El Heraldo
La reina Valeria Abuchaibe bailó de principio a fin en la noche de la Guacherna. Aquí, a su arribo a la Plaza de la Paz.
Entretenimiento

Banderas blancas y minuto de silencio a la Policía en la Guacherna

El desfile de faroles fue encabezado por el personal de la institución, que el fin de semana pasado perdió a siete de sus hombres en atentados terroristas del Eln en Barranquilla y Bolívar. “El Carnaval es goce, pero también paz”, destacó la reina Valeria Abuchaibe.

Esta noche de Guacherna ha sido una mezcla de alegría y de solidaridad por la Policía Nacional tras los atentados del fin de semana pasado en el que perdieron la vida siete uniformados en Barranquilla y el departamento de Bolívar.

El desfile de faroles lo abrieron las Casas Distritales de la Alcaldía de Barranquilla que a lo largo del recorrido hicieron un llamado a la paz mientras ondeaban la bandera de la ciudad.

Mientras, los hombres de la Policías enarbolaron banderas blancas adornadas con lazos negros para tributar a quienes perdieron la vida en los ataques terroristas del Eln así como a lo heridos que aún permanecen en clínicas.

Muchos de los espectadores sacaron pañuelos blancos para saludar a los uniformados, mientras el personal de la institución armada desfilaba a lo largo de la carrera 44.

El grupo Policías en Fanfarria fue el encargado de abrir el desfile, "Los buenos somos más", "qué viva la Policía", gritaban los asistentes ubicados a los lados de la  44 mientras el helicoptero ‘El ojo de Dios’ protegía y adornaba el cielo barranquillero.

En la Plaza de la Paz, se les rindió un minuto de silencio a quienes cayeron en el ataque guerrillero del pasado sábado en la estación del barrio San José y al día siguiente en Bolívar.

“El Carnaval es paz”

La reina del Carnaval Valeria Abuchaibe Rosales, ingresó al desfile sobre las 7:00 de la noche luciendo ‘Palenqueya’, un vestido confeccionado por estudiantes de la Universidad Autónoma con el que personifica a las negras palenqueras que con su pregón le venden a sus clientes una alegría que se come. “El Carnaval de Barranquilla no solamente es goce, es también paz y unión. Hoy estamos aquí apoyando a la Policía Nacional, dándoles ese mensaje de unidad y fortaleza”, manifestó.

Asimismo, miembros de la realeza de las carnestolendas 2018 como el rey momo Ricardo Sierra y  envió su mensaje a los uniformados. “Quiero saludar a todos los visitantes y decirles que con esta Guacherna estamos homenajeando a las autoridades porque gracias a ellos terminamos con alegria y paz estas festividades”, puntualizó.

 Un mensaje para todos es que es muy triste lo que está pasando en Barranquilla, pero igualmente las únicas explosiones que hay que sacar es la algarabía. Hay que estar siempre firmes y tener el corazón lleno de amor. Es muy triste pero hay que disfrutar el Carnaval también” manifestó Shadya Londoño, reina del Carnaval de los Niños, mientras que Sammy Martínez ratificó que hay que agradecer a todos. “nadie nos tiene que matar la alegría”, añadió. 

A lo largo del desfile, grupos tradicionales de monocucos y de cumbia también fueron largamente aplaudidos a lo largo de la carrera 44. Como ocurrió con la cumbiamba La Gigantona.

 

María Alejandra Borrás, reina del Carnaval del Atlántico, fue muy aplaudida durante la Guacherna,

Previo al desfile

Desde las 5:00 de la tarde John Freddy Hernández y Harold David Portela, de la danza del Congo Reformado, llegaron a la cita que marca el comienzo del Carnaval: La Guacherna. 
Ubicados sobre la carrera 44 con calle 72 se alistaban su maquillaje y acomodaban los últimos detalles de su vestuario. No era la primera vez que desfilaban, pero sentían la misma alegría de ese día. 

"Desde noviembre estamos ensayando, somos aproximadamente 30 personas que esperamos que el Carnaval se viva con paz y armonía", señalaron los jóvenes que desfilarán también en la Vía 40.
Su único deseo para estos días de Carnaval es “que tengamos una sana convivencia”. 

Unos metros atrás estaban Armando Ibáñez, que interpreta con su disfraz a Raúl Reyes desde el 2010, Jennifer Molina, haciendo de la comandante Tania, completando tres años saliendo y Sebastián Ibáñez, vestido por primera vez de un niño guerrillero. 

"El mensaje que siempre llevamos es uno de paz, de alegría. Hay que olvidar tanto problema y cosas que nos agobia. Vivamos el jolgorio", señalaron con un fusil cruzado, uno que seguramente disparó sonrisas y alegría de quienes se acomodaron a lo largo del desfile para disfrutar de los diferentes bailes y manifestación folclóricas propias del Carnaval. 

"Me siento alegre por poder participar del Carnaval, conocer a más gente. Es una bonita experiencia de la que estoy aprendiendo cada vez más", afirmó Sebastián.

Con el entusiasmo que las caracteriza, las candidatas al reinado popular se alistan para acompañar el desfile vestidas de cumbiamberas con polleras de cuadros rojos y blancos, 

Entre los primeros puestos, junto al emblemático Garabato de la Unilibre se encuentra Ricardo Sierra, Rey Momo 2018 que esta vez cambia su atuendo de muerte para representar en su máximo esplendor  la figura de la realeza del Carnaval. ‘Al ritmo de colores’, es la creación que luce el Rey Momo, traje inspirado en la canción La Guacherna de Esthercita Forero. “Quiero saludar a todos los visitantes y decirles que con esta Guacherna estamos homenajeando a las autoridades porque gracias a ellos terminamos con alegria y paz estas festividades”, puntualizó. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.