Montecristo, Son de Negro de Puerto Colombia y otros han bailado y ganado premios en la Guacherna gracias a su aporte.

Los primeros diez años de La Jocosidad, dice su coodirector, Camilo Cepeda, desfilaron como monocucos. Pero vieron que “había muchos en la Guacherna”, así que decidieron “trabajar con otros disfraces, ya que hay tanta variedad”. Le dijeron al director de Son de Negro, auspiciaron su participación y les quedó gustando. “Decidimos, con Luigi Cianci y Ramiro Conde, también directores, hacerlo cada año con grupos que no tuvieran la oportunidad”. Desde entonces salen con más ahínco a brillar en la Guacherna.

Grupo Docentes

El Grupo Folclórico Docentes ADA (Asociación Educadores del Atlántico), lo conforman profesores de escuelas del Distrito y del Departamento, quienes se reunieron como preservadores en las instituciones educativas de las manifestaciones folclóricas del Carnaval. El 1° de junio de 2017 nacieron cuando la Junta del Carnaval encontró que pese a la cantidad de agrupaciones aspirantes la suya tenía algo distinto. Uno de los objetivos del grupo es que “toda manifestación que expresemos lo hagamos con respeto y alegría, sea donde sea que estemos, gozarlo así, aunque haya poco público”, dice su director Edinson Enrique Polo Alcándara, recordando la Guacherna.

“Así haya una persona viendo, le hacemos ver que es importante para nosotros”. Dice que una de las oportunidades de la pandemia es hacer pedagogía del Carnaval desde lo virtual.

Cumbiamba Real

La Cumbiamba Real cumple 28 años de existencia este 2021. La agrupación creada en homenaje a Esther Forero y que desfila exclusivamente en la noche de Guacherna traía cada año a celebridades encabezadas por la Señorita Colombia de turno (de ahí su nombre). “¡Caramba!, a estas alturas de la vida estuviera buscando los vestidos de las reinas, de los actores, las actrices y los artistas”, dice Zoraida Noriega, que fundó la Cumbiamba con el beneplácito de la cantante y compositora barranquillera. 

Noriega afirma sentir una “nostalgia apaciguada por la tranquilidad”, ya que cada año la logística “estresaba demasiado”. Buscar los vestidos, que eran prestados y debían ser regresados al día siguiente, cada uno con la talla de cada participante; los tiquetes y el alojamiento, que se conseguían con ayuda de los amigos de la cumbiamba. Los famosos (como Aida Bossa, Karoll Márquez, Isabella Santodomingo) también eran escoltados, y el público buscaba siempre tomarse fotos con ellos. En algunos casos, ninguno había estado antes en un desfile de la fiesta. Pero este viernes será otro el ambiente. “Da cierta tristeza, es terrible que no haya Carnaval. Sin embargo, uno sabe que vendrán más carnavales y no se romperá la tradición”, subraya Noriega.

Garabato de la U. Libre

Ricardo Sierra fue rey Momo en 2018 y hace 25 años está al frente del Garabato de la Universidad Libre, que desde su nacimiento ha desfilado en cada Guacherna. Recuerda con dicha los 18 congos de oro que han obtenido, también la “noche de colorido y mucha luz” que permite “apreciar la belleza de nuestras danzas tradicionales” y el “ingenio que le pone cada hacedor y artista del Carnaval”.

También lamentó cosas, como que “se vuelva un poco caótico al iniciar el desfile, ya que a veces las condiciones no son cumplidas y se forman problemas, pero la gente se olvida de eso al salir y disfruta desde el inicio hasta el final”. El Momo 2018 está convencido de que “el 2022 será un año en el que los barranquilleros se desbordarán de alegría en la Guacherna y los demás eventos del Carnaval de Barranquilla”.

Los trajes de la UAC

Desde 1998 el programa de Diseño de Modas de la Universidad Autónoma del Caribe ha hecho presencia en la Guacherna engalanando a la reina con un traje en cuya confección participan los estudiantes del programa. 

Para Emilia Velásquez, decana de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño, el que no haya Guacherna este año es “nostálgico por todo el tiempo participando”, pero lo asumen “con otras perspectivas”. Por eso decidieron que su Carnaval “será atemporal”, programando durante los semestres charlas con los estudiantes, presentes en las diferentes cátedras bajo el lema ‘El Carnaval va por dentro’.

“Tenemos un proyecto llamado ‘Nuevos Talentos’, en el que los estudiantes realizan propuestas integrales al finalizar cada semestre”. El próximo año se contemplan “dándole continuidad” a estos proyectos a los que los alumnos dan vida y que “tanto reconocimiento y orgullo traen por su trabajo”.

Palo de Muerte

“Socio, el mensaje es claro, estamos recargando baterías para el 2022”, exclama por teléfono Gonzalo Guarín, director de Palo de Muerte, comparsa que durante 25 años ha hecho presencia en el Carnaval de Barranquilla.

En las 4 ediciones del concurso a Mejor Farol de la Guacherna han ganado tres, según cuenta. Y es que cada año se esmeran para iluminar y dar brillo a este tradicional desfile nocturno. “Cada edición trabajamos para ser los más vistosos”, dice. El año pasado el desfile homenajeó a Juan Piña, por lo que su farol se llamó Palo de Piña (Luis Carlos Asís y Édgar Castilla lo trabajaron). Los premios que reciben son “tanto para el grupo como para los artesanos de Simón Bolívar”.

Guarín recuerda los momentos previos al desfile: reunirse, departir entre la gente, el maquillaje del grupo, la interacción después de un año sin verse así, y por supuesto el farol encendido en la calle. En ese momento la 44, con la luminosidad y la música, “es un lugar apoteósico”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Guacherna
  • Nostalgias
  • Carnaval de Barranquilla
  • garabato
  • cumbiamba
  • No los hemos olvidado
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.