El Heraldo
Los habitantes de calle deben demostrar sus habilidades en equilibrio, puntería y lógica al momento de armar rompecabezas.
Mery Granados
Barranquilla

Habitantes de calle y el desafío de recuperar sus vidas

48 de ellos hacen parte de una actividad recreodeportiva, liderada por la Alcaldía, que busca alejarlos de las drogas y reintegrarlos a la sociedad.

Por cinco horas le hacen el quite al bazuco. Gambetean la calle. Espantan a sus ‘demonios’. Se olvidan de la esquina, el alcohol, las desgracias de su estilo de vida, de ser los olvidados por casi todos y de ser rechazados por el sistema.

Por cinco horas vuelven a sonreír, a recobrar la niñez que muchos no tuvieron, a jugar en los lugares donde normalmente en el día son excluidos y que solo en la noche son recibidos para pernoctar en la penumbra. Por cinco horas dejan atrás su pasado, sus caminos llenos de lágrimas, divorcios, peleas, balas, cuchillos, humillaciones y los oscuros laberintos que propicia el vicio. Por cinco horas son el foco de atención. Recobran la esperanza. Vuelven a ser padres, hijos, abuelos, nietos, amigos. Dejan de ser solamente habitantes de calle. Vuelven a sentirse humanos.

Muchos de ellos han hecho un tránsito por la vida demasiado cruel. Tan cruel que prefieren no contarlo para no perturbar el semblante de quien los escucha porque, al fin y al cabo, como ellos dicen, nadie puede conocer de verdad su sufrimiento. Unos chocaron con la realidad de la calle desde la cuna, mientras que otros perdieron sus privilegios y se consumieron con  los años.

Tienen historias similares, pero cargas emocionales, espirituales y  físicas muy distintas. Lo bueno, en medio de todo lo complejo que puede ser su existencia, es que cuando creían todo perdido encontraron en un Desafío, una iniciativa recreodeportiva liderada por la Secretaría de Gestión Social y la Primera Dama, una oportunidad para salir adelante y darle un nuevo sentido a la vida.

Mery Granados

La estrategia, que se viene realizando desde hace tres años, cuenta en 2020 con la participación de ocho equipos que son conformados por seis participantes cada uno, un total de 48 habitantes de calle que luchan durante tres semanas, en distintos parques de Barranquilla, por ser los ganadores de una actividad que incluye superar obstáculos, hacer equilibrio y armar rompecabezas, entre otras. Todo un camino donde recobran un espíritu deportivo y competitivo que no sabían que tenían. Solo conocían la derrota. Ahora saben que son capaces de ganar.

“Yo perdí a mi familia por el vicio. Vivía antes en Chiquinquirá y con el tiempo pasé a la calle. Estudié Teología en la Universidad Javeriana y en el Sena, acabado de diseño, pero todo se desmoronó. Un día le pedí ayuda a Dios. Le dije que me diera fuerza para salir de esto porque ya yo no podía más. Uno la pasa muy mal en ese camino y da dolor que cuando los amigos lo ven a uno en la calle no lo reconocen, se cambian de acera, se hacen los que no lo vieron a uno. La humillación y el desprecio es algo horrible. Luego me enteré de que mi señora consiguió otro marido y eso lo termina de destrozar”, manifestó Elías Orellano Roledo, de 57 años de edad.

“Fui un drogadicto empedernido. Llegué a pensar que vivía para soplar y soplar para vivir. Luego me enteré del hogar de paso y de esta iniciativa y no dudé en aprovecharla. Es algo que le ayuda mucho a uno”, agregó.

Mery Granados

Un cambio total

Los habitantes de calle se gozan cada actividad deportiva. Muchas veces, cuando vagaban con harapos viejos por las distintas calles de la ciudad lograban divisar el reality de moda en algún televisor. Ahí se daban cuenta cómo esos ‘guerreros’ que superaban complejas pistas en la arena de alguna exótica playa del caribe eran admirados por todo un pueblo, mientras ellos seguían echados a su suerte. Avergonzados. Solos. Sin la más mínima esperanza de subir a algún podio.

Es quizás por eso que desde que se involucraron en el programa del habitante de calle, una iniciativa que incluye alimentación, salud, acompañamiento psicosocial y atención básica en salud en el Hogar de Paso y el Centro de Atención Día, sus días cambiaron y volvieron a tener metas en su vida como la de ser profesionales, regresar con sus familias o dejar la droga.

Mery Granados

“Estoy atónito de ver los funcionarios que nos han dado la mano y que nos han ayudado a salir adelante del flagelo de las drogas. Me tiene muy feliz dar este paso. Hacer parte de esto es como si Dios lo tocara a uno. Me pasaron tantas cosas feas. Me pasaron cosas de guerra donde uno no está tranquilo, donde está escuchando constantemente el trueno de las balas. Ahora me está yendo muy bien. He aprendido mucho la parte física y para pasar las pruebas y así demostrar a la sociedad  que estamos yendo por un muy buen camino. Se me salen las lágrimas porque he recuperado mucho de mi vida”, contó visiblemente emocionado Luis Posada Villa, quien nació hace 55 años en Puerto Berrío (Antioquia) y luego de estar algunos años en otras ciudades se instaló en Barranquilla.

Pura felicidad

Jerry Karth, ganador del Desafío 2019 de Caracol Televisión, es el encargado de acondicionar y motivar a los 48 habitantes de calle en cada competencia, una figura famosa que significa mucho para ellos.

Los 48 deportistas, que visten coloridos uniformes con valores positivos estampados (Honrosos, Valientes, Resistentes, Perseverantes, Virtuosos, Conquistadores), derraman hasta la última gota de sudor en cada actividad. Se motivan, se retan, se enfrentan, pero todo en un buen ambiente. Toda una fiesta donde la comunidad se llena de curiosidad y los acompaña.

Mery Granados

“Esto me ha ayudado a estar un año sin consumir droga. Ahora me he reintegrado a la sociedad y soy alguien nuevamente. Le he dicho a mis compañeros que sí se puede”,  explicó Franklin Laguna.

La iniciativa es tan noble y exitosa que, en medio de cada competencia, muchos habitantes de calle han mostrado su interés en hacer parte del proyecto.

La realización de las pruebas se hace con todas las normas de bioseguridad para el cuidado de los participantes y grupo de apoyo. El uso de tapabocas, lavado de mano entre prueba y prueba, mantener el distanciamiento físico, serán reglas de estricto cumplimiento para el desarrollo de las pruebas.

“Cada año le ponemos un reto diferente a los habitantes de calle para que se sientan empoderados. Lo que buscamos es convencerlos de que las segundas oportunidades sí existen”, concluyó Luisa Mora, líder del proyecto.

Mery Granados
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.