El Heraldo
Entretenimiento

“Tengo un discurso potente sobre ser mujer”: Alejandra Azcárate

La polifacética bogotana compartió detalles de su nuevo trabajo como presentadora, entre otros datos de su vida personal y profesional.

Como una mujer con amplio sentido de libertad, buena dosis de alegría, autenticidad y bastante “desequilibrio mental” se define la periodista, modelo, presentadora, actriz y comediante Alejandra Azcárate. 

Es, quizá, uno de esos personajes controversiales difíciles de pasar por alto, por cada postura que tiene ante diversos temas.

Sus inicios en la pantalla chica se remontan al 2002, justo cuando incursionó como presentadora y reportera del canal City TV. Luego, los años transcurrieron a su favor, pues logró labrar un camino dirigido al mundo del espectáculo. 

En sus múltiples facetas ha participado en producciones como En los tacones de Eva, El último matrimonio feliz, Amor en Custodia, Pobres ricos; Diomedes, el cacique de la junta; Las santísimas y Mujeres asesinas. Presentó programas de televisión y más tarde fue protagonista de algunos stand up comedy.

 Su aprendizaje como humorista le dio las bases para presentar, ante el exigente público del Festival de Viña del Mar, su show en febrero de este año con el que logró una Gaviota de plata y otra de oro.

Hoy, después de tres años, la bogotana regresa a la televisión presentando un proyecto para el canal E! Entertainment que, como ella lo denomina, es justo a su medida. Su transmisión es todos los lunes, a partir de las 10:00 de la noche. 

P.

¿Cómo llegó a usted el proyecto ‘Hay que ver para querer’?

R.

Llevaba conversaciones con el canal E! Entertainment hace un año, hasta que apareció el proyecto en el que ellos sintieron que yo ajustaba y en el que yo también tuve la sensación de que podía encajar bien, porque habla de relaciones de pareja y es un ámbito en el que me muevo cómodamente. Este es un formato que recupera muchos aspectos valiosos del romance con una mezcla de la tecnología del mundo actual.

P.

¿Terminaron grabaciones?

R.

 Sí, son 13 episodios. Toda la temporada la grabamos en Ciudad de México. La verdad pasé feliz, me fui con mi perra Mariposa y viví allá un mes y medio de planta. En este proceso mi esposo me visitaba y tengo que decir que me ha apoyado mucho. Ahora me la paso yendo y viniendo.

P.

¿Hay que ver para querer o ver para creer?

R.

 Yo creo que hay que ver para creer y hay que observar para amar, pues muchas veces lo que uno ve lo duda y lo que uno no observa lo confunde, por eso nos metemos en relaciones que terminan siendo tormentosas, por no analizar los detalles de las personas de entrada. Casi siempre uno termina las relaciones por la misma razón que hubiese podido no iniciarla si hubiera estado atento o alerta a esas señales que esa persona mostró desde el principio.

P.

¿Con qué faceta se queda Alejandra Azcárate? ¿Con la de empresaria, periodista, presentadora o actriz?

R.

Yo me quedo con la que en su momento me haga feliz. Hay instancias en la vida en las que cuando ciertos oficios y labores me empiezan a agotar prefiero retirarme y tomar otro camino, pues para mí es necesario tener un proceso creativo y no entrar en el circuito de tedio y monotonía. Entonces, ha habido distintas épocas en las que me he conectado con diversas facetas que me han traído enormes satisfacciones, así que considero que todas, pero en su instante respectivo.

P.

¿Se considera feminista?

R.

No. No soy seguidora de ninguna corriente, aunque respeto todas las ideologías y filosofías. Me considero ultra femenina, con un discurso potente sobre ser mujer y la esencia del género.

P.

Entonces, ¿qué es para usted ser feminista de convicción y no de emoción?

R.

Pienso que para serlo de forma consistente es esencial los dos ingredientes. Por eso no entro en circuitos que si bien respeto, hago un paso al costado. A mí me gusta más hablar del lenguaje humano en términos generales sin sesgarme a una sola corriente.

P.

¿Qué no negocia?

R.

Mi libertad en todos los sentidos, de acción, de pensamiento, de expresión. Para mí es fundamental.

P.

¿A qué figura pública o artista del entretenimiento admira?

R.

Admiro a todos los que tienen habilidades o talentos de los que yo carezco; o sea, a todo el mundo, porque me faltan muchas cosas por aprender a hacer.

 

P.

¿Cree que las redes sociales han causado que muchas personas no tengan vida privada?

R.

Sí. Creo que las redes sociales son un universo maravilloso, porque ampliaron las comunicaciones y redujeron el tamaño del planeta. Ahora todo nos parece cercano, hasta los artistas (...). Sin embargo, cuando estas son usadas para abrir la puerta de nuestra vida personal y la exponen, creo que la trampa termina con un resultado mortal, por eso en mis redes sociales lo que comparto son experiencias, información, imágenes que considero interesantes y proyectos de trabajo, pero no abro las puertas de mi casa, ni de mi matrimonio. Para mí ese es un universo sagrado. Esas puertas están blindadas.

P.

Entonces, ¿esa es la clave para no sobrepasar la línea entre lo público y lo privado en esta era mediática?

R.

Para mí sí. Yo tengo claro que hay un color profesional y otro personal que no se mezclan. Tengo claro que hay una persona que expongo y a través de esta me comunico con respeto a las personas, pero mi vida privada es mía, me pertenece, es personal y no atravieso esa línea.

P.

¿Cómo asume las críticas destructivas en sus redes sociales?

R.

Con el tiempo cada vez es un porcentaje menor el de personas que me lanzan comentarios desagradables. Creo que la gente que me sigue lo hace por voluntad propia y existe tácitamente un respeto. Cuando me dicen algo desagradable me tomo el tiempo de escribirle a la persona en mensaje directo para entablar una conversación en la que me dé la oportunidad de conocerme. Con la educación y la decencia muchos terminan retractándose, e incluso, ofreciendo disculpas. Si es un tema agresivo bloqueo y listo, no entro en discordia. Recibo con tranquilidad la crítica porque quien no la escucha entra en un estado de arrogancia. Además, pienso que las voces de desagrado tienen en el fondo un porcentaje de verdad y uno no puede hacerse el del oído sordo. Pero no dejo que me hagan daño, tomo del comentario solo lo que creo que me puede engrandecer

 

P.

¿Por qué cree que la campaña #Metoo no ha llegado a Colombia? ¿Considera que en el mundo del espectáculo colombiano no se presentan casos de acoso y abuso sexual?

R.

Yo creo que en todos los países existe. Pero considero que cuando este tipo de corrientes se vuelven moda entonces pierden la fortaleza y consistencia del contenido como tal y se convierten en oleadas mediáticas que vienen y van.

P.

¿Qué más viene para Alejandra Azcárate?

R.

No tengo idea. No soy una mujer de metas ni de proyectos de corto, mediano y largo plazo. Yo voy a donde la vida me lleve y creo que tengo el sentido de la oportunidad de elegir lo que considero me conviene, soy selectiva en mis decisiones. Yo vivo el hoy y disfruto lo que tengo y lo que hago.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.