Barranquilla

La lucha diaria de la entidad que maneja la crisis por covid

El CRUE pasó de ser un organismo pequeño a convertirse en una estructura robusta que brinda solución a los barranquilleros.

De un lado de la bocina alguien solicita ayuda para enterrar a sus muertos; de otra, alguien busca consejos en una voz desconocida para intentar que sus problemas mentales no lo hagan tomar una decisión fatal. Suena un teléfono, suenan dos, suenan tres. Y empieza la avalancha.

En cuestión de nada, 400 correos electrónicos están a la espera de respuestas. Las peticiones varían, pero –por lo general en esta época– contienen informaciones casi idénticas: se necesita –urgente– una cama de cuidados intensivos covid o se requiere la remisión de un paciente a otro centro asistencial.  Falta una ambulancia por aquí. Se urgen de un médico por allá. Falta una sábana. Se dañó un ventilador.

La compleja y titánica situación pica y se extiende. Hay que afiliar a los colombianos que carecen de servicios de salud. Hay que buscar soluciones a los migrantes que están enfermos.  Nadie se queda por fuera. A todos hay que brindarle la atención. Lo importante es resolver.

Como casi todos en estos tiempos, los casos son de vida o muerte y no hay mayor margen de espera. El tiempo apremia, el represamiento –muchas veces evitable– frustra y la presión es una carga que a veces acaba con las fuerzas. Para colmo de males, un monitor gigante ‘escupe’ un estruendoso y, con el pasar del tiempo, horroroso pitido cada vez que se reporta un caso grave en la ciudad, un sonido peculiar que en estos días se ha disparado y le ha quitado el sueño hasta el médico con el dormir más profundo. Pero –por más duro que sea la desbordante labor anterior– no hay espacio para cansancio o lamento en el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias del Distrito de Barranquilla (CRUE), una unidad con personal capacitado para atender y dar respuesta a las situaciones de riesgo.

En este centro, los turnos de trabajo son de 12 horas, la atención es 24/7 y se labora los 365 días del año. Antes de la pandemia, el CRUE era un pequeño cuarto con solo cuatro funcionarios, pero de un tiempo para acá, obligados por el reto sanitario, esta sala de crisis aumentó su personal a más de 50 funcionarios. Ellos, que laboran de sol a sol, son los encargados de que la red hospitalaria de la ciudad no colapse del todo, de que una persona pueda encontrar el equipo médico capacitado para vivir y de que la ciudad pueda salir adelante de la pesadilla que generó la covid. Están cansados, duermen mal y han llorado, pero se mantienen firmes en su intención de luchar por la salud de quien lo necesite.

“El Centro Regulador de Urgencias pasó de ser una unidad de soporte a una unidad estratégica. Aquí se cuenta con el personal idóneo para afrontar una crisis como la actual y hacer una tarea en conjunto con las EPS para dar solución a cada caso. Se trabaja con el objetivo de sacar adelante a la ciudad en esta pandemia”, explicó Humberto Mendoza, secretario de Salud Distrital.

Humberto Mendoza explica en qué punto comenzó el tercer pico. Mery Granados
Atención articulada

La situación que vive la ciudad en materia sanitaria demanda una gestión centralizada para tener un panorama más claro sobre las necesidades de cada clínica, paciente y cuerpo de emergencia de la ciudad (Bomberos, Defensiva Civil). Debido a esto, el CRUE mantiene diálogo diario y directo con los gerentes de los diferentes centros de salud de la ciudad para conocer el estado en el que se encuentran. Lo anterior, permite a la administración distrital trazar una hoja de ruta clara cuando un aparece un nuevo paciente con covid.

“A diferentes horas del día se habla con cada representante de hospital y ellos manifiestan cómo han evolucionado sus pacientes y, en caso de que estén copados, nos envían la remisión para hacer el traslado a otro centro asistencial. Constantemente actualizan las cifras. Nosotros con la información trabajamos y le damos atención a todos. No le negamos atención a ningún ciudadano”, explicó Mendoza.

Para un mejor diagnóstico y capacidad de respuesta, las instalaciones de este centro regulador cuenta con equipos de alta tecnología que plasman en vivo y en directo la situación sanitaria. El CRUE conoce la ubicación exacta de cada ambulancia, los médicos y enfermeros que están de turno y la saturación de cada hospital.

Además, esta dependencia cuenta dentro de su personal con auditores que diariamente se acercan a las clínicas para conocer de primera mano la realidad que afrontan.

A pesar de esto, reconocen que muchas veces su capacidad de respuesta se ralentiza por la cantidad de solicitudes que reciben en un minuto.

“La situación que se vive actualmente es complicada y depende de todos para salir adelante. Muchas veces el familiar de un paciente de covid con síntomas no lo lleva enseguida al hospital, sino que lo lleva al día siguiente. Entonces, pasa que el paciente necesita cuidados especiales, que su condición es compleja y su caso se acumula con el de otros pacientes. Hay que reaccionar más rápido, que no haya necesidad de esperar un día. Lo importante es que siempre resolvemos, buscamos una solución. A ningún paciente se le niega la atención, ni una cama”, informaron desde el CRUE.

“También ocurre que los familiares piden una uci y realmente el paciente no lo necesita. Muchas veces hemos hecho grandes movimientos del personal de salud para atender a un paciente que supuestamente está grave, pero resulta que no es así. Eso nos duele porque no estamos en momentos para desconfiar de los cuerpos médicos o de la administración. Todos hemos sido afectados por esto y queremos salir adelante”, agregaron.

Funcionarios del CRUE dialogan diariamente con la comunidad para atender sus requerimientos. Mery Granados
No es solo el Covid

Aunque los esfuerzos del CRUE están focalizados en contener y atender la emergencia ocasionada por el coronavirus, su labor va mucho más allá. Los funcionarios de esta dependencia, héroes sin capa y silenciosos, están prestos a atender cualquier situación de emergencia que haya en la ciudad como el desastre que pueda generar un incendio, los daños que pueda ocasionar un fenómeno natural o el calvario que afronta la ciudadanía de escasos recursos al momento de darle cristiana sepultura a un ser querido.

Su principal labor es ayudar. Por eso entrar a su mundo es quedar agobiado por el incesante sonido de las llamadas entrantes, el tecleo abrumador para agilizar una solución a un barranquillero o escuchar los consejos paternales de un operador a alguien que está pensando en quitarse la vida.

“Lo más duro y difícil es ver cómo gente cercana de uno se ha enfermado y requiere de una cama. Ver gente conocida sufriendo es algo que duele mucho y más teniendo en cuenta que nosotros vemos de frente la cruda realidad. Pero aquí hemos hecho un esfuerzo constante para ayudar a la ciudad y para que Barranquilla se sienta con la seguridad de que a nadie vamos a dejar atrás”, manifestó Carlos Cervantes, coordinador del CRUE.

“Nuestra labor ha dado frutos y muchas veces la gente por el agradecimiento nos ha mandado postres y cosas a la oficina. Eso nos hace sentir que hemos hecho un buen trabajo”, agregó.

Al cierre de esta edición, el CRUE, que cuenta con médicos y psicólogos en su nómina, informó que en Barranquilla hay una capacidad hospitalaria de 813 camas de uci, de las cuales 587 están asignadas para pacientes covid y 226 para otras patologías.

En total, Barranquilla tiene una ocupación del 85,4% (694 pacientes) de su red hospitalaria y tiene una disponibilidad del 14,6% (119 pacientes).

Integrantes del CRUE se reúnen para analizar una situación en específico y dar una rápida solución. Mery Granados
Línea de vida

Para atender situaciones de suicidio, abuso sexual y violencia intrafamiliar, la Secretaría de Salud Distrital puso al servicio la Línea de la Vida 3399999, que está disponible las 24 horas.

La Línea de la Vida funciona en las instalaciones del Centro Regulador de Urgencias (CRUE), la cual es atendida por un equipo de sicólogas y personal capacitado para este tipo de situaciones depresivas. Para esto se tiene un protocolo de atención y una ruta de procedimiento de acuerdo con el diagnóstico que determinen los especialistas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.