El Heraldo
Barranquilla

Las pinceladas históricas de Obregón en Barranquilla

El Concejo aprobó la declaración de siete de sus obras como como Bienes de Interés Cultural. Conozca la importancia de su trabajo  artístico.

Un testimonio artístico estrechamente ligado a la historia de la región y del país. Ese es el legado que el pintor Alejandro Obregón ha dejado a Barranquilla a través de siete de sus más icónicas obras, las cuales recibieron el aval para convertirse en bienes de interés cultural del ámbito distrital.

El Concejo de Barranquilla aprobó un proyecto de acuerdo presentado por la Alcaldía, a través de la Secretaría distrital de Cultura y Patrimonio, para exaltar el aporte cultural de Obregón, considerado como uno de los exponentes más importantes del arte moderno en el país. La iniciativa fue enviada al alcalde Jaime Pumarejo para la correspondiente sanción.

Para María Teresa Fernández, secretaria de Cultura y Patrimonio de Barranquilla, estas siete obras evocan la memoria histórica de la ciudad a través de un universo de formas, símbolos, cromatismos y texturas que reflejan la naturaleza de la región y su contexto cultural.

“Preservar la obra de Obregón es garantizar la presencia en la historia del legado de quien fue considerado el padre del arte moderno en Colombia. Además debemos reconocer que sus obras están asociadas a espacios de la ciudad, y su presencia en ellas nos habla de la propia historia de Barranquilla, cuidarlas y es cuidar nuestra memoria”, sostuvo la funcionaria a EL HERALDO.

Fernández destacó que la declaratoria de estos trabajos artísticos como bienes de interés cultural se constituye en el “principal seguro” para garantizar su preservación: “El Distrito podría gestionar recursos para sus intervenciones y mantenimiento, lo que anteriormente no era posible, por no ser el propietario de estas”.

Indicó, además, que la tarea de la conservación será compartida con sus propietarios, por lo que se hará seguimiento a su estado por parte de la Secretaría de Cultura, velando por su conservación.

Por su parte, Salvador Coronado, experto en patrimonio, destacó que el pintor Alejandro Obregón utilizó elementos de la cotidianidad del Caribe para  desarrollar su trabajo artístico: “La obra de Obregón está relacionada a cómo el entiende lo que tuvo en Europa y cómo lo traslada acá a través de la interpretación de la flora y la fauna del Caribe, su importancia y la manera cómo el artista lo ve”.

¿Quién fue?

Alejandro Jesús Obregón Rosés fue un pintor nacido en Barcelona (España) en 1920 y fallecido en Cartagena en 1992. Su trayectoria ha sido comúnmente asociada al expresionismo abstracto, explorando temas asociados a la crítica política y social, los bodegones y la naturaleza colombiana.

Aunque Obregón vivió en muchas partes de la geografía nacional, fue en Barranquilla donde desarrolló uno de sus más valiosos periodos de su pintura.

Telón de Boca ‘Se va el caimán’

El telón de boca del Teatro Amira de la Rosa está inspirado en la leyenda del hombre caimán y fue elaborado en 1982 por el artista.

Está elaborado en una pieza única de tela de algodón de 8 metros por 14 metros, hecho con pintura acrílica y fue tensado en un bastidor de madera y hierro.

Tras el cierre del escenario cultural en 2016, fue trasladado hasta la sucursal del Banco de la República para garantizar las condiciones medioambientales para su preservación. En 2018 fue declarado bien de interés cultural del ámbito nacional.

Mural ‘Simbología de Barranquilla’

Se encuentra ubicado en la plaza del edificio de la antigua Aduana. La obra corresponde a una pintura mural al fresco que aparece en la ciudad en 1956, en el marco del ocaso de la dictadura militar.

Esta época también estuvo marcada por la pérdida del auge económico y portuario de Barranquilla.

La obra, según expertos, se ocupa de recoger y mantener elementos simbólicos que rememoran esa época de prosperidad, además de representar valores naturales, intelectuales, culturales y étnicos propios de la ciudad y de la región.

Mural ‘Cosas del aire’

Esta obra, según historiadores, aparece en un momento “poco optimista” para la ciudad ante la pérdida de su vocación portuaria y el crecimiento inmigratorio del campo a la ciudad, que contribuyó al crecimiento de la brecha socioeconómica.

El mural trata de un acrílico sobre mortero de 840 por 1.650 centímetros. Fue ubicado inicialmente en una pared del Banco Ganadero en la calle San Blas.

En 2008 fue entregada al Museo de Arte Moderno de Barranquilla y se encuentra guardado en el Museo del Caribe.

Escultura ‘Telecóndor’

Esta escultura abstracta fue elaborada en bronce rojizo. En sus formas presenta un cuerpo irregular con una gran abertura como si fuera un pico, alas compuestas por diferentes formas geométricas y dos patas con garras.

La obra resalta, de manera simbólica, el papel que jugó la ciudad como aparato de conexión entre el mundo y los centros económicos al interior del país.

Originalmente estuvo ubicada en la Plazoleta del Centro de Servicios Judiciales. Reposa actualmente en el edificio de la Intendencia Fluvial.

Mural ‘Agrario’

Esta icónica obra engalana el lobby principal de la Torre Manzur, otrora sede de la Caja Agraria. Este mural, que fue hecho en 1967, marca un cambio en el sello de Obregón desde el punto de vista compositivo: los elementos se encuentran aislados y no están estrechamente relacionados, especialmente en el centro.

Este trabajo, que aparece en un contexto de tensiones alrededor de la reforma social agraria, representa específicamente las potencialidades ganaderas en municipios del Atlántico.

Mural ‘Tierra, mar y aire’

Se encuentra en la fachada principal del edificio Mezarahi, ubicado en la carrera 53 con calle 75. Es un mural de mosaicos o teselas que tiene un área de 54 metros cuadrados, con 6 metros de ancho por 9 de alto.

En esta obra, que corresponde al año 1958, se representan los tres ambientes principales de la biosfera terrestre.

Conocedores de arte sostienen que en este mural se resaltan los valores naturales de la ciudad y la región a través de la riqueza zoológica de distintos ecosistemas.

Mural ‘La Mujer de Mis sueños’

Data de 1957, es un fresco de 60 x 100 centímetros que se encuentra en el bar La Cueva (foto).

En este mural se resaltan los rasgos particulares que destacan a la mujer caribeña, evocando al mestizaje que resulta del cruce de antepasados africanos, indígenas y español.

La obra concordó con el Plebiscito del 1 de diciembre de 1957 donde hizo presencia electoral la mujer por primera vez en Colombia, marcando un hito de importancia histórica y política.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Alejandro Obregón
  • Cultura
  • Barranquilla
  • arte
  • Murales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.