Barranquilla | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Un profesional practica una prueba de COVID-19.
John Robledo
Barranquilla

¿Por qué aumentaron contagios en Barranquilla en la última semana?

En la última semana se registraron 53 muertes por COVID-19 en la ciudad. Epidemiólogos piden a la ciudadanía mayor disciplina para contener el virus.

 “Hay gente que dice que eso no existe. Otros, aunque saben que es verdad, quieren creer que eso no les pasará a ellos, que son casos aislados que nunca los van a tocar”.

Eso piensa Miguel Fajardo, un profesor de música que vive en el barrio La Unión en Barranquilla, sobre el aumento de casos de COVID-19 que se han registrado durante la última semana en la ciudad.

A pesar de que Barranquilla esta semana contó 53 muertes por coronavirus, todavía hay personas, según refiere Fajardo, que piensan que esa no es la realidad.

“Alguien en una red social decía que si tantas muertes eran reales, por qué no veíamos a los muertos tirados en la calle. La gente creyó que acá iba a ser un desastre, pero como no sucedió, dejaron de ponerle atención y de cuidarse”, indica Fajardo.

No obstante, a pesar de que el Atlántico es uno de los departamentos más pequeños del país, ocupa el segundo puesto con mayor número de casos de COVID-19 en el país.

El lunes se arrancó contando 185 nuevos casos positivos en el departamento y, cada día de la semana, la cifra fue aumentando completando una suma total hasta el pasado sábado de 2.207 casos de coronavirus en el Atlántico. De los cuales,  sólo Barranquilla reportó 1.145 contagios durante la última semana. Y de los municipios atlanticenses, Soledad es el más ‘coronado’ por la pandemia.

Pero esta alarmante cifra y la tasa de letalidad, de 3.43% en Barranquilla, que supera la del país (3.13%) no ha sido impedimento para que dos o tres veces en la semana, según cuenta Miguel Fajardo, amigos en Facebook suban fotos de celebraciones de cumpleaños con personas que no viven en sus casas o que unos de  sus vecinos hicieran 3 fiestas de seguido, recibiendo personas que llegaban en carro.

“Como mi mamá no se murió, como no estoy enfermo ni conozco a nadie que tenga el virus, entonces creo que no me va a pasar nada. Así piensan muchos. Sumado a todo eso, salen las noticias del supuesto cartel del COVID-19 y otras informaciones erróneas, que la gente va perdiendo confianza y se relaja”, señala Fajardo.

Este barranquillero, además considera que, al vivir en un país acostumbrado a las tragedias, es más difícil sorprenderse por la muerte. Colombia cuenta muertos desde mucho antes de la pandemia, casi de manera diaria. Entre homicidios, suicidios, accidentes y la guerra, la pandemia parece ser una razón más del ‘abanico’ de violencia que reina en el país.

Pero la culpa, como él dice, no recae sólo en la indisciplina del ciudadano. Añade otros factores como la desinformación que genera desconfianza, la falta de planeación de los gobiernos para impartir medidas, la necesidad económica que hace que algunos barranquilleros deban salir a ‘rebuscarse’. Aún más cuando, según cifras del DANE, 21 mil personas ya no hacen parte de la población ocupada en la ciudad.

EL HERALDO

¿Qué dicen los expertos?

EL HERALDO habló con varios epidemiólogos e internistas que han manifestado gran preocupación por las muertes y número de contagio.

“Estamos hablando de regiones con mayor densidad poblacional, afectadas por vulnerabilidades socioeconómicas, pobreza, desigualdad, necesidades básicas insatisfechas, sumado a un sistema de salud deficiente, la suma de todos estos factores es lo que ha llevado a  mayores  desenlaces y mayor letalidad”, refiere el médico internista y epidemiólogo Juan Pablo Moreno.

Añade a esta problemática, los 13.500 comparendos en el mes de mayo por violar la cuarentena que “demuestran la indisciplina ciudadana”.

Esta última, según el doctor Moreno, desempeña un papel decisivo en el incremento de los casos. “Esto nos muestra que la tendencia de la curva va a seguir aumentando”, precisa.

“Si no tienen en cuenta las medidas que hemos repetido (lavado de manos, distanciamiento de dos metros, uso del tapabocas, guardar la cuarentena) es muy difícil prevenir que los casos sigan aumentando. Es un tema complejo, hay personas con el virus, pero como no tiene síntoma, creen que es mentira y sigue saliendo a la calle como si nada pasara”, alerta el epidemiólogo clínico Jorge Acosta Reyes.

El epidemiólogo manifiesta que la academia y el equipo médico están muy preocupados por el alto número de contagios, ya que según explica, esto hará que haya mayor riesgo de contagiarse si al salir a la calle no se cumple con las medidas.

Por su parte, el médico infectólogo Carlos Álvarez, quien lidera el equipo científico del Gobierno Nacional para enfrentar la pandemia, explica que en la medida en que cada territorio vaya adoptando medidas diferenciales, cada región empezará a vivir situaciones diferentes.

No obstante, sustenta que dicha expansión depende de tres pilares: lineamientos del Gobierno Nacional como departamental y municipal; las reacciones colectivas que adopten por barrio, empresa, edificio de residencia, movilización en transporte público y de las medidas de autocuidado que cada persona tenga.

“A veces no cumplen las medidas por indisciplina, por falta de entendimiento o por las mismas condiciones económicas o de vida como el hacinamiento que hace que la situación empeore y si no se cumplen esas medidas, la propagación seguirá creciendo”, indica Álvarez.

Razones de la letalidad

El día de la semana que más generó alarma fue el viernes. De 58 muertos por coronavirus en el país, 17 eran de la ciudad y 7 más del Atlántico.

En este sentido, el médico internista Juan José Márquez precisa que mientras más casos positivos haya en una ciudad, aumentará la probabilidad de tener mayor número de hospitalizaciones y, por ende, también se engrosará la lista de fallecidos.

La razón del aumento de muertes y casos positivos en la última semana se debe, según explica Márquez, al represamiento de pruebas que hubo. Sin embargo, añade que también el desacatamiento social ha incidido en el aumento del contagio.

En este mismo sentido, opinó el doctor Acosta: “Lo que vemos hoy son consecuencias de hace 10 y 14 días. Son pacientes que tuvieron la infección en ese tiempo. Esto seguirá aumentando”.

De otro lado, califica como llamativo el caso de Barranquilla, que ya tiene 152 muertos por COVID-19, debido a que, según manifiesta, al ser la ciudad centro de remisiones a nivel del Caribe, cuenta con las UCI necesarias para atender la pandemia y un personal calificado.

Así mismo, el doctor Márquez manifiesta que Barranquilla es un punto de referencia para las demás ciudades de la Costa, líderes en la prestación del servicio de salud y en el total de UCI por habitantes. “Hay personas que aunque son de otras ciudades, prefieren hacerse el diagnóstico aquí y el caso cuenta para la ciudad”, indica.

Ante el escenario desfavorable de la curva epidemiológica en Barranquilla, el internista alerta que, a pesar de que las actividades económicas se reactiven, si se ‘baja la guardia’ con la adopción de las medidas de bioseguridad, esto se verá reflejado en futuras hospitalizaciones a fin de mes.

Curva epidemiológica 

El médico epidemiólogo Leonardo José  León Muñoz expone que, indiferente al lugar del que se hable, el crecimiento de la curva epidemiológica depende de aspectos como la apertura económica y la conducta de riesgo.

“El hecho de que una población reactive su economía  implica que podrá tener mayor riesgo de contagio. Pero eso no significa que nos tenemos que quedar encerrados siempre. Hay que saber salir, teniendo en cuenta todas las medidas”, señala.

El epidemiólogo sostiene que el aumento de casos se da porque crece la interacción entre las personas y, al tiempo, no se guardan las medidas como evitar zonas de aglomeración, guardar el distanciamiento, no tocarse el rostro, lavarse las manos, entre otras.

Indica que estas medidas de apertura económica que se están dando en países como España, Italia o Francia tienen sentido porque fueron lugares donde se presentaron alto número de contagios.

“Se asume que hay una inmunidad de rebaño, porque hubo una gran cantidad de población enferma. Sin embargo, no se puede saber cuántas personas más faltan por enfermarse. Pero ese es el camino, toca soltar e ir midiendo, abrir y cerrar, de acuerdo al comportamiento de la curva”, expresa el doctor León.

Además, manifiesta que esta es una práctica frecuente en la epidemiología de campo: constreñir y abrir. “No hay otra alternativa, por eso el autocuidado debe ser mayor”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

La Región Caribe ha sido resiliente tras la pandemia, ya se está reactivando el turismo y cambiando las formas de realizar sus fiestas y festivales.

Conoce más aquí

Más noticias de:

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web