Atlántico

Una iglesia tiene dividida a la comunidad en Arroyo de Piedra

En febrero de 2015 el templo de este corregimiento de Luruaco fue consumido por las llamas. Seis años después continúa en proceso de reconstrucción.

En un abrir y cerrar de ojos un cortocircuito acabó con todo.

La imagen de la virgen de Santa Lucía quedó sin cabeza y sin brazos. Las efigies de otros santos también se derritieron. Veintiún abanicos fueron consumidos por las llamas y el equipo de sonido quedó reducido a cenizas. Las más de 100 sillas plásticas ardieron, mientras que las 15 bancas de madera se convirtieron en las “brasas perfectas” para que el fuego avanzara.

Hace seis años, Arroyo de Piedra fue el epicentro de un “drama inesperado”, a causa de ese voraz incendio que acabó con la única iglesia de este corregimiento del municipio de Luruaco.

El templo, que fue levantado en honor a la mártir del cristianismo que es considerada como la patrona de los campesinos y fotógrafos, quedó hecho cenizas por dentro. Las paredes quedaron en un deplorable estado, al punto de que tuvieron que ser derrumbadas. Lo único que no sucumbió ante la inclemencia del fuego fue el piso.

Así luce el proceso de reconstrucción del templo. Hansel Vásquez

Las ayudas no se hicieron esperar. Lugareños así como habitantes de poblaciones vecinas y de otras ciudades tendieron su generosa mano con el único  propósito de reconstruir el templo.

Una gran cantidad de materiales y de dinero fueron recolectados para iniciar este proceso que, tras cinco años, aún no culmina.  Lo más extraño es el ambiente de tensión que ha propiciado este incidente entre la población del sur del departamento.

 “Llegó por primera vez un párroco y las esperanzas eran únicas, todos pensaban que venía a unir y construir, a traer la palabra de Dios con fe y esperanza, pero en realidad al mes de haber llegado empezó una división nunca antes vista en nuestro corregimiento. En mi familia, por ejemplo, se han creado diferencias entre mi abuela, mis tías y primos; hay algunos a favor del cura y otros en contra”, narró  Enildo Altamar, habitante del corregimiento.

La iglesia de la discordia

Los lugareños rememoran que el sacerdote Marco Tulio llegó con la idea de construir “un templo majestuoso para el corregimiento”.

Su proyecto contempla la edificación de un sótano para la congregación de la comunidad, una fachada al mejor estilo de las grandes iglesias del mundo y un espacio para que 500 feligreses puedan congregarse alrededor de la palabra de Dios.

Imágenes de la conflagración.

“Inició la obra con ideas absurdas, está bien que quiera hacer un gran templo, pero habla de un sótano, de una estructura de dos torres y de un segundo piso, algo que para el terreno no es adecuado. En el corregimiento existen muchísimas necesidades y para una construcción de esas tenemos que pensar en miles de millones”, agregó Altamar.

En este pueblo, igual que en Sabanalarga con el caso de la iglesia Cristiana Berea, hay quienes confían “ciegamente” en el líder religioso, mientras que otros dudan de las acciones que ha venido realizando el sacerdote durante estos cinco años con el proceso de reconstrucción de la iglesia.

Uno de los nativos de este territorio relató que la gente al principio de la recolecta entregó jugosas donaciones.

 “Cuando el sacerdote llegó todo el mundo quería que construyeran la iglesia, pero después se dieron cuenta que eso era un negocio, incluso hubo fondos suficientes para levantar una iglesia modesta”.

En su narración cuenta que hubo donaciones de materiales de construcción, pero que finalmente no se llegó a nada. 

“Plata que había en el banco producto de esas ayudas se perdió, después dicen que apareció el dinero, todo es una polémica alrededor del templo”, contó este seguidor católico.

Imágenes de la conflagración.

Líos legales

Hasta el punto de denuncias y demandas ha llegado la discordia en el corregimiento. Asambleas y acciones populares en contra del sacerdote Marco Tulio se han interpuesto en la inspección del pueblo.

Marino Roca, poblador del corregimiento y vecino de la obra, expresó que pese a los diálogos que han mantenido con el grupo de seguidores del sacerdote no han conseguido mediar directamente con él.

“El cura que tenemos acá no ha sabido manejar las buenas relaciones con la comunidad. Me atrevo a decir que un gran porcentaje de fieles no están de acuerdo con que él esté al mando de la  construcción”, dijo Roca.

Sobre la obra

Toda historia tiene sus dos versiones. Carlos Agudelo, un servidor parroquial que ha estado acompañando al sacerdote durante el proceso de reconstrucción de la iglesia, contó el proceso que se ha venido realizando y cómo se encuentra actualmente la obra, respondiendo así a las inquietudes de la comunidad.

En su diálogo precisó  que la construcción “no será de la noche a la mañana”, que este es un proceso de solicitudes, permisos, de buscar recursos y apoyo.

“Esos procesos de solicitudes requieren estudio, los estudios requieren tiempo, de modo que esos procesos son intangibles. Pero llega el momento en que esos procesos se mostrarán, mientras tanto hay muchas expectativas y eso es lo que hace bonito y enriquecedor este proyecto. Es algo que uno sabe que para el futuro dará alegría al corazón de las personas”, dijo Agudelo.

Imágenes de la conflagración.

El templo tiene dos momentos “especiales”.  Así lo explicó el servidor, uno de ellos hace referencia a lo que han llamado “momentos intangibles”, que son las solicitudes, permisos, búsqueda de benefactores. El segundo punto es la materialización de lo intangible, teniendo los estudios ya se puede empezar a materializar paso a paso cada requerimiento.

“Ha sido un proceso, la primera etapa del proyecto fue hacer la excavación, la gente se preguntaría para qué un sótano, se tomó la decisión, pensando para la posteridad, de que el sótano fuese un salón de reuniones. En Arroyo de Piedra no hay esos centros de reuniones, pensamos que el templo sea un sitio de encuentro para los habitantes”, indicó.

Avance del templo

De acuerdo con el vocero de la parroquia, las obras están  a la espera de que el ingeniero estructural presente unos estudios para continuar los trabajos. 

“Es una obra que necesita bastantes recursos. Hay que ser muy pacientes, la construcción de la anterior capilla se demoró alrededor de 25 años, con eso uno les da un margen de tranquilidad, no significa que nos vamos a sentar sobre la pereza. Si antes se demoraron hay que procurar que ahora sea menos. Pero ese tiempo impone un trabajo de colaboración de todos”, culminó,

Entre tanto, la Arquidiócesis de Barranquilla respondió que los trabajos en la obra se están adelantando y que desconocen los conflictos que se hayan suscitado en  el proceso de construcción.

No tenemos conocimiento de ningún conflicto porque no nos han puesto ninguna queja al respecto”, aseguró la Arquidiócesis a EL HERALDO.

Imágenes de la conflagración.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • iglesia
  • Discordia
  • Ejecución de obras
  • Incendio
  • Arroyo de Piedra
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web