Últimas noticias

08:18

El extremo de Junior salió muy satisfecho y orgulloso con...

Imagen para ilustrar la nota.
08:09

El subversivo era buscado por las autoridades ecuatorianas...

07:53

La activación del artefacto sucedió hacia las 6:30 de...

07:44

Esta estimación incluye los importantes destrozos en París...

Imagen para ilustrar la nota.
07:44

Gremio de transporte de carga pide que se grave con...

Patrice Evra.
07:24

Al término de la clasificación del United, el pasado 18 de...

Donald Trump.
07:12

El mandatario estadounidense asegura que las conclusiones...

07:03

“Estoy más que contento”, afirmó el joven de 20 años de...

06:48

Pese a que el servicio se restableció en la capital y...

06:47

Esta retirada ha sido tomada con escepticismo por los...

El escritor italiano Matteo Strukul, galardonado con el Premio Bancarella.
El escritor italiano Matteo Strukul, galardonado con el Premio Bancarella.

Entrevista

“Sin los Médici no tendríamos a Da Vinci”

El titulo es:“Sin los Médici no tendríamos a Da Vinci”

Temas tratados

La familia más poderosa del Renacimiento en Florencia revive en una novela histórica tejida entre conspiraciones, tradición, amor y guerra.

Matteo Strukul (Padua, 1973) escribe sobre aquello que no encuentra en las librerías. Pero de los Médici, aquella familia de encanto inmortal, se ha dicho mucho. O por lo menos “pensamos que sabemos mucho, pero estamos equivocados”, reprocha Strukul, mente maestra de la primera tetralogía protagonizada por la dinastía florentina. 

El escritor y novelista italiano, galardonado con el Premio Bancarella 2017 por su I Médici, se ha convertido en un bestseller internacional por esta saga, cuyo éxito se ha trasladado también a la pantalla chica. Esto es, según Strukul, su “homenaje” a Italia.

P. ¿Por qué dedicar una trilogía completa a los Médici?

R.

Es una tetralogía, de hecho, cuatro libros, más de 1.500 páginas. Quería rendirle un homenaje a mi patrimonio cultural. Italia es la cuna de las artes: piensa en Roma, Florencia, Venecia y Nápoles, hay tanta belleza en mi país, un patrimonio que es tan importante y espléndido que debe ser contado. Esa es la razón por la que quería escribir novelas históricas acerca de mi país.

P. Y la investigación, ¿cuándo y cómo la empezó?

R.

Recuerdo que, después de seis novelas, me estaba preguntando a mí mismo qué quería hacer. Leí Le istorie fiorentine, escrito por Nicolás Maquiavelo, y descubrí que en 1433 Cosmo il Vecchio estuvo exiliado de Florencia en Padovia, mi ciudad natal. Eso fue como un signo, ¿sabes a qué me refiero? Luego leí La storia d’Italia, de Francisco Guicciardini, y encontré en él todo lo que necesitaba para crear una gran historia, especialmente porque ambos autores vivieron en ese periodo y fueron capaces de capturar los colores, el sentido y el alma profunda del renacimiento mejor que nadie.

P. ¿Cuál fue la influencia de los Médici en el desarrollo del arte?

R.

Sin los Médici no tendríamos a Filippo Brunelleschi, Leonardo Da Vinci, Raffaello, Donatello, Michelangelo Buonarroti, Sandro Botticelli. Los Médici fueron unos patrones y benefactores increíbles, ellos financiaron artes y belleza, probablemente sin ellos no habríamos tenido el Renacimiento. Sí, el mundo tiene una enorme deuda con esos chicos, eso es seguro. Por ejemplo, piensa en la cúpula de Santa María de la flor de Filippo Brunelleschi, David de Donatello, La primavera de Sandro Boticelli. Estamos hablando de obras maestras.

P. ¿Qué tanto es real y que tanto es ficción en el relato?

R.

Mis novelas están basadas completamente en la verdad, en hechos históricos y datos. Luego, por supuesto, creo algunos personajes ficticios especialmente en los primeros dos libros quería tener un personaje femenino fuerte y esa es la razón por la que inventé a Laura Ricci, quien es una mujer increíble con unos profundos ojos verdes y largo cabello negro: una envenenadora, asesina, una dama negra.

P. Presta mucha atención en los detalles. ¿Cuánta información necesita para hacer que funcione?

R.

Hago una investigación de largo aliento, me tardé dos años antes de ser capaz de escribir la primera línea de mi primera novela. Recuerdo cuando me estaba volviendo un poco loco porque estaba coleccionando libros de no ficción, manuales y biografías, estaba leyendo y poniéndome molesto (...) Reconstruí un mundo que ya no existía y más que eso, porque los personajes históricos fueron personas reales y no tenía que cambiar mucho de ellos. Como novelista no podía juzgar a esos personajes históricos con la ética y los códigos morales de hoy. Pensamos que sabemos mucho acerca de Lorenzo el Magnífico y Caterina Médici, pero estamos equivocados. Había tanto que decir acerca del día a día de ellos y que desconocíamos. Quería mostrarles a los lectores lo magnífico y cruel que fue esa vida y ese periodo: pero gracias a la palabra escrita, gracias a la novela, tú puedes sentir e investigar a profundidad la forma, los códigos morales y los sentimientos en una forma muy profunda.

P. La segunda parte, que se lanzó en Colombia, está dedicada a Lorenzo de Médici. ¿Quién es él y cuál fue su rol en la historia de la familia?

R.

Él apoyó el renacimiento de la cultura clásica. Él fue patrón y benefactor, un político increíblemente inteligente, él amaba y financiaba a artistas y poetas, de hecho fue el fundador de la magnificencia del Renacimiento de cierta manera. Bajo su control y gracias a su soporte, artistas como Sandro Botticelli y Michelangelo Buonarroti lograron descubrir sus propios talentos. Él mandó a Leonardo da Vinci a Milán para representar a Florencia como un embajador de las artes y para ser artista en la corte de Ludovico María Sforza.

P. ¿Cómo fue la relación de los Médici con Da Vinci?

R.

Bueno, cuando Leonardo estaba en Florencia él era muy joven y estaba intentando entender lo que quería ser. Descubrió su amor por la belleza y las artes y al mismo tiempo por la ciencia, la anatomía, e intentó entender la perfección de la naturaleza y los seres humanos. Fue capaz de hacer eso gracias a Lorenzo el Magnífico. Lorenzo fue capaz de entender la inmensidad del talento de Leonardo y lo mandó a Milán para representar a Florencia como embajador de las artes y para ser artista de la corte de Ludovico Maria Sforza. Y fue una gran idea si pensamos que Leonardo pintó en Milán algunas de las más grandes pinturas de todos los tiempos. Uno para todas: La última cena.

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Cultura
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
Ya soy suscriptor web
Obtén la tarifa preferencial de EMI renovando o suscribiéndote al periódico EL HERALDO en los planes