Atlántico | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Atlántico

Un centenario de utopía

En septiembre de 1920 Scadta hizo su primer vuelo. Fue entre Barranquilla y Puerto Berrío  Punto de inflexión para la industria aérea del país.

Existe un dicho que dice “Colombia pasó de la mula al avión” y según Willy Series, expiloto comercial, esa frase guarda estricta relación con la verdad.

Series revisa su celular y muestra con orgullo una foto donde aparece con su padre y su sobrino, ambos también con pasado como pilotos comerciales de la actual segunda aerolínea más antigua del mundo, Avianca, anteriormente conocida con el nombre de la Sociedad Colombo-Alemana de Transportes Aéreos (Scadta). 

Junto a Willy Series está sentado Carlos Lindemeyer, presidente de la Junta Directiva del Colegio Alemán de Barranquilla. El motivo de su reunión es una charla entre amigos sobre uno de los hitos más importantes en la historia de Barranquilla: el primer vuelo desde la capital del Atlántico a Puerto Berrío, en Antioquia, del cual se cumplió el centenario el pasado 8 de septiembre.

Entre ambos coinciden en que si se debe escoger un punto en la historia que capitalizó la incipiente industria aeronáutica colombiana fue sin duda el lapso comprendido entre 1919 y 1920. El primer año a raíz de la fundación de Scadta y el siguiente por todo lo que representó la materialización del vuelo en cuestión y de las rutas que existieron después para el desarrollo de la ciudad y del país.

“El principio de siglo fue fundamental para el desarrollo del país. Los años 1919 y 1920 fueron fundamentales y críticos para el desarrollo de la industria del transporte aéreo (...) Fue un desarrollo sostenible hasta la Segunda Guerra, donde entre los grandes perdedores estaba Barranquilla”, puntualizó Carlos Lindemeyer.

Los preparativos

El 5 de diciembre de 1919 se constituyó en Barranquilla Scadta por la participación de cinco empresarios colombianos, entre los que sobresale el banquero Ernesto Cortissoz, y otros tres alemanes.

Con una masa monetaria de $800 oro, Werner Kaemmerer, uno de los socios fundadores, viajó en 1920 a Alemania para comprar dos aviones de fabricación de metal modelo Junkers F-13 que fueron enviados a Barranquilla desarmados en grandes cajas a través de un buque holandés que arribó a Puerto Colombia a mitad de ese año.

“Hubo varios inconvenientes, pues los aviones fueron traídos desde Alemania desarmados y guardados en cajas y cuando los empezaron a armar faltaban piezas o tuercas. Muchas ruedas estaban dañadas, pero  de todas maneras estas no iban a funcionar en Colombia porque se pensaba utilizar el río Magdalena como aeropuerto, entonces se modificaron, se pusieron flotadores y se comenzaron las pruebas”, apuntó Series, quien además resaltó que los resultados de las pruebas fueron totalmente exitosos.

La motivación de la ruta

Según Mauricio Umaña, miembro de la Academia Colombiana de Historia Aérea, Barranquilla era la ciudad comercial más importante del país para aquel entonces, ya que por su afluente vecino ingresaban y salían todas las mercancías importadas y exportadas.

“La navegación por el río Magdalena era eficiente, pero muy lenta y la aviación ofrecía un salto tecnológico y velocidad”, dijo.

En ese sentido, según cuenta Umaña, la idea de los gestores de Scadta era establecer un servicio de transporte aéreo entre Barranquilla y Girardot siguiendo el río Magdalena.

“Era imperativo demostrar al Gobierno Nacional la ventaja de transportar el correo en horas comparado con semanas  o meses al interior del país. Scadta buscaba con todo empeño firmar el contrato del correo aéreo con el gobierno.  Esta primera ruta de Barranquilla a Puerto Berrío se escogió porque en ese puerto se podría transferir el correo para llevarlo hasta Medellín utilizando el ferrocarril”, señaló Umaña.

Los Junker F-13 llegaron desarmados a Colombia.

El vuelo

Si bien las pruebas de vuelo resultaron exitosas, al momento de iniciar los pilotos se percataron de algunas complicaciones, relacionadas con el peso que tenía el correo que llevaban, el combustible y el equipaje.

Tras resolver los inconvenientes técnicos, donde llegaron incluso a reemplazar el radiador de la aeronave por uno vehicular, finalmente el Junker F-13 bautizado como ‘Colombia’ surcó los cielos rumbo a Puerto Berrío.

El avión despegó de Veranillo el 8 de septiembre de 2020, donde estaban las instalaciones de Scadta, pasó por Calamar, Jesús del Río, Zambrano y Magangué, donde hizo la primera escala, de ahí siguieron a El Banco donde pernoctaron hasta el día siguiente, donde tras reparar otros inconvenientes, como los golpes sufridos en los flotadores en cada acuatizaje, lograron cumplir su misión y llegar a Puerto Berrío.

“Este gran logro permitió hace un siglo que gracias a las relaciones colombo-alemana y de inmigrantes en Barranquilla se iniciaran las primeras operaciones comerciales de los hidroaviones o cualquier tipo de equipo para transportar pasajeros, equipaje y correo por vía aérea”, señaló Elkin Molina, director de proyectos de la Fundación Colombo Alemana de Barranquilla.

Por su parte, Carlos Lindemeyer precisó que en ese momento “empieza una nueva historia para Colombia: la historia del transporte aéreo. Ese es el momento en el que Barranquilla puso a volar a Colombia”.

Impacto del hito 

La consecución de este vuelo impulsó la corriente de que el transporte aéreo siguiendo el cauce del río Magdalena era más rentable para el comercio y para la conectividad que requería un país en auge.

“Scadta pudo comprobar que la aviación por el río Magdalena era el modo de transporte más seguro y rápido para conectar a la Costa Caribe en general y puntualmente a Barranquilla con el centro del país y con Bogotá, la capital. También demostró que el correo aéreo podía llegar en días y no semanas y meses desde Barranquilla. A su vez, se determinó que la aviación traería consigo el desarrollo económico a cada región donde llegaba en beneficio de la conectividad de las diferentes regiones del país”, dijo por su parte Jaime Escobar, miembro de la Academia Colombiana de Historia Aérea.

En octubre del mismo año prosiguió una ruta a Girardot, luego vino Bogotá, después el Pacífico. Seguidamente fue Venezuela, Centroamérica y Estados Unidos. “Este vuelo marcó un punto de inflexión”, concluyó Lindemeyer.

¿Quiénes fueron los pilotos?

Los pilotos abordo del Junker F-13 ‘Colombia’ eran Fritz Hammer y Wilhelm Schnurbusch y como pasajero iba Stuart Hosie, uno de los accionistas de SCADTA y quien en este viaje servía como intérprete, ya que los pilotos alemanes aún no hablaban español.

Los pilotos habían llegado a Colombia a bordo del buque holandés “Crijussen” contratados por Werner Kaenmmerer, otro de los accionistas para trabajar en SCADTA   y desembarcaron en  Puerto Colombia el 4 de agosto de 1920 junto con las cajas que traían los dos aviones desarmados. Su trabajo y experiencia permitió colaborar con Scadta para ensamblar los aviones venciendo toda clase de dificultades técnicas y operacionales para poner a volar el primer avión.

El paso de Scadta a Avianca

“Scadta no se acabó, sólo cambió de nombre”, advierte Mauricio Umaña, “sigue siendo hasta hoy en día la misma empresa”.

Los vientos de la Segunda Guerra Mundial soplaban por el mundo y, según cuenta Willy Series, en el Departamento de Estado de Estados Unidos crecía la preocupación sobre las aerolíneas controladas por los alemanes en América Latina, particularmente la Scadta en Colombia.

En ese sentido, para enero de 1940, la Junta Directiva de esta empresa decidió adoptar un nuevo nombre, que no llevara reflejos alemanes en el nombre, “a petición del Gobierno”, por lo cual se adoptó “Aerovías Nacionales de Colombia”, cuyas siglas forman la tradicional Avianca.

Pese al cambio de nombre, la compañía continuó usando por mucho tiempo la representación de un cóndor heredado de los primeros logotipos de Scadta, hasta que eventualmente y producto de adecuaciones, la ilustración del cóndor fue sustituida.

El proceso de transición entre Scadta y Avianca fue finiquitado el 8 de junio de 1940 cuando Peter Paul von Bauer renunció a la presidencia de la Junta Directiva y fue reemplazado por Maxwell Rice como presidente de la firma en representación de Pan American Airways, que tenía en su mayoría las acciones de la firma.

El personal alemán fue despedido e inmediatamente reemplazado por miembros estadounidenses, comenzando así una segunda etapa para esta aerolínea.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • avión
  • Barranquilla
  • Puerto Berrío
  • Puerto Colombia
  • Vuelo
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web