Barranquilla | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Especies como cedros, robles y acacias son las que más prevalecen en este sector, ubicado en el norte de Barranquilla.
Johnny Olivares
Barranquilla

Villa Tívoli, bajo la sombra de 175 árboles

El sector ubicado en la localidad Riomar cuenta con una extensa zona verde que permite el refugio de aves y ayuda a mejorar las condiciones del clima.

La sensación al caminar por las pocas cuadras que componen al sector de Villa Tívoli es de “frescura y bienestar”.

La razón son los 175 árboles sembrados que no solo mejoran el paisaje, sino que contribuyen a mejorar la calidad del aire que respiran los moradores de este sector en la localidad Riomar.

El programa Siembra Barranquilla de la Alcaldía ha sido ejecutor de esta iniciativa que recupera nuevos espacios para, entre otros factores, contribuir a la calidad del aire que respiramos.

Esta es una de las razones por las que Santiago Arias, de 23 años, prefiere vivir en esta zona de Barranquilla. Dice que el ambiente natural de plantas y aves compensa las obras de infraestructura que son frecuentes en el sector por el desarrollo urbanístico que se adelanta en esta localidad.

“Los árboles hacen que lleguen más aves y eso conjugado con el color verde de las plantas tiene un impacto psicológico, al menos así lo siento yo porque te hace sentir en medio de la naturaleza, a pesar de estar rodeados de tantas edificaciones”, dice Arias, mientras aprovecha los senderos del parque Tívoli para hacer su caminata matutina.

Para José Amín, un residente hace 15 años de esta localidad, esta es la zona “más fresca que tiene Barranquilla”, lo pronuncia al tiempo que descansa en una banca bajo la sombra de un frondoso roble morado.

Beneficios

El beneficio para el medio ambiente es una de las razones que destaca Mariana Ramírez Mouthon, una joven residente de esta zona, quien argumenta que las plantas sirven como filtro para limpiar el aire contaminado y además mejoran la sensación climática: “Vivo hace poco por aquí y el cambio ha sido maravilloso, cualquier noche puedo dormir con la ventana abierta y se siente fresco, eso es parte de la función que cumplen los árboles”.

Amín dice que las altas temperaturas propias de la región son atenuadas en Tívoli con la cantidad de árboles que han sido sembrados  y que son protegidos por los moradores del sector, quienes se oponen a que ninguno sea talado.

“Una de las cosas más agradables que hay en la vida es tomar un reposo bajo la sombra de un árbol, pero sobre todo es que son buenos hasta para la salud porque mejoran la sensación de sofoco que genera este clima”.

La tesis de Amín es la misma que repiten biólogos y ambientalistas para hacer entender por qué es tan importante conservar los árboles.

Por ejemplo, una regla matemática simple explica que se requieren 22 árboles para suplir la demanda de oxígeno de una persona al día y que se necesitaría algo así como una manzana urbana completa para producir suficiente oxígeno para 18 personas. “Un cálculo que resulta razonable, de ahí que sea vital su estabilidad en el planeta”, dice el biólogo marino, experto en restauración de manglares y cambio climático Carlos Villamil.

Las especies de árboles que más se aprecian en esta  localidad son robles, cedros, mango, palmeras y acacias.

Finalmente, Andrés Carrillo, otro de los residentes del sector de Tívoli, dice que esta misma experiencia debe ser replicada en otros barrios de la ciudad, en donde solo construyen casas, pero no siembran árboles.

“Este no es un tema solo de las autoridades, es de conciencia ambiental de cada persona, de cada uno depende tener más zonas verdes en Barranquilla, sembrar es muy simple”, manifiesta Carrillo.

La meta

Los esfuerzos del programa Siembra Barranquilla van encaminados a las cinco localidades de la ciudad, por eso la meta es sembrar 7.000 árboles antes de finalizar el año.

“A pesar de la cuarentena que vivimos, el equipo operario siguió realizando el mantenimiento a los espacios verdes del Distrito. Nuestro compromiso es con el paisaje de  Barranquilla, por eso además de las siembras nos encargamos de la limpieza, riego y poda de los mismos”.

Senderos de árboles en el parque Tívoli. Johnny Olivares

Nuevo bosque urbano

Para ampliar el número de árboles sembrados en el norte de la ciudad, un nuevo bosque urbano de más de 10 hectáreas se prevé en el sector de Miramar. De acuerdo con el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Barranquilla, el predio en donde se ubicará el proyecto se encuentra catalogado como área de protección por amenaza en términos ambientales y como suelo de protección y espacio público.

El proyecto es considerado como un parque de escala regional y/o metropolitano por su amplia extensión.

El trabajo que se adelanta desde la administración distrital fue reconocido el pasado mes de febrero por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Fundación Arbor Day (Día del Árbol), que reconocieron a la capital del Atlántico como una de las  ciudades arboladas del mundo.

En ese sentido —indicó la FAO— las tendencias de urbanización previstas hacen aún más importante planificar un uso sostenible de la tierra. “Los árboles, por ejemplo, pueden reducir el ruido, proteger las fuentes de agua, prevenir la erosión del suelo y reducir los costes de energía para aire acondicionado y calefacción. También mejorar la salud y bienestar de las personas, además de ofrecer un atractivo estético y ser un indicador de estacionalidad”.

Son 16 hectáreas de árboles en Barranquilla

En la ciudad se han construido hasta la fecha cuatro bosques urbanos, que en su totalidad suman casi 16 hectáreas de espacios destinados exclusivamente al desarrollo de 15.714 árboles, en su gran mayoría las especies sembradas pertenecen al ecosistema del bosque seco tropical, también hay una lista de doce especies ya adaptadas a la región como bonga, lluvia de oro, ceiba blanca, caucho morado, alistonias y mangle plateado. 

Estas especies fueron escogidas del manual de silvicultura urbana. Para su elección se tuvo en cuenta  la adaptación al tipo de suelo y al clima de la ciudad. Para conservar la reserva natural, Siembra Barranquilla hace un control fitosanitario mensual de los árboles y un riego permanente. Las zonas verdes hacen parte de la estrategia de la administración distrital que busca convertir a Barranquilla en una biodiverciudad. Los bosques urbanos se encuentran en: Hogar Caribe, ubicado entre Villa San Pablo y Caribe Verde (3 hectáreas); Campo Alegre (5,4 hectáreas); Edar Suroccidente, en el barrio El Pueblito (4,8 hectáreas); y Ciudad Caribe (2,3 hectáreas).

El lugar es refugio para las aves. Johnny Olivares
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Ver el especial

Más noticias de:

  • Barranquilla
  • complejo deportivo Villa Tívoli
  • cuidado del medio ambiente
  • Riomar
  • Siembra Barranquilla
  • Siembra de árboles
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web