Judicial

El duro relato de dos mujeres víctimas de un brutal ataque

La médica pediatra Dalila Peñaranda y su empleada doméstica, Carmen Pérez, aseguraron que al menos 6 personas las golpearon por hacer el reclamo.

Es muy probable que la relación de empleadora-empleada de Dalila Peñaranda Fairuth y Carmen Pérez Monterrosa nunca vuelva a ser la misma.

Los nueve meses cordiales que habían compartido desde que Carmen –o Carmencita, como la llama de cariño su jefa– llegó a trabajar a casa de la médica pediatra, no le hacen sombra a la brutal agresión que terminó por unirlas en una protectora amistad. Quizá inquebrantable, así como sus fuerzas.

Ello fue evidente este lunes, cuando ambas mujeres, Dalila, de 37, y Carmen, 20 años mayor, llegaron a Medicina Legal para ser evaluadas por las lesiones con las que resultaron poco antes de la medianoche del pasado viernes 4 de septiembre, cuando vecinos del piso 10 del edificio La Ría las golpearon luego de que la pediatra, en compañía de la Policía, les pidiera bajar la música.

Dalila entró primero, porque la orden de revisión para Carmen no estaba lista. Por eso, a ella le tocó esperar afuera del edificio para que la mujer que la había contratado como empleada doméstica le ayudara a solicitar los exámenes.

Era la primera vez que lo visitaba, dijo Carmen. Nunca, en toda su vida, en los largos años que lleva trabajando en casas de familia había tenido que ir a poner una denuncia antes de empezar las labores del día y, mucho menos, la habían golpeado así.

“Yo no lo he podido superar hasta ahora, porque la verdad es que si el policía no hubiera protegido a mi jefa, ellos la hubieran matado. Le doy gracias a Dios de que el policía la pudo proteger porque si no yo no estuviera hoy con ella”, dijo Carmen, con lágrimas en los ojos. Le dolía recordarlo. Le dolía saber que le había pasado eso, contó.

Ese viernes, desde el apartamento de la pediatra, ambas mujeres escucharon salsas, vallenatos y hasta rancheras en vivo, tocadas por un grupo de mariachis que habían llevado a la fiesta en el apartamento vecino, donde residen Martín Parra y Fanny Franco junto a su hija. No era algo poco usual y, cansada, Dalila fue a decirles “no más”.

Era una petición reiterada, por eso la mujer solicitó la presencia de la Policía y la patrulla del cuadrante llegó al inmueble ubicado en la carrera 47 número 102-170, barrio Villa Santos, norte de Barranquilla.

“Cuando llego a la puerta de donde Martín Parra, identifico la fiesta, pido el favor que baje el volumen, hace caso omiso (...) Su esposa, Fanny, empezó a insultarme. Yo me defendí y en ese momento ella me agredió físicamente y yo salgo corriendo, y viene la turba de gente detrás de mí”, contó Dalila.

Uno de los hombres, que posteriormente fue identificado como Jalim Rebaje, le atinó un puñetazo en el rostro a la pediatra, quien no tuvo ni siquiera tiempo de reaccionar porque, desde la esquina, se le abalanzó otra mujer y le haló el cabello mientras la golpeaban.

Ambas mujeres cayeron al piso mientras más personas se metían en la escena.

Carmen, desde su habitación, no escuchaba mucho, sobre todo porque la música seguía sonando fuerte. Lo que sí escuchaba con claridad eran los ladridos del perro.

“Yo dije: ¿Por qué el perro está ladrando así? Salí de mi cuarto y cuando llegué a la sala vi que la puerta principal estaba abierta y fui al pasillo. Entonces, vi que el policía trae a mi jefa y viene detrás toda esa gente. Uno de ellos me empuja porque fui a auxiliar a la doctora, ahí es cuando caigo al piso y él me pega la patada en la cara, en la pierna y en el abdomen”, relató Carmen.

Para ese momento, Dalila ya estaba bastante golpeada y la intervención del policía no era suficiente para evitar más golpes. Por eso, estando cerca de su apartamento, ambas mujeres huyen al interior de este.

“Después le fueron a dar una cachetada a mi jefa, pero me la dieron a mí, del mismo lado en el que me habían pegado. Entonces, yo cierro la puerta y ellos la tumban y entran, pero el policía que estaba con nosotros y el señor Martín los sacaron”, continuó Carmen, quien tuvo este lunes las palabras que su empleadora  –todavía consternada– no pudo pronunciar.

Carmen recibió golpes en varias partes del cuerpo. John Robledo

Denuncias y contraargumentos

Ambas mujeres denunciaron en redes sociales y ante las autoridades judiciales a Martín Parra, Fanny Franco, Jalim Rebaje y Asad Barake, por la agresión de la que fueron víctimas esa noche.

También, Dalila Peñaranda aseguró que el dueño del apartamento en el que se desarrollaba la fiesta les notificó a Martín Parra y Fanny Franco la terminación del contrato de arrendamiento.

Además, según el abogado de Dalila y Carmen, habrá una ampliación de la denuncia en la que incluirán como victimarios a “un señor de apellido Bendek” y una mujer identificada como Laura Arrieta.

Esta última, según la pediatra, es esposa de uno de los hombres que la golpeó, estaba invitada a la fiesta y también se involucró en la gresca; pero no siendo esto suficiente, llegó en la tarde del domingo hasta La Ría para lanzar contraargumentos contra ella, en presencia de la Policía, y asegurar que también había sido agredida.

“Ella misma publicó imágenes en sus redes sociales  en las que se ve saliendo de la fiesta y no se evidencian estas lesiones. El día de ayer (domingo) a las 4:00 de la tarde se encontraba en mi domicilio, no sé qué hacía ahí, pero estaba sin una sola lesión”, dijo Dalila, aclarando que los moretones con los que se ve a Laura Arieta en un video publicado posteriormente en redes sociales “no corresponderían a los hechos denunciados”.

Así mismo, la pediatra Dalila Peñaranda se refirió a la acusación de Laura Arieta de que, en medio de la riña, ella agredió a una menor de edad, asegurando que era falsa y que esa era una “excusa que utilizaron para evadir una sanción de la Policía”, pues “la celebración era el cumpleaños número 18 de la supuesta niña”.

“Ahí no había ningún menor de edad, no había ninguna niña. Ella salió herida porque era una de las que me estaba golpeando (...) Por supuesto, si yo estaba tratando de luchar por mi vida, no me iba a fijar a quién arañaba y a quién no, o a quién le pegaba y a quién no. El video habla por sí solo”, reafirmó Dalila.

Por otro lado, el abogado de las víctimas aseguró que, tras interponer las denuncias correspondientes y haber sido evaluadas por peritos de Medicina Legal, se da inicio a un proceso judicial al que se le sumaría la denuncia de uno de los uniformados que estuvo en el edificio La Ría al momento de los violentos hechos.

“En este tipo de asuntos, la Fiscalía y la defensa de las víctimas actuamos de consuno. El siguiente paso es recaudar los elementos materiales probatorios: video original, incapacidad de Medicina Legal –la cual fue de 15 días–, diagnóstico de la perturbación funcional y perturbación psicológica, declaraciones mediante entrevistas a los señores de la vigilancia del edificio, entre otros”, indicó el abogado.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • agresión a mujer
  • intolerancia
  • norte de barranquilla
  • Pandemia
  • proceso de judicialización
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.