Sociedad

Deporte y danza, un beneficioso regreso para ‘reactivar’ los parques

Cuatro instructores cuentan lo importante que ha sido tener un lugar para llevarle actividades físicas a la gente.

Antes de que iniciara la pandemia, ir al parque podía significar una actividad común y corriente. Hoy, la experiencia es distinta. Luego de varios meses de encierro, el hecho de poder llegar a un espacio abierto de la ciudad tiene un contexto diferente: vida, salud, diversión, libertad y hasta sustento.

Es más que respirar aire puro con un tapaboca puesto. Es más que ejercitarse, incluso, mucho más que diversión. Es disfrutar la fortuna de estar vivos. 

Arnold Escalante, Roberto Contreras, Hazan Ruiz y Karen Torres son cuatro de los muchos instructores que ponen una parte de sí para que más personas puedan disfrutar de su vida, ya sea practicando crossfit, porras, capoeira o danza. 

Los entrenadores hacen uso de distintos parques en Barranquilla para llevar a través del arte y del deporte “buenos hábitos” a las vidas de las personas que asisten a sus clases. Al reactivarse la cultura y las reuniones en espacios públicos, ellos también tuvieron la oportunidad de retornar a la presencialidad en un ambiente sano y que contribuye a la implementación de los protocolos de bioseguridad, para seguir cuidando la vida de todos.

Con atabaque, birimbau y pandeiro, la capoeira vuelve al Venezuela

La capoeira es una expresión cultural afrobrasileña que combina distintas disciplinas como artes marciales, danza, música, acrobacias y gimnasia. Practicarla tiene múltiples beneficios como el aumento de reflejos, mayor resistencia muscular, mejor coordinación y equilibrio del cuerpo, entre otras. También ayuda en la capacidad cardio-rrespiratoria y la salud mental.

Hazan Ruiz es profesor de este arte y busca que sus alumnos adquieran todo lo anterior con la práctica. “Trato de enseñar, pero también de comprender a los demás, hay muchos que llegan aquí a desestresarse, así que es más que solo enseñar capoeira, es educar a las personas y entenderlas. Eso me llena mucho”.

El maestro realiza sus entrenamientos al aire libre en el Parque Venezuela. En pandemia lo hizo a través de la virtualidad, pero el haber regresado a la interacción presencial desde un espacio abierto lo hace “muy feliz”.

“Es positivo estar al aire libre porque mucha gente le está huyendo al encierro y, a la mayoría, les ha parecido muy atractivo en esta época. Sin embargo, unos años atrás a muchas personas no les gustaba porque no querían que los vieran”, aseguró.

De esta forma, el barranquillero que lleva 20 años practicando este arte marcial y que ahora es docente del grupo Capoeira Nagô concluye que “como las personas duraron tanto tiempo encerradas ahora quieren sentirse libres y seguras”.

Con instrumentos musicales básicos de la capoeira como el atabaque, birimbau y pandeiro, Hazan quiere seguir contagiando a los que tiene a su alrededor de este “bello arte”.

El regreso de los niños y la cultura de la danza en Alameda del Río

Para que la escuchen mejor, Karen Torres Ledesma utiliza un parlante inalámbrico y un micrófono. Niños sentados con un “hula hula” a su alrededor cantan y ríen a la espera de que su profesora les indique que se levanten a bailar. Muchos de ellos son muy pequeños, pero igualmente le hacen caso. 

La mujer oriunda de El Bagre, Antioquia, tiene 32 años y llegó a Barranquilla cuando tenía 4. Lo hizo como desplazada y víctima de la violencia que se vivía en su municipio. Pese a las condiciones en las que arribó a la capital del Atlántico, afirma que haberse marchado de su lugar de origen fue una “bendición”.

“Prácticamente soy barranquillera, porque cuando yo tenía cuatro años mis papás se vieron obligados a llegar a Barranquilla gracias al conflicto armado. Digo gracias porque llegar a esta ciudad ha sido una bendición para mi vida, encontré un lugar lleno de cultura que me abrió las puertas y en medio de tanto dolor por el desplazamiento la cultura siempre estuvo a mi lado”.

Hoy vive del baile. Su mentora, Mónica Lindo, significa mucho en su vida y por eso estudia Danza en la Universidad del Atlántico, mientras se sustenta económicamente de la enseñanza del arte a los niños en el barrio donde reside, Alameda del Río. “Yo a la cultura le debo todo, gracias a esta conseguí un nuevo hogar, tengo casa propia aquí en Alameda, y una escuela de danza en los parques del sector que ha tenido muy buena acogida y que ha llegado a traer alegría y unión”.

Crossfit gratuito en el Jardín Botánico con Arnold Escalante

“El Jardín Botánico para nosotros es el lugar donde todo sucede”, dice Arnold Escalante. El entrenador grupal de crossfit (ejercicios constantemente variados, con movimientos funcionales ejecutados a alta intensidad) reúne a más de 90 personas en cada clase para ayudarlos a ejercitarse.

Su proyecto se llama ‘Strong Fitness’, una iniciativa que comenzó en 2014 y que es totalmente gratuita, cuyo único fin es que más personas, así como él, adquieran el “hábito sano” del entrenamiento. “Me di cuenta de que hacía falta un espacio en donde las personas de mi barrio pudieran entrenar de una manera totalmente diferente y con resultados extraordinarios para su salud física, mental y emocional”.

El contador público inició su vida saludable y, con esta, las ganas de aportar algo bueno a las personas de su comunidad. A excepción de una parte de la pandemia, la rutina para entrenar es de lunes a viernes, a las 7:00 p. m. en la plazoleta principal del Jardín Botánico del barrio La Victoria, en Barranquilla. 

“Ha sido una bendición para todos contar con un espacio dispuesto para actividades, nosotros casi que nos hemos adueñado de esta zona. Ha sido muy importante para mí como entrenador porque he podido poner en práctica mis conocimientos y brindarles este entrenamiento totalmente gratuito. Soy una persona dispuesta a darles todo para contribuir a su salud y para que su mente se despeje”.

Afirma, además, que la rutina la ha enfocado en aumentar la capacidad cardiovascular y del sistema respiratorio a través de ciertos ejercicios, con el objetivo de “hacerle frente al virus con el entrenamiento, que es una herramienta muy importante para combatir la covid-19”.

Plazoleta de La Paz: ‘cheerleading’ que impulsa la transformación social

Unos jóvenes talentosos nos esperaban en la plazoleta del barrio La Paz, en Barranquilla. Cuando llegamos, unas chicas se maquillaban, otras terminaban de peinarse y de acomodarse el uniforme de Fire Star y NCE, mientras los chicos interactuaban entre sí. 

Roberto Contreras nos recibió. Él es el encargado de que los adolescentes estuvieran allí para presentar una muestra coreografiada de porras que nos tenían preparada. La plazoleta es para ellos el lugar donde ensayan, en el que depositan sus sueños y, al mismo tiempo, una tarima de exhibición. 

“Mi labor social con la Fundación Arte 74 es por jóvenes del suroccidente de Barranquilla. Lo hacemos con el fin de construir una sociedad productiva, haciendo que el arte y el deporte sea un vehículo de transformación social y el camino para ellos, en vez de las drogas, del alcohol, de los embarazos a temprana edad, etc”. 

Al no contar con un espacio cerrado, se toman el lugar en unos horarios estipulados para poder desarrollar la actividad física también conocida como cheerleading (animación deportiva), que incorpora danza, música y gimnasia. 

“Poder practicar en esta plaza nos favorece ya que no tenemos que alquilar un lugar y los recursos que ganamos en actividades profondos, como ventas de deditos y más, los invertimos en vestuarios y otras cosas que necesitamos para competiciones nacionales”. Contreras resalta que hay una ventaja frente a al virus y es que “no hay muchas restricciones, ya que es un espacio abierto donde no hay aglomeración y el aire circula. Además, la gente admira tu trabajo y los procesos se muestran a todos los habitantes del barrio y a todos los visitantes”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.