Testigo del ‘robo del siglo’: “Todo se veía normal, como si nada”

Aprovechando el puente festivo, la banda, con la complicidad de tres oficiales y un oficial de la Policía, cometió en Valledupar el más duro golpe contra un banco en el país.

Archivo EL HERALDO
a del Banco de la República de Valledupar en 1994, año en que se cometió el ‘robo del siglo’. Archivo EL HERALDO
Más contenidos
Cesar

Aprovechando el puente festivo, la banda, con la complicidad de tres oficiales y un oficial de la Policía, cometió en Valledupar el más duro golpe contra un banco en el país.

En la memoria de los vallenatos de la época sigue intacto el recuerdo de lo que se llamó el ‘robo del siglo’ en Colombia. Ocurrió entre el 16 y 17 de octubre de 1994, cuando una banda organizada, con la complicidad de tres oficiales y un suboficial de la Policía, sustrajo $24.072 millones de las bóvedas del Banco de la República en la capital del Cesar, ubicada en la esquina de la calle 16 con carrera novena, donde sigue funcionando.

Han pasado 25 años de aquel suceso que se convirtió en escándalo nacional, y que muchos lo recuerdan como el hurto más grande en la historia a una entidad financiera. Los ladrones, armados con sopletes y tanques de oxígeno, lograron durante casi dos días vulnerar la fortaleza donde se encontraba el dinero, sacándolo en un camión, sin despertar la más mínima sospecha.

 “La gente pasaba por ahí y era como si nada, porque en la parte externa todo estaba normal. Era un fin de semana con puente festivo, así que las calles céntricas de la ciudad estaban prácticamente solas y no había tanto flujo vehicular”, recordó Álvaro Querúz, ciudadano de Valledupar.

Benigno Suárez Rincón, alias ‘Don Pacho’ fue el cerebro del asalto junto a Alexander Flórez Salcedo. Para la operación reclutaron al entonces teniente de la Policía Juan Carlos Carrillo Peña, jefe de la Sijín, a Jaime Bonilla Esquivel, abogado y ex investigador del Cuerpo Técnico de la desaparecida Dirección Nacional de Instrucción Criminal,  teniente César Augusto Barrera, y el subteniente Jairo Alberto Barón; también participó un mayor de la institución, identificado como Fabio Guillermo Guzmán, quien hizo el enlace con los uniformados involucrados en el robo.

Los oficiales Carrillo y Barrera fueron los encargados de conseguir la información sobre la seguridad del banco, y  el subteniente Barón de mover su patrulla diez metros de distancia para facilitar la entrada del camión al banco para no alertar a otros policías.

Elkin Susa, alias 'Camilo’, fue el financiador del asalto con 120 millones de pesos, y el encargado de adquirir en Canadá los equipos de soldadura para acceder a las bóvedas.

EL ASALTO. El asalto comenzó a las 6:15  de la mañana del domingo 16 de octubre cuando la banda llegó en un camión Dodge 600, color rojo, carrocería de madera y con carpa que estacionaron a las afueras del banco, llevaban la excusa de que tenían que reparar los aires acondicionados del edificio bancario. Varios penetraron el banco; y una hora después, abrieron la puerta del garaje y metieron el camión al edificio. Suárez Rincón y Bonilla Esquivel, se instalaron en dos habitaciones del Hotel Sicarare, que tenían vista hacia el banco, desde donde coordinaron la operación.

El camión se apagó poco antes de entrar a la entidad, por lo que el conductor que iba con una bata blanca con logotipos del banco, identificado como Luis Ernesto Vásquez Agudelo, pidió ayuda a varios transeúntes para que empujaran. Los tenientes Carrillo y Barrera; y el subteniente Barón vieron al camión ingresar y empezaron las rondas de vigilancia alrededor del banco.

La puerta habría sido abierta por el vigilante Winston Tarifa, quien manejaba en el interior los sistemas de seguridad del banco y se comunicaba directamente con Bonilla Esquivel.

 

Los billetes de $5.000, $10.000 y $5.000 que sustrajeron del banco. Tenían dos meses en circulación.
Los billetes de $5.000, $10.000 y $5.000 que sustrajeron del banco. Tenían dos meses en circulación.

Dentro del banco se encontraban los otros vigilantes Vinael Ramírez, Pedro Arias y Mario de la Hoz, quienes fueron amenazados y amarrados por los asaltantes.

A los ladrones les tomó cerca de una hora desactivar las alarmas e instalar los equipos de soldadura, que incluyeron 23 botellas de oxígeno, una botella de acetileno, más de 35 metros de cable trifásico, dos compresores de aire, un extractor de aire, un mazo, un par de guantes quirúrgicos, un barretón, destornilladores, pinzas, llaves de tubo, alicates y forros plásticos negros.

Videos de seguridad lograron registrar a las 2:51 de la madrugada del 17 de octubre la salida de los asaltantes que se llevaron 24.072 millones de pesos del total de $29 mil millones que estaban en la bóveda, en denominaciones de $2.000, $5.000 y $10.000 que pesaba unas 3,8 toneladas y que cargaron en el camión y se llevaron del banco. $6 mil millones de pesos en billetes de baja denominación fueron abandonados en el banco porque el vehículo iba repleto de dinero.

Una vez fuera del banco, los asaltantes se dirigieron a la colchonería Colchoflex donde traspasaron el dinero a dos camiones para el transporte de cerveza.  De los $24.072 millones, $4 mil millones se habrían perdido mientras eran transportados desde Valledupar a otras zonas del país, que repartieron entre mucha gente.

$18.560 millones correspondían a billetes sin emitir (no habían salido al público), 3.700 millones de pesos correspondían a billetes nuevos (series conocidas) y 1.812 millones correspondían a billetes que ya habían estado en circulación.

A las 2:00 de la tarde del lunes festivo 17 de octubre, uno de los celadores que había sido amarrado y encerrado en el sótano, Pedro Arias, logró soltarse y salió del banco donde dio aviso a las autoridades.

 

“La gente pasaba por ahí y era como si nada, porque en la parte externa todo estaba normal

CONDENAS.

Tras una ardua investigación, y persecución del dinero hurtado, la mayoría de los integrantes de la banda que cometió el ‘robo del siglo’ fueron capturados y condenados. Benigno Suárez fue detenido por agentes de la Sijín el 9 de noviembre de 1996 y sentenciado a 17 años y 10 meses de prisión; el teniente Carrillo condenado a 10 años de cárcel, al igual que el teniente César Barrera; Jaime Bonilla Esquivel, se entregó la Fiscalía General de la Nación el primero de noviembre de 1994, admitiendo que había participado en el robo, pero que no había sido el autor intelectual.  El 6 de agosto de 2004, fue asesinado por dos sicarios dentro de una panadería, en el barrio Samper Mendoza, al sur de Bogotá.

“Fui un falso positivo judicial de aquella época

“Fui un falso positivo”

Tras el llamado ‘robo del siglo’, el entonces gerente del Banco de la República en Valledupar, Marco Emilio Zabala, fue vinculado a la investigación y privado de la libertad por 28 meses, al considerar la Fiscalía que habría colaborado en el ilícito.
 

En 2016, 22 años después del asalto, y luego que en marzo de 1998, el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Valledupar lo absolviera, teniendo en cuenta que no hubo pruebas en su contra, ni testimonios que lo implicaran, el Consejo de Estado ordenó una reparación económica por “el daño al buen nombre” de Zabala y su familia, argumentando que fue detenido injustamente.

La indemnización que corresponde pagar a la Nación a Marco Zabala, es del orden de los 300 millones de pesos. El exfuncionario estuvo preso nueve meses en la cárcel Modelo de Bogotá y 19 meses más con detención domiciliaria, luego que la Fiscalía lo acusara de haber facilitado el ingreso de los ladrones; a pesar que siempre insistió en su inocencia.

Marco Emilio Zabala inició una lucha para limpiar su nombre, esperando que se reparara el daño causado por el Estado al someterlo al escarnio público, cuando la Fiscalía lo vinculó al hecho.

“Fui atropellado por la justicia. Me vulneraron mis derechos, me convirtieron en chivo expiatorio, fui un falso positivo judicial de aquella época. Haber sido privado injustamente de la libertad cambió mi vida. Sigo viviendo las secuelas. Ya debía tener una reparación del Estado por los daños causados”, dijo en el exfuncionario.

Unos días antes del robo, Zabala había ordenado la reparación del aire acondicionado de la sucursal, y para la Fiscalía esto fue motivo suficiente para levantar sus sospechas sobre su presunta participación en el hecho. “Esa semana se dañó el aire acondicionado y ordené que se restableciera con la mayor celeridad por las condiciones ambientales de la ciudad y las instalaciones del banco. La Fiscalía ordenó mi detención por cumplir con mi deber”, dijo.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
creer-en-la-costa

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Cesar
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web