“Lo mejor de Cuchilla de Villate es su comunidad”

Entre  calles destapadas, inseguridad y falta de espacios públicos viven los vecinos de este barrio del sur occidente de Barranquilla.

El arroyo de la calle 68 traza la frontera entre Cuchilla de Villate y Villa Caracas, una zona de invasión habitada por venezolanos.
Barranquilla

Entre  calles destapadas, inseguridad y falta de espacios públicos viven los vecinos de este barrio del sur occidente de Barranquilla.

En la casa de Silfredo Rodríguez hay un cementerio. Sobre las mesas, bajo las ventanas y apilados en todos los rincones hay televisores, o al menos lo que queda de ellos. Desde hace más de 40 años se dedica a arreglarlos, a intentar devolverles la vida. 

Desde su taller, ubicado en el corazón de la Cuchilla de Villate, este hombre de 62 años repara más que pantallas, controles y sistemas eléctricos. Gracias a su liderazgo, la gente del barrio sueña con un futuro brillante, lejos de la oscuridad de la delincuencia y la drogadicción. 

Sus manos arrugadas no solo han trabajado cables y fuentes de poder, también han construido calles, pintado paredes y martillado puertas. Sus ojos negros han visto chispas y aparatos al igual que lágrimas, cadáveres y sufrimiento. Su sonrisa blanca, fácil y fresca, ha sabido sonreír, pero también consolar y aliviar penas.

Silfredo ha vivido toda su vida en Cuchilla de Villate y espera morir ahí, en el barrio que lo vio crecer. Además de arreglar televisores, lucha todos los días para mejorar las condiciones de vida de los cerca de 2.500 miembros de su comunidad. Como presidente de la Junta de Acción Comunal su misión es ardua, pero su optimismo es más fuerte. 

Con las abarcas puestas sale todas las mañanas a recorrer el barrio, escuchando las necesidades de sus habitantes. En Cuchilla de Villate, ubicado en el sur occidente de Barranquilla, hay problemas con el servicio eléctrico, suspensiones en el flujo de agua potable y basuras por todos lados. Aun así, Silfredo destaca lo positivo: su gente, quienes a pesar de todo se mantienen con esperanzas de tener un mejor futuro.

“Destacar algo positivo de Cuchilla de Villate es complicado”, reconoció con tristeza. “Lo mejor que tiene el barrio es su comunidad, que se mantiene unida y optimista frente a toda la problemática social que vivimos”, dijo. 

“Trabajamos para darle un mejor futuro a nuestros hijos”, Francia Lara.

Una dura realidad

Para Silfredo, el estigma de delincuencia, drogadicción e inseguridad que carga el barrio corresponde a una parte de la realidad, pero asegura que en Cuchilla de Villate “también hay motivos para pensar que se puede cambiar”.

“Cuchilla de Villate es como un televisor viejo”, explicó. “Cuando uno le va a revisar algo que está mal le salen un montón de problemas. Yo puedo reparar televisores, pero el barrio entero me es más difícil”.

A pocas cuadras de su taller se vive una realidad difícil, en donde familias enteras residen en cambuches de madera frente a calles destapadas. Hay basura por montones, monte y mucha miseria. 

A pesar de todo, aún en las condiciones más críticas, hay música. Dos picós retumban con champeta y reguetón, pero la gente a su alrededor no baila, ni sonríe. Hay angustia, hambre y calor. Silfredo lo sabe y es por eso que no se rinde, sin importar las dificultades.

“Estamos abandonados, por acá no viene ni el Distrito ni otra gente. Lo único que tenemos es el parque (ubicado en la Carrera 14 con Calle 65), que inauguraron hace dos meses, y tiene unas pocas máquinas para hacer ejercicio. Cuchilla de Villate necesita apoyo, todo lo que hay acá lo ha hecho la comunidad”, dijo Silfredo Rodríguez. 

Los vecinos se reúnen en las terrazas a compartir y pasar el tiempo libre que tienen en el día.
Los vecinos se reúnen en las terrazas a compartir y pasar el tiempo libre que tienen en el día.

“La comunidad se mantiene optimista ante la problemática”, Silfredo Rodríguez.

 

Lucha conjunta

Como él, son muchos los vecinos que están preocupados por la situación que vive el barrio, pero que se mantienen juntos para seguir consiguiendo lo poco que han logrado. “La gente de Cuchilla de Villate es valiente y fuerte, acá estamos trabajando para dejarle un mejor futuro a nuestros hijos”, contó Francia Lara, vecina del sector.

Francia vive en una casa de paredes agrietadas y pintura desgastada, como todo el mundo en Cuchilla de Villate. Con su mano derecha intenta tapar el hueco de varios centímetros del muro mientras que con la izquierda sostiene la puerta, para que no se caiga. “Esta es mi humilde casa, dice. Aunque no lo parezca yo duermo aquí todas las noches”, reconoció. 

Su vivienda está ubicada junto a una calle destapada, a unos pocos metros de la Carrera 14, una vía recién arreglada por la Alcaldía de Barranquilla. A unas pocas cuadras, sobre la Calle 68, hay un arroyo, el cual tiene en vilo a varios vecinos de la comunidad. 

“La gente intenta mantenerse positiva, pero es muy difícil cuando se vive en estas condiciones. Desde la comunidad intentamos arreglar algunos de los problemas, pero no tenemos recursos ni herramientas para eso... es complicado”, dijo Silfredo. 

Los vecinos de Cuchilla de Villate piden la culminación de las obras de pavimentación del barrio y aseguran que, después de haber hecho todo ello, lo mínimo que esperan es un poco de ayuda, pues “ya no les da para tanto”.

“Queremos hacer un cambio de vida, una transformación social. Somos personas que nos gusta trabajar por el bien de la comunidad y dejar un mejor Cuchilla de Villate para las futuras generaciones. Nosotros queremos prosperidad mediante el servicio para nuestro sector”. 

En el taller de televisores de Silfredo Rodríguez hay más de 20 equipos y muchos más cables y piezas.
En el taller de televisores de Silfredo Rodríguez hay más de 20 equipos y muchos más cables y piezas.

Un cambio cultural

Para lograr eso, la comunidad del barrio le solicita al Distrito la construcción de una casa cultural, en donde puedan llevar a los niños a aprender a tocar algún instrumento o a conocer una realidad diferente. 

“El cambio cultural y social se consigue mediante actividades de recreación. Acá muchos jóvenes no tienen acceso a parques o a lugares donde pasar su tiempo libre. Por eso hay delincuencia y drogas, ahí también necesitamos una mano”, aseveró Francia Lara.

Bajo el inclemente sol de mediodía, después del recorrido, Silfredo Rodríguez regresa a su taller. Los televisores, como él dice, pueden esperar cuando el barrio lo necesita. “Este de ahí tenía que haberlo entregado la semana pasada”, se ríe. “Hay prioridades, toca primero ayudar a la gente en lo que se pueda”.

Con una sonrisa se despide, pues aún le queda media jornada de trabajo por delante. “Ya por la edad no veo casi y me cuesta trabajar de noche”, dice. “Estoy cansado, ya estos recorridos no son tan sencillos como antes”. 

Sobre su espalda recae el futuro de un barrio abandonado. Este hombre, valiente, fuerte y optimista, aún lucha por su gente, a pesar de que los frutos no sean inmediatos ni los cambios oportunos y puntuales.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web