El Heraldo
Mancuso fue el enlace en el Caribe con los hermanos Castaño para la fundación de las AUC.
Colombia

Mancuso: el cerebro del paramilitarismo en la Costa

Alias Triple Cero duró 11 años activo en las AUC y sobre él pesan 75.000 víctimas y 333 masacres.

“Sin Salvatore Mancuso no hubiera existido el Bloque Norte de las AUC”: es la conclusión a la que llegan expertos en historia del Caribe colombiano frente al paso del hombre que hizo las veces de fundador o artífice de esa estructura criminal. 

Salvatore Mancuso, también conocido como ‘el mono Mancuso’, ‘Santander Lozada’ o ‘Triple Cero’, dejo en el país, según las autoridades, un lastre de más de 75 mil víctimas en los distintos delitos cometidos en los que se incluyen 333 masacres.

Sin embargo, solo ha admitido su participación en 300 asesinatos y cinco masacres (la de El Salado, la de Mampuján, la de Mapiripán, la de El Aro, y la de Gabarra).

En todo tipo de delitos se habla de un autor material y uno intelectual. Según el Código Penal, el autor intelectual es aquella persona que no comete un delito directamente, pero que fuerza a otro a ejecutarlo y es este el caso de Mancuso con el Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

En la Costa Caribe la cabeza directiva de los vejámenes que cometió este grupo criminal fue ‘Jorge 40’, pero la cabeza fundacional fue Salvatore Mancuso.

Según Reynell Badillo, investigador del Centro de Pensamiento UNCaribe de la Universidad del Norte, la carrera criminal de Mancuso inicia en 1992, seis años antes de fundarse las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

“Las AUC fueron el grupo paramilitar más grande, pero en el Caribe antes del 98 ya había otros grupos de autodefensas funcionando. De los pioneros estaban el grupo de Tierralta en el sur de Córdoba comandado por Mancuso, que en ese momento no era un grupo tan grande como las AUC, eran un pequeño grupo de autodefensa en alianza con el Ejército Nacional para combatir la criminalidad, ese grupo de Mancuso hacía inteligencia para el Ejército, que con el tiempo pasó a ser algo similar a las convivir, validadas por el Estado, fue ahí donde se dio el génesis del Bloque Norte en el Caribe”, explicó Badillo a EL HERALDO. 

El investigador precisó que  al tiempo de Mancuso había otros personajes en los distintos departamentos del Caribe fundando pequeños grupos paramilitares.

“Pero la relevancia que toma Mancuso es que él fue el contacto con los hermanos Castaño. Y en alianza, estos fundan las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, y es ahí cuando Mancuso empieza a cobrar relevancia en la historia, porque es él quien inicia el proceso de expansión”.

El Bloque Norte nació por la expansión que dirigió Mancuso.

En 1997, Mancuso lideró la expansión paramilitar en Cesar, Magdalena y los Montes de María, un año después incursionó en La Guajira; y en 1999 llegó a Norte de Santander con más de 200 paramilitares, cuando dejó el denominado Bloque Norte de las Auc, que delinquió en el Caribe, para conformar su temido Bloque Catatumbo, conocido por sus cruentas masacres y por usar hornos crematorios para no dejar rastros de sus víctimas.

“De Córdoba ‘Santander Lozada’ se traslada a Montes de María y es el autor de la primera masacre de El Salado, con la cual adquiere legitimidad en el mundo de las autodefensas”, dice el investigador. 

“De ahí se traslada al Cesar y al Magdalena y es cuando conoce a ‘Jorge 40’. Cuando llega 1998 ya las autodefensas campesinas de Córdoba y Urabá no estaban solo en esas zonas. Gracias a Mancuso ya hacían presencia en Cesar, La Guajira, Magdalena y es entonces cuando ‘Jorge 40’ se apodera del Bloque Norte y Mancuso se traslada al Catatumbo”, narró.

Agregó que en “ese intervalo entre 1992 y 1998 hay un cúmulo de crímenes y de alianzas en el Caribe por los que Mancuso debe responder”.  

Concluye Badillo que “si Mancuso no hubiera empezado las autodefensas de Córdoba, si no se hubiera contactado con los Castaño, si no hubiera sido artífice de ese exitoso proceso de expansión hacia el norte de la región, no hubiera existido el Bloque Norte”. 

Alejandro Blanco, historiador de la Universidad del Atlántico, explicó a este medio de comunicación que “el número de hechos victimizantes en el Caribe colombiano en los que Mancuso está comprometido está por encima de los 70.000.

Dentro del repertorio de violencias relacionados con Mancuso encontramos desaparición forzada, masacres, violencias sexuales, reclutamiento forzado, entre otros. Es decir, un amplio número de crímenes de guerra que pueden traducirse, dado el carácter sistemático, como delitos de lesa humanidad”. 

El fenómeno de la parapolítica en Colombia, nombre con el que se conoce el escándalo político desatado a partir de 2006 por la revelación de los vínculos de políticos con paramilitares también tiene sus cimientos en Salvatore Mancuso.

Así registró EL HERALDO un hecho victimizante que habría sido comandado por Mancuso.

Parapolítica

Explica el investigador Badillo que “Salvatore Mancuso era una persona de clase alta de Córdoba, descendiente de italianos, era un hacendado con relaciones con la élite y los ganaderos, y sobre esa base consolidó el Bloque Norte”.

Añade que “una de las cosas en las que hay mucha tela por cortar es cuáles fueron esas alianzas poderosas que hicieron, porque el Bloque Norte a diferencia de los otros que fueron muy militares, tuvo un enfoque muy político. Ese Bloque Norte fue un frente muy peculiar, porque tenían una capacidad para permear a las élites políticas”.

Agregó Badillo que “más allá de la máquina de guerra que fueron y de la victimización que creo Mancuso y a su vez el Bloque Norte, vale la pena es que aclaren en qué zonas fueron máquinas de guerra y qué zona fueron máquinas políticas, y en qué zonas fueron máquinas de rentas”.

Por su parte, el historiador Blanco asegura que “en el marco del conflicto armado, uno de los fenómenos que golpeó a la región Caribe fue la parapolítica, en razón de ello, en varios departamentos de la Región existen reconocidos políticos condenados por vínculos con las AUC”.

En este sentido— continúa—  “creo que una de las verdades pendientes es contribuir al esclarecimiento sobre la manera y circunstancias que permitieron la parapolítica en el Caribe, máxime porque existen indicios de que en varios de los hechos delictivos están comprometidos parapolíticos reconocidos de la región Caribe. Así mismo, resulta vital hablar de las paraeconomías. Varios ganaderos, comerciantes y empresarios estuvieron presuntamente vinculados con las AUC”.

Mancuso confirmó a la Corte Suprema de Justicia que varios congresistas, alcaldes y otros funcionarios de la clase política tenían fuertes vínculos con las AUC y que las autodefensas lograron interferir en la elección de 35% de los congresistas que para ese entonces estaban en el Senado de la República.

“Cuando nosotros decimos que tenemos afecto por el 35 por ciento del Congreso de la República, decimos que estos congresistas fueron elegidos en zonas de influencia de las autodefensas”, declaró para ese momento Mancuso (2005) ante la Corte Suprema de Justicia.

“A mi modo de ver, resulta necesario que salga a la luz todo lo pertinente en cuanto al vínculo del Bloque Norte de las AUC con los políticos que estuvieron aliados con las AUC. Esto urge, porque es probable que aún existan políticos que bajo el manto de la impunidad siguen nombrados en cargos públicos o participando en elecciones”, puntualizó Blanco.

“Muchos somos responsables, pero poco estamos asumiendo”: Mancuso

Salvatore Mancuso expresó su voluntad de comparecer ante la Comisión de la Verdad. El primer encuentro se dio este jueves, 18 de marzo, donde estuvo de manera virtual en compañía de Rodrigo Londoño, excomandante de las Farc, y Francisco De Roux, presidente de ese órgano de la justicia transicional. 

En el encuentro, Mancuso expresó: “Es importante para las víctimas, para la Jurisdicción Especial para la Paz, para el país, para el momento nacional, saber que tener una evidencia limitada de la verdad lleva a conclusiones imprecisas. Para ustedes en estos momentos la verdad es lo que hay, lo que conocen. Ruego a Dios poder mostrar más profundamente lo que hay detrás del conflicto”.

Asimismo, aseguró que “Colombia necesita saber cuáles son los verdaderos responsables, porque nosotros no iniciamos esta guerra. La paz se construye en una mesa de cuatro patas y pienso en todas las víctimas que pudimos evitar si todos los actores del conflicto nos hubiéramos podido sentar en esa mesa. Ahora, mientras todas las verdades no se desvelen no vamos a lograr una reconciliación. Muchas personas y el Estado eluden su responsabilidad de este mar de sangre del que muchos somos responsables, pero pocos estamos asumiendo”. 

La ruta de aporte a la verdad y esclarecimiento en la que participará Mancuso y Londoño tiene como premisa “estar del lado de las víctimas para que vengan con su dolor, sus reclamos y sus preguntas, e invitamos a todos los actores de este conflicto”, así lo expresó Francisco De Roux, quien dijo “es necesario emprender todos los cambios personales, institucionales, y estructurales que sean necesarios”, porque no se puede seguir “tolerando lo intolerable”.

Anunció, además, que el “primer encuentro amplio por la verdad” tendrá presencia de las víctimas y este quedó fijado para el 21 de abril del 2021.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.