Atlántico | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Atlántico

Un año después, ¿qué ha pasado con el Pumarejo?

La megaestructura ha sido afectada por el vandalismo. Autoridades sellaron un acuerdo para garantizar su operación en óptimas condiciones.

El puente Pumarejo, la emblemática obra de ingeniería vial de la Región Caribe que los barranquilleros muestran con orgullo, cumple este domingo su primer aniversario entre luces y sombras, por las falencias que ha registrado después de su inauguración.

De seis carriles, una longitud del tramo atirantado de 800 metros y una distancia total de 2.173 metros, lo convierte en la estructura más larga  de Colombia y la más ancha (38.10 metros de tablero o vía) en Latinoamérica, lo que la ha convertido en un atractivo turístico por su llamativo diseño y la armonía que este hace con el paisaje del río Magdalena, la ciudad de Barranquilla y parte del Magdalena.

Quienes por allí transitan hacen su respectiva parada para capturar una foto y admirar el puente Pumarejo. Otros utilizan el espacio para caminar, trotar y montar bicicleta.

De talla mundial, así es considerado esta obra, sobre el río Magdalena; por ello, la estructura se ha llamado también como ‘El Coloso del Caribe’.

Para Sacyr, empresa que se encargó de la ejecución de la obra, es un “orgullo” haber hecho parte de lo que consideran “la más emblemática de los proyectos de la compañía en Colombia”.

Para su construcción, se dispuso de métodos constructivos con tecnología de punta utilizada por primera vez en el país. Uno de los más destacados fue el sistema denominado autocimbra, que se encargó de la construcción del tablero o vía del puente, lo que permitió ejecutar la obra de una manera más eficiente y disminuir los plazos de construcción.

Pese a todas estas bondades, la construcción de este puente trajo consigo varios problemas que han empañado esta megaobra. Una de ellas es para los habitantes del corregimiento de Palermo en el municipio de Sitionuevo, Magdalena, quienes manifiestan que durante la construcción y posteriormente, han sufrido por las constantes vibraciones que sienten por el transitar de las mulas y camiones.

“Se siente la vibración bastante, todo el día cada vez que pasa una mula todo esto vibra. Ahora se dañó el sube y baja y hay un hueco en la carretera, las mulas no lo ven y pasan a toda por lo que se siente más, eso nos pega unos sustos porque suena como si hubiese un accidente”, relató Luz Nelly Rincón.

Así mismo, los habitantes aledaños al puente han tenido inconvenientes por las grietas que se han ido expandiendo en sus viviendas a raíz de la vibración. Según ellos relatan, el Instituto Nacional de Vías (Invías) –que responde por la obra– ha realizado visitas al lugar para percatarse de la situación.

“Con el nuevo puente se siente mucha vibración y se nos han ido deteriorando las casas, hace dos meses estuvo Invías y que venían a arreglar, pero luego  dijeron que eso no les correspondía a ellos y no han venido más. Vivimos con miedo de que se meta una mula a las casas porque no hay iluminación en la subida del puente y eso queda a oscuras”, manifestó Elizabeth Tarazona.

Otra de las problemáticas que ha empañado el Pumarejo, es el vandalismo y el deterioro del mismo. El robo de cables y las luminarias que se encuentran a lo largo del puente ha sido una de las constantes luchas que han tenido las autoridades encargadas, pues vándalos se han dedicado a hurtar cables, anclajes de material eléctrico, iluminación de la parte atirantada y tuberías de drenaje, de las que extraen el cobre.

Fue por eso que durante una mesa técnica en que participaron el Instituto Nacional de Vías (Invías), la Alcaldía de Barranquilla, la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI) Capítulo Norte y el Comité Intergremial del Atlántico, se selló un compromiso para evitar que se siguieran presentando actos vandálicos.

El óxido en las barreras laterales de seguridad es otra de las problemáticas que tuvo durante su primer año la obra. Aún se observa varios tramos de barandas oxidadas al punto de desprenderse. 

Los habitantes aledaños al puente han tenido inconvenientes por las grietas
Acciones de mejora

Ante lo mencionado anteriormente, Invías manifestó que la entidad ha participado activa y propositivamente en las distintas reuniones que ha llevado a cabo la Alcaldía de Barranquilla, las secretarías de Gobierno, Espacio Público y Control Urbano, Tránsito y Seguridad Vial, la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana, así como la Policía Metropolitana y la Fiscalía General de la Nación en las que se han analizado las problemáticas presentadas y se han tomado decisiones para evitar que estos actos vandálicos sigan sucediendo alrededor de esta infraestructura, ícono del Caribe Colombiano.

“Entre las decisiones tomadas se encuentra la conformación de una gerencia conjunta para hacer revisiones periódicas de los compromisos suscritos de manera que todos los actores implicados, incluida la ciudadanía puedan sumar y mantener así al puente libre de hurtos y robos que afectan a la comunidad en general”, dijo Juan Esteban Romero, director Operativo de Invías.

Otras acciones previstas tienen que ver con la vigilancia 24 horas por parte de la Policía Metropolitana y Policía de Tránsito. Invías dispuso de 8 vigilantes privados distribuidos en el puente. La implementación de un CAI móvil, que prestará su servicio desde las 6:30 a.m. a 6:30 p.m. También la ubicación de vigías de la Secretaría de Espacio Público y Control Urbano.

Así mismo de parte de la Fiscalía se acordó el acompañamiento y seguimiento en los procesos de judicialización a las personas que sean capturadas realizando robos, hurtos o cualquier daño a los bienes públicos. También se acordó la implementación de las cámaras de vigilancia para ejercer mayor control.

Sobre el futuro del antiguo puente Pumarejo que aún se encuentra debajo del nuevo,  Invías expresó que actualmente se encuentra celebrando un contrato interadministrativo con la Empresa Puerta de Oro de Barranquilla, para la actualización de los estudios de demolición del antiguo puente que permitan establecer las acciones a realizar.

“Balance positivo”

Pese a los problemas que se han presentado alrededor de la infraestructura del puente, Invías indicó que el balance ha sido “completamente positivo”, teniendo en cuenta el flujo de tránsito.

Por ejemplo entre los meses de diciembre 2019 y abril del 2020 el tránsito de vehículos, incluidas las categorías de automóviles, buses y camiones ascendió a 8.100 vehículos diarios aproximadamente, representando importantes beneficios para la carga de las zonas portuarias de Barranquilla, Santa Marta y Cartagena.

“Igualmente ha representado buenas noticias en términos de reducción de accidentalidad y movilidad, no se registran trancones o represamiento de vehículos en su paso por el puente, lo que contribuye al tránsito seguro y ágil por el mismo y sus accesos. En virtud de ello, se han reducido los tiempos de viaje, así como los costos de operación para los transportadores lo que redunda en un impulso para la dinamización y reactivación de la economía del Caribe colombiano”, culminó Juan Esteban Romero, director Operativo del Instituto Nacional de Vías (Invías).

Oxidación de las barandas laterales del puente. Josefina Villareal
Impacto en la competitividad de la ciudad

Para el Comité Intergremial del Atlántico es imperioso avanzar en el empalme con la doble calzada de la vía a Ciénaga, para lo cual ya el Gobierno nacional ha garantizado $700 mil millones destinados a construir los viaductos en los puntos críticos de la erosión costera. Falta que el concesionario de esa vía se comprometa a hacer la inversión que le corresponde en los kilómetros restantes”.

Efraín Cepeda, presidente ejecutivo del Comité Intergremial, dijo que solo de esta manera el Pumarejo puede impactar positivamente en la conectividad del Atlántico con el resto de la región Caribe y el país, con el fin de fortalecer su competitividad.

Así mismo, explicó que el puente está asociado a la APP de la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena, que es la que permitirá adecuar y mantener el canal navegable de la zona portuaria de Barranquilla, aguas arriba.

“En ese sentido confiamos en que se cumpla con el más reciente cronograma anunciado por el Ministerio de Transporte de abrir licitación, en el primer trimestre de 2021”, manifestó Cepeda.

Ratificó que el puente hace parte de un complejo integrado de conectividad terrestre y fluvial que involucra la doble calzada Barranquilla-Santa Marta, la eliminación del puente Laureano Gómez, y la APP del Río. “Cuando se ejecuten estas obras complementarias se verá su real impacto en la competitividad de nuestro territorio”, agregó.

Así luce el antiguo puente Pumarejo, abandonado a escasos metros del nuevo. Josefina Villareal
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Todo lo que usted necesita saber sobre la vacunación contra la COVID-19

Conoce más aquí

Más noticias de:

  • Barranquilla
  • condiciones
  • nuevo puente Pumarejo
  • obras
  • Tasajera
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web