El Heraldo
El electo presidente de Colombia, quien se posesionará el 7 de agosto, en su discurso tras los resultados.
Política

“Trabajaré para unir al país”: Iván Duque

El presidente electo afirma que gobernará “con todos y para todos” y proclama como bandera la lucha contra “la corrupción, el clientelismo y la politiquería”.

Con una votación de 10.371.052 votos, Iván Duque Márquez se consolidó ayer como el nuevo presidente de Colombia tras resultar victorioso en la contienda política contra Gustavo Petro Urrego, quien obtuvo 8.032.157 sufragios.  

Se trató de una jornada que estuvo enmarcada por una alta participación, toda vez que salieron a votar 19.506.932  ciudadanos de los 36.783.940 que estaban habilitados para hacerlo. El porcentaje de 53,98% registrado superó al que se presentó en la primera vuelta, en la que se logró un  53.38% de participación.  La realización del Mundial de Fútbol y la posible abstención por el rechazo a los dos candidatos no fueron impedimento para que los ciudadanos ejercieran su derecho.

Por otro lado, la votación de Duque se alza como la más alta en la historia de las elecciones presidenciales desde 1994, fecha en la que se puso en marcha el sistema de la segunda vuelta. Solo lo precede Juan Manuel Santos con sus 9.028.943 que obtuvo cuando se enfrentó contra Antanas Mockus en la segunda vuelta presidencial del año 2010. Esa cantidad de votos superó, incluso, a la que sacó el presidente Álvaro Uribe Vélez en el 2002 y 2006 —5.862.655 y 7.397.835, respectivamente—, cuando se eligió sin necesidad de que se realizara segunda vuelta. 

Ahora, la gran incógnita que se abre es saber, precisamente, cómo se relacionará el electo presidente con el expresidente Uribe Vélez, quien es el jefe del partido político que tiene la mayor cantidad de curules en el Senado de la República –Centro Democrático–, y del cual Duque es miembro. 

Lea además: “Nuestra bandera será la lucha contra la corrupción y la politiquería”: Iván Duque en su primer discurso como presidente

Y la duda queda en el aire, pues a lo largo de toda la campaña se comentó que Duque no era quien realmente gobernaría, sino que lo haría el expresidente. Además, también fue bastante polémica la propuesta que hizo el nuevo jefe de Estado de unificar las altas cortes, criticada por no pocos juristas, algunos de los cuales incluso llegaron a insinuar que ello se planteaba con el objetivo de beneficiar al expresidente, en la medida que él tiene varias investigaciones judiciales.  En entrevista con EL HERALDO, Duque afirmó que no buscaba el gobierno para favorecer a personas, sino que se trataban de reformas “en beneficio de todo el país”. 

Otra de las incógnitas es si se abriría la posibilidad de que regrese la reelección presidencial, que fue tumbada con la denominada reforma al Equilibrio de Poderes, cuestión que estaría tratando de impulsar el hoy senador Uribe Vélez desde su posición. 

Para algunos expertos, no obstante, aunque en efecto Duque tiene detrás el apoyo de Uribe este podría lograr su independencia, en la medida que la figura del presidente de la República en Colombia tiene su propio peso, y ello le daría margen de actuar por sí mismo al nuevo mandatario. La capacidad de incidir en la contratación pública —la famosa chequera— y de gobernar a través de decreto, son algunos de los ejemplos de ese poder.

Iván Duque, su esposa María Juliana y sus hijos Matías, Luciana y Eloísa.

Luces de gobierno

A lo anterior se suman las luces que Duque dejó entrever anoche en su discurso sobre lo que sería su gobierno tras conocer los resultados electorales. Sobre el tema de la reforma judicial, dijo que no iba a “fracturar la justicia”, sino que su anhelo era lograr consensos para que Colombia tuviera una justicia creíble, “de excelencia en sus jueces, en unas segundas instancias fortalecidas, para generar confianza”. 

El electo presidente también recalcó con bastante fuerza el mensaje de la unión, al expresar que no incentivaría más desuniones. “Con humildad y con honor quiero decirle al país que voy a entregar todas las energías por unir a nuestro país, no más divisiones, pensemos en un país con todos y para todos”, manifestó Duque. El mensaje del nuevo mandatario no deja de tener su impacto, pues deja entrever cierto talante moderado, que intrínsecamente también parece reconocer los más de 8 millones de votos que su contendor logró. 

“Yo no reconozco enemigos en Colombia, no voy a gobernar con odios ni mantengo odios hacia ningún colombiano. No existen venganzas ni represalias, se trata de mirar al futuro por el bien de todos los colombianos”, dijo.

Durante su intervención también destacó el tema de la corrupción como una de sus banderas de gobierno y aseguró que van a acoger las propuestas de la consulta anticorrupción, que se votará el próximo 26 de agosto, cuando ya se ha posesionado en el poder.

“Vamos a gobernar con transparencia y vamos a devolverles a los ciudadanos la posibilidad de que crean nuevamente en las instituciones del Estado, no vamos a permitir que se sigan apoderando de los dineros de la salud, de la educación, vamos a enfrentar ese cáncer”, dijo Duque. Esto tiene particular atención, pues la contracampaña de Duque lo atacó en las últimas tres semanas por cuenta de los apoyos que recibió de la clase política tradicional. 

El electo mandatario también insistió en que se tratará de un gobierno que tendrá fuerte participación de una nueva generación, que fue el mismo mensaje que transmitió en campaña, cuando respondía que su gabinete estaría conformado por jóvenes y mujeres. 

Con esas ideas, Duque haría gala. Sobre el Acuerdo con las Farc, reiteró que “esa paz reclama correcciones(…) No vamos a hacer trizas los acuerdos, pero vamos a garantizar que la paz sea para todos los colombianos, empezando porque la seguridad y la justicia sean las hermanas indicadas para que brille en todo el territorio colombiano”. 

La primera vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez.

Ramírez, primera vicepresidenta mujer

Con la llega de Duque al poder, también lo hizo Marta Lucía Ramírez a la Vicepresidencia, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar esa dignidad —toda vez que no tiene funciones específicas a realizar, sino que se acuerdan con el presidente de la República—. 

“Me siento muy orgullosa de llevar la voz de 26 millones de mujeres colombianas. Tengo una gran responsabilidad de representarlas dignamente y a pesar de que no todas pensemos igual, sé que todas debemos tener iguales oportunidades y lucharé porque así sea”, aseguró en su cuenta oficial. 

Petro y la oposición

Aunque no logró la presidencia, la votación que obtuvo Gustavo Petro –8.034.189 de papeletas– es igualmente histórica, toda vez que lo consolida como el primer candidato de izquierda con mayores posibilidades de llegar a la  

Casa de Nariño.  Además, significó casi una duplicación de sufragios con relación a los resultados de la primera vuelta del 27 de mayo. 

Para varios analistas, esos resultados obtenidos por el exalcalde de Bogotá lo vuelven un fenómeno político que, en el fondo, refleja una solicitud de cambio de una parte importante del país. 

“Definitivamente, el dirigente de la Colombia Humana es un fenómeno que llenó plazas públicas y despertó emociones llegando a consolidarse como una marca, pues identifica cierta población, revelando la crisis de la democracia representativa de los partidos tradicionales”, opinó el experto Fernando Posada.

Petro ahora llegará al Senado de la República, pues la reforma del Equilibrio de Poderes permitió que aquel candidato que perdiera ocupara una curul en la Cámara alta del Congreso, así como su fórmula vicepresidencial otra en la Cámara de Representantes. Se espera que desde allí Petro lidere y organice la oposición política que, tras la firma de los Acuerdos de Paz con las Farc y su desarrollo normativo, ahora tiene más garantías al haberse tramitado un nuevo Estatuto de la Oposición en el Congreso de la República. 

De igual forma, se tratará de un espacio que le podría servir al excandidato para seguir en la arena de la disputa política y potenciar su candidatura para el año 2022. 

Precisamente, después de aceptar que Iván Duque era el nuevo presidente de la República, Petro anticipó que su proyecto político va a ser de oposición al gobierno, esa misma que ejerció durante ocho años en el mandato de Álvaro Uribe y que lo llevó a convertirse en uno de los mejores congresistas del país.

Voto en blanco

Para esta segunda vuelta, el voto en blanco duplicó su cantidad con relación a la primera. Ayer 808.368 ciudadanos votaron de esta forma, mientras que el 27 de mayo lo hicieron 341.087. Ello se podría explicar por el llamado que hicieron varias figuras políticas y de opinión a que se sufragara en blanco debido al rechazo que sentían por ambas candidaturas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.