El Heraldo
El público respondió positivamente a la propuesta. Orlando Amador
Sociedad

La danza: un puente cultural que conecta con el río Magdalena

A través de la pieza artística ‘El Encanto de la Magdalena’, la coreógrafa Bibiana Jiménez invitó a los barranquilleros a darle nuevamente la cara al río.

“Queremos que Barranquilla le dé nuevamente la cara al río, que volvamos a nuestros orígenes culturales. El río nos limpia, nos sana”, con estas palabras la coreógrafa Bibiana Jiménez, que se formó en Barranquilla y ha cristalizado sus proyectos en Alemania, presentó ‘El Encanto de la Magdalena’, una obra de Danza Teatro que hipnotizó al público que se agolpó este sábado en el Gran Malecón del Río.

“El río ha estado presente en los momentos más trascendentales de nuestra historia y por eso a través de esta obra queremos reconectar a los barranquilleros con el agua del Magdalena”, dice en tono fuerte la bogotana radicada en Colonia, Alemania, sobre la propuesta que lidera con la productora Tania Iglesias y que muestra a Barranquilla como una ciudad que danza desde la tradición y el folclor.

‘El encanto de la Magdalena’ es una obra de danza, que se adentra en el mundo de las leyendas del Caribe colombiano y se deja inspirar de historias femeninas de amor, magia, misticismo y muerte.  Muestra en escena la igualdad, no solo del género femenino, sino también, el respeto y el cuidado hacia cada ser, hacia la naturaleza.

Lo anterior se vio reflejado en la puesta en escena que presentó a ocho danzantes reposando en el suelo del Gran Malecón del Río, mientras abrazaban unas ‘poncheras’ metálicas repletas de agua. El sonido de una tuba alemana de a poco los despertó, para posteriormente terminar dándose un baño con el agua que permanecía en el tradicional recipiente.

A pies descalzos se levantaron y caminaron juntos. En el acto dancístico-teatral Los artistas avanzaron con sus vasijas en la cabeza, y llegaron al escenario para desplegar movimientos fuertes propios del Hip hop.

“Esta obra es un paseo de Danza Teatro surrealista a orillas del río. Está basada en leyendas y cuentos del Caribe colombiano, pero sobre todo en las narraciones que han creado comunidades ribereñas. Esto intentamos representarlo en un nuevo mito danzal”, detalló la coreógrafa a EL HERALDO.

Esta muestra artística fue ganadora del portafolio de estímulos German Vargas Cantillo 2021 de la Secretaría de Cultura y Patrimonio de Barranquilla en cooperación con la compañía XXTanzTheater, el Ministerio de Cultura de Alemania y el programa de Danza de la Universidad del Atlántico.

Fuerza femenina

Jiménez que desde 2016 dirige su propia compañía de danza en Alemania, y trabaja consecuentemente con obras por los derechos del género, haciendo Danza Teatro feminista, afirma que con sus propuestas le ha dado voz a grupos que no están suficientemente representados y no son escuchados en la élite política.

“Yo soy mujer y he tenido que lidiar muchas veces esa lucha por mis derechos, he hecho proyectos sociopolíticos en Alemania con mujeres inmigrantes y es a través de la danza que he podido visibilizar su lucha”.

Como solista baila para los grandes pioneros de la danza teatro alemana como son Johann Kresnik, Susanne Linke y Reinhild Hoffmann. Dirigió durante 10 años un proyecto sociopolítico con mujeres inmigrantes en Bonn, proyecto que inició y desarrolló con diferentes ONG’s en Alemania.

“Este proyecto consta de tres fases: la primera fue educativa, trabajamos con los estudiantes de Danza de la facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico, la segunda es esta propuesta dancística y la tercera es un cortometraje que presentaremos el 25 de noviembre y un documental que se exhibirá el próximo año en Alemania”.

Reconexión con el río

El ‘Encanto de la Magdalena’ además de hacer parte de una inversión en cultura y creatividad a la formación de artistas en danza, también se convirtió en un momento de reconexión con el público y un paso más en la reactivación cultural de la ciudad.

Habib Guerrero, bailarín de la obra y estudiante de Danza de la Universidad del Atlántico habló sobre el significado que tuvo esta presentación para él. “Esto fue maravilloso. Tenía mucho tiempo sin bailar ante el público, y estos espacios de reactivación nos ayudan a tener esa adrenalina otra vez. El escenario siempre es un reto”.

Juliana Pedraza, otra de las danzantes, también habló sobre esta oportunidad de bailar frente a la gente.“Siempre es bueno volver a ver al público. La pandemia hizo que todo se congelara, pero no es mismo el contacto humano, la energía, la vibración de la música presencial que la virtual. Así que siento placer de volver a la escena”, expresó la artista.

Por su parte María García, que siguió atenta a la puesta en escena, se mostró dichosa de poder disfrutar de propuestas novedosas como estas. “Me embobé por completo desde el principio. Nunca había visto un baile así, me conecté con ellos realmente. Qué arte tan bonito y qué bueno que tengamos espacios como estos donde podamos apreciarlo. Me quedé hasta el final porque me encantó”.

Eduardo Sánchez, otro de los espectadores, destacó lo dinámico del formato. “Yo pensé que se iban a quedar en un solo escenario, pero el que se estuvieran moviendo y se fueran trasladando llamó toda mi atención. Vine con mi hija y ella ahora me dijo que quería estudiar danza, así porque voy a apoyarla porque esto me cautivó”.

Las mujeres fueron protagonistas en esta obra. Orlando Amador
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.