El Heraldo
Archivo
Barranquilla

‘Ñero’, el perrito que sobrevivió a todo y se fue como un grande de la Policía

El canino alcanzó el grado de sargento y hasta su último día prestó servicio en las calles de Barranquilla.

Un hondo pesar ha dejado en los miembros de la Policía y la ciudadanía de la Costa Caribe, la muerte del canino ‘Ñero’, un perrito de raza Schnauzer que se hizo famoso porque sin haber recibido un adiestramiento formal aprendió a subirse en las motos de la Policía y acompañaba a los uniformados en las labores diarias de patrullaje y actividades de prevención. 

En redes sociales se han publicado diversos mensajes de ciudadanos lamentando la muerte del canino de negro pelaje y largos bigotes que lucía un uniforme con el rango de sargento y un casco especial hecho a la medida, además de una medalla al mérito por su servicio a la comunidad. 

“La labor primordial de ‘Ñero’ era la prevención, en los últimos años recorrió Soledad y Barranquilla con los policías como parte de las campañas en contra de la pólvora, el maltrato infantil, la violencia intrafamiliar y labores de comunidad entre otras”, informó la oficina de prensa de la Policía Metropolitana de Barranquilla.

La historia de Ñero empezó hace 15 años en Bogotá, cuando fue rescatado del abandono y vagaba por las duras calles del barrio Diana Turbay, en la localidad de Rafael Uribe Uribe, de la capital de la República. 

El canino fue acogido en el CAI del barrio y bautizado por el capitán Álvaro Moreno como ‘Compañero’, pero con el tiempo el nombre se acortó a ‘Ñero’. Con los días la mascota sorprendió a los policías con su inteligencia innata y se quedó en el CAI, donde empezaron a cuidarlo y se volvió un miembro más de las fuerzas de seguridad.

“Durante 8 años ‘Ñero’ prestó servicios en Bogotá y luego fue trasladado al cálido clima de la costa Caribe. Sus los últimos años de vida transcurrieron en la comodidad de la Escuela de Policía Antonio Nariño, ubicada en la Avenida Circunvalar, en el municipio de Soledad. Murió por causas naturales en la tarde de este viernes, tranquilo y acompañado de la gente que lo quería”, relató el vocero de prensa de la Metropolitana de Barranquilla.

Accidentado, atropellado y apuñalado

La vida de ‘Ñero’ no fue un jardín de rosas. El canino, como la mayoría de los policías, pasó momentos muy duros sobre todo cuando estuvo en Bogotá: en 2015 se extravió durante tres meses y apareció cuando lo daban por muerto, sobrevivió a un accidente de tránsito que le costó la vida a un uniformado, un carro fantasma lo atropelló y una vez lo apuñalaron. 

El accidente mortal ocurrió en 2011, las notas de prensa de la época indican que el hecho le costó la vida al patrullero John Edward Morales, quien falleció en la esquina de la calle 49 sur con carrera 3A, en Bogotá, luego de que un bus embistiera la moto en la que se movilizaba con otro compañero, José Lucano Castellanos, quien resultó herido junto al perrito.

A partir de ese suceso en la Policía se formó la leyenda de que el alma del agente Morales se había impregnado en ‘Ñero’, especialmente por la forma del canino para montar en la motocicleta.

Sus últimos días

‘Ñero’ estaba al cuidado del intendente José Daniel Yepes Estrada quien en dialogó con EL HERALDO relató los últimos días de la mascota.

“Tome la decisión de no sacarlo hasta que no pasara el Coronavirus, pero hace cinco días estaba dejando de comer y lo notaba desanimado, lo lleve a urgencias y me sugirieron que lo volviera a sacar porque el necesitaba la rutina porque no era igual a los otros perritos.

Mostró mejoría el día jueves y estuvo conmigo de servicio, hasta logramos acompañar a uno de sus pequeños admiradores en la celebración de sus cuatro añitos, al volver a casa lo vi más animado y comió, pero el viernes amaneció sin ánimo nuevamente y cuando me alisté para llevarlo al veterinario ya era muy tarde, estaba sin vida”, dice el uniformado.

“Trate de reanimarlo, pero no hubo nada que hacer, pienso que murió feliz porque fue un excelente perrito policía. Le doy gracias a Dios por la fortuna de conocer a este hermoso animalito que era feliz sacando una sonrisa a grandes y chicos”, relató el intendente Yepes.

Como anécdotas de ‘Ñero’ el suboficial recordó que le gustaba ir en la primera moto y no dejaba de ladrar hasta que se ponía a la cabeza de la formación y nunca se bajaba hasta que le quitaban el casco.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.