Magdalena | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Aunque la cifra sobre población no es clara, se estima que en Colombia habría menos de 150 cóndores. Anidan en riscos de difícil acceso para el hombre y depredadores.
Magdalena

Tras la pista del nido del cóndor en la Serranía del Perijá

Avistamiento de una pareja de estas aves, en ‘coqueteos amorosos’, hace creer que hay un nido en esa área del Cesar, que sería el primero en la Costa.

“Es de plumas negras, tiene el pescuezo pelado, y parece que cargara una piedra encima de la cabeza”. Con estas palabras sencillas describió el campesino Israel Vega Arévalo un ave de alas inmensas que por estos días había visto sobrevolar varias veces los cielos de la Serranía del Perijá, en jurisdicción de La Jagua de Ibirico, noreste del Cesar.

La revelación se la hizo a Andrés Ramos, participante del Primer Censo Nacional del Cóndor Andino que organizó Parques Naturales Nacionales, Fundación Neotropical, WFColombia, WCS, con apoyo de la secretaría de Medio Ambiente de La Jagua de Ibirico, y la Fundación Hidrobiológica George Dahl. El avistamiento se produjo los días 13, 14 y 15 de este mes de febrero.

Para Ramos no cabía duda de que el baquiano se refería a un ejemplar de la especie cóndor andino, objetivo de la  investigación.

Fueron 12 horas de movilización en motocicleta, a lomo de mula, a pie, los que empleó Ramos para llegar al punto de observación en la escarpada montaña, y conocer el relato de su acompañante nativo.

El investigador no solo fue enterado de la presencia de este cóndor, Israel Vega también le hizo saber que lleva más de una década observando otros ejemplares parecidos planear por esos lares.

Pero lo mejor estaba por llegar. El expedicionario subió unos 2.235 metros sobre el nivel del mar, y desde allí con un potente binóculo Vortex de 8 x 42 vio lo que a lo mejor no esperaba encontrar: un cóndor macho cortejando a la hembra, dándole muestras de amor. También había muy cerca un tercer cóndor, testigo atento de los flirteos amorosos de la pareja de enamorados.

“Fue un momento único, emocionante y enternecedor... hasta que el macho alzó vuelo”, declaró Ramos a EL HERALDO.

En busca del nido

Ante el registro de los cóndores en coqueteos de apareamiento, es fácil suponer la existencia de un nido en el área, cuyo hallazgo es ahora el principal objetivo de los científicos. Si lo encuentran sería el tercer registro de nidos de cóndores andinos en el país en los últimos 49 años, y el primero en el Caribe. 

El biólogo Francisco Ciri León, director de la Fundación Neotropical, uno de los entes que lideró el censo, declaró que el primer nido en Colombia lo descubrió en 1972 el norteamericano Jordan McGahan, en el Cañón del río Pasto, límites con Ecuador.

El otro fue en 2015, en el páramo del Almorzadero, Santander, por los colombianos Alejandra Parrado y  Fausto Sáenz.

“Si confirmamos la existencia de uno más en el Perijá, estaríamos ante una gran noticia”, comentó emocionado Ciri León.

“Sería un hallazgo muy significativo para la comunidad científica e investigadora”, subrayó. 

El trabajo de investigación en la Serranía del Perijá se ha concentrado en la zona de La Guajira y el Cesar, con apoyo de la Fundación Hidrobiológica George Dahl, que dirige el biólogo Edgar Patiño Flórez. 

Según Fracisco Ciri León, en La Guajira se ha venido haciendo también un trabajo de avistamiento e identificación, lográndose registros por la serranía de Bañadero, cerca de Riohacha.

Cóndor con chip

La Serranía del Perijá es estratégica en la investigación sobre los cóndores en el país, al punto que se han venido haciendo trabajos con las comunidades para la caracterización e identificación de la especie.

Ciri León contó un caso muy especial y poco comentado. En enero de 2019 fueron liberados dos cóndores (un macho juvenil y una hembra adulta) salvados de ser envenenados en Santander.

Al momento de regresarlos a su hábitat se les instalaron transmisores satelitales para monitorearlos. 

A los dos días de la liberación, la hembra ya estaba en la Serranía del Perijá, arriba de La Jagua, y al tercer día merodeaba por un resguardo indígena en la Sierra Nevada, zonas de Sabana Crespo y Atánquez, en el Cesar.

En el monitoreo se constató también que llegó hasta La Jagua del Pilar, pasó una noche en El Molino, hacia Cerro Azul, y se le vio en el Cerro Pintao. Luego retornó a su punto de partida en Santander. “Esto nos dice que la Serranía del Perijá se convierte en un importante corredor de conectividad entre los cóndores de Santander y Boyacá, es decir, todo el complejo de los páramos de Santurbán, Almorzadero y los parques del Cocuy, Güicán y Chita”, precisó.

En extinción

El secretario de Ambiente de La Jagua de Ibirico, Amarildo Molina, destacó la importancia de la Serranía del Perijá para los cóndores andinos, y recalcó la protección por la amenaza de la extinción, al tiempo que consideró interesante, si se confirma, que otro nido de estas aves en el país esté en esa zona.

“Tenemos confirmadas la presencia de dos o tres cóndores más, por tanto estaremos en contacto con Corpocesar”, anotó.

El subdirector ambiental, Luis Fernández, dijo que la entidad envió hace una semana una comisión al Perijá para hacer seguimiento a las especies felinas, el oso de anteojos y el cóndor andino.

Por el difícil acceso tuvieron que regresar, por lo que se coordina un nuevo traslado.

En noviembre de 2019 se cumplió en Valledupar el tercer Congreso Internacional del Cóndor Andino, con investigadores de España, Portugal, Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Bolivia y Chile. El objetivo fijado fue trabajar en alianza para conservar el ave emblemática de América del Sur. 

En el evento, Corpocesar reconoció que la población de esta especie se encuentra en declive, por lo que se necesitan mayores esfuerzos de monitoreo para preservar el hábitat”.

El censo

El primer censo sobre el conteo de la población del cóndor andino tuvo como objetivo documentar la existencia de al menos 130 especies en algunas de las regiones más remotas de Colombia. La cifra se basa en un estimativo del Libro Rojo de Aves Colombianas de 2016.

La encuesta fue realizada con la ayuda de 300 voluntarios indígenas de todo el país, entre ellos Kokonukos, en suroeste del Cauca; Arhuacos, en la Sierra Nevada de Santa Marta; y Yukpas, en Serranía de Perijá. También recibió apoyo de los municipios de Quindío, Nariño y Boyacá.

Las expediciones implicaron caminatas a altitudes superiores a los 3.000 metros con el fin de avistar el esquivo cóndor andino.

Ciri manifestó que si bien son ciertos estos registros que llegan de las diferentes regiones, no reflejan tampoco el porcentaje real de cóndores que puede haber. 

“Es que ni milimetreando el país lo conseguiríamos. Sí, es un inicio, y una base para comenzar a trabajar y a planificar los territorios con bases ciertas”, agregó el biólogo.

La importancia del censo nacional del cóndor andino surge ante el desconocimiento de cuántos ejemplares aproximadamente habrían en el país. 

Algunos datos claves de la especie

- Se cree que actualmente existen menos de 150 cóndores en el país, sin embargo no hay datos claros sobre el estado de sus poblaciones.

- Tienen tasas reproductivas extremadamente bajas: ponen un solo huevo cada 2 o 3 años.

- Alcanzan su edad reproductiva después de los 8 años y los polluelos permanecen por más de un año junto a sus padres antes de su primer vuelo.

- Pueden volar más de 300 kilómetros en un solo día, aleteando solo el 1 por ciento del tiempo del vuelo.

- El macho y la hembra toman turnos para incubar el huevo o cuidar el polluelo.

- Son monógamos, es decir, tienen una pareja durante toda su vida.

- Habitan en la cordillera de Los Andes desde la Sierra Nevada de Santa Marta, Serranía del Perijá, Cordillera oriental y Central, hasta los páramos en la frontera con Ecuador.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Serranía del Perijá
  • Cóndor
  • La Jagua de Ibirico
  • ave
  • especies
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web