Barranquilla | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
La corneta del carro de raspao se escucha con frecuencia en los diferentes rincones del barrio.
Jesús Rico
Barranquilla

Barrio Abajo: 82 hectáreas de desarrollo naranja

Esta declaratoria que hizo el Distrito como Área de Desarrollo Naranja (ADN) le permitirá a los habitantes de este sector  fortalecer la economía, a través de la industria creativa.  

El sonido de un tambor, el olor a bollo de mazorca, la corneta del carro del raspao y el colorido de decenas de lienzos alusivos al Carnaval que se asoman por una ventana, hacen parte de la información genética que tiene Barrio Abajo.

Son 79 manzanas las que conforman  este barrio que en su ADN tiene historia, cultura y tradición. 

Bajo este argumento, la Alcaldía de Barranquilla lo declaró como Área de Desarrollo Naranja, entendida como un espacio geográfico que se ha delimitado y reconocido a través de instrumentos de ordenamiento territorial.

La idea de esta denominación es incentivar y fortalecer las actividades culturales y creativas por considerarse como un sitio con alto potencial de economía creativa.

En el caso de este territorio es reconocer y darle valor a las actividades que, más allá del Carnaval, tienen lugar en los grandes patios, en donde se hacen los famosos sancochos, en las terrazas coloridas y en las cuadras, en las que es usual encontrar a un artista o hacedor cultural.

Por ejemplo, en la  carrera 53 B con calle 46, en pleno centro de Barrio Abajo, la  cotidianidad es ir a comprar bollos de mazorca en la casa de Hilda Pérez, una de las 21 matronas del barrio que hace parte del programa Fogones del Saber Afro.

Esta idea de gastronomía afropalenquera se realiza el último domingo de cada mes en una de las calles de Barrio Abajo.

Para la coordinadora del programa afro, Sielva Herrera, este reconocimiento que recibe Barrio Abajo es un gran incentivo para quienes trabajan en la defensa y promoción de los valores históricos que representa esta comunidad.

“En este barrio se consolidó el primer asentamiento afro de Barranquilla, aquí hay un gran potencial que el Gobierno debe valorar”, aseguró Herrera.

La muestra de sabores va  acompañada de cocadas, alegría, enyucados y platos que denotan las raíces de esta zona de Barranquilla.

En la misma cuadra vive Raúl Angulo. Por su ventana se asoman pinturas de su autoría que expone en la sala de su casa. En la mayoría plasma con mucho color diferentes escenas que representan la historia de su barrio.

Angulo espera que esta Área de Desarrollo Naranja incentive el turismo para que sus cuadros puedan venderse a nacionales y extranjeros.

Y a unos cuantos metros, una tambora, un llamador, una flauta y  una  gaita suenan en el patio de Carmen Rovira, la abuela de uno de los integrantes de Son Millero, un grupo de millo que nació en Barrio Abajo bajo la influencia de la tradición que allí se consagra.

Pero no menos importante es el famoso sancocho, plato por excelencia de este sector. De guandú, de costilla o de mondongo, todos son apetecidos por barranquilleros y visitantes, pero ahora con esta nueva designación las cocineras esperan fortalecer la industria gastronómica del barrio.

En el patio de la casa de ‘la niña Jose’, en la calle 47 con carrera 52, se ubica uno de los templos del sancocho creado por Josefina Cassiani, una cocinera que ha recibido distinciones por preparar el mejor sancocho de guandú.

 “Aquí la esencia es nuestra comida, somos más de 20 sancocheras las que viven de la gastronomía, pero necesitamos que se capacite a las cocineras”, dice Cassiani.

Estos serán algunos de los corredores culturales que servirán de destino turístico en la promoción que se hará de la ciudad  como parte de los lineamientos que estipula el Decreto.

Josefina prepara el mejor sancocho de guandú.
El carnaval

Pero como la esencia es el Carnaval, uno de los 41 actores culturales  que vive en Barrio Abajo es José Cassiani, ex Rey Momo y director de La Rebelión de las Marimondas.  El gestor cultural asegura que estaba en deuda darle una designación especial a este sector, en donde se escribe la historia de la fiesta más grande e importante de la ciudad.

Para los carnavaleros, debe considerarse la creación de una oferta hotelera cercana al barrio para que los turistas tengan la oportunidad de disfrutar la vocación y valor cultural que ofrece el sector.

Transformación urbana

Las Áreas de Desarrollo Naranja (ADN) cuentan con incentivos económicos y normativos para el desarrollo de actividades asociadas al sector cultural. Estas permiten transformar esas iniciativas y convertirlas en proyectos sostenibles en el tiempo, e impulsar procesos de renovación urbana, permitiendo transformar espacios no aprovechados o áreas deprimidas en nuevos motores de desarrollo económico, social y cultural.

La explicación dada por el Viceministerio de Creatividad y Economía Naranja también hizo énfasis en la articulación que se puede lograr a través de estos espacios con restaurantes, bancos, universidades, embajadas y comercio en general para atraer capital hacia estos territorios.

“Estas son las zonas industriales del siglo XXI que necesitan nuestras ciudades para transformarse con éxito”, explicó  el viceministro de Creatividad y Economía Naranja, Felipe Buitrago.

Las ADN tendrán acceso al incentivo tributario por inversiones en proyectos culturales creado en el Plan Nacional de Desarrollo, consistente en una deducción tributaria del 165% sobre el valor de las inversiones.

La intención de las ADN es atraer a los turistas a través de una oferta cultural permanente.

“Este es el primer paso para que Barranquilla siga consolidando su transformación, pero ahora lo hará alrededor de su cultura, por eso Barrio Abajo es tan importante, es ese clúster donde está localizada la producción principal del Carnaval”, agregó el viceministro.

Raúl Angulo expone las pinturas en la sala de su casa.
Delimitación

Bajo el mismo Decreto se impartieron lineamientos para la implementación y organización del Área de Desarrollo Naranja.

El Secretario de Cultura, Patrimonio y Turismo, Juan José Jaramillo, indicó que esta propuesta fue pensada teniendo en cuenta la dinámica de Barrio Abajo y pensando en una reactivación económica.

“Hay que hacer un plan de salvaguarda para todas estas manifestaciones que están dentro del barrio”.

En enero, Barrio Abajo tendrá un atractivo adicional, se trata de la Caseta Carnaval, el lote donde será construido fue donado por una empresa barranquillera. El lugar será propicio para mantener los bailes y las tradiciones de las carnestolendas los 365 días del año.  

Otro proyecto del que habló el secretario de Cultura tiene que ver con recrear personajes del Carnaval dentro del barrio para que los turistas puedan tomarse fotos y en cualquier época del año revivir la fiesta más grande del país.

Jaramillo agregó que este es un territorio que ha sido cuna de grandes escritores, cocineros, deportistas y músicos.

El Área de Desarrollo Naranja prevé una ruta turística que va desde la Intendencia Fluvial, pasando por el Museo de Arte Moderno, el Parque Cultural del Caribe, La Aduana, los dos nodos del Sena, la Fábrica de Cultura, el Museo y la Casa del Carnaval; el teatro La Sala, la Alianza Francesa, el teatro Amira de la Rosa y finalizando en el José Consuegra. Los 13 sitios de interés se suman a los atractivos propios del barrio y permiten ofrecer una amplia oferta creativa, turística y cultural.

Para el proyecto, también se hizo una delimitación geográfica entre las 82 hectáreas que tiene el barrio y se dividió en dos perímetros. El primero inicia a partir del cruce de la calle 36 con carrera 46 (esquina del Parque Cultural del Caribe), de ahí va en sentido norte hasta la carrera 50.

La delimitación del segundo perímetro inicia a partir del cruce de la calle 49 con carrera 54 en la esquina del Sena (industrias creativas).

Entre sus compromisos, la Alcaldía tendrá en cuenta a los residentes de la zona y a aquellos que realizan actividades dentro del barrio, con el fin de buscar un equilibrio en la inversión pública y privada que se pueda atraer con el proyecto.

También le corresponderá al Distrito presentar ante el Concejo las propuestas de incentivos fiscales que sean convenientes para fortalecer la inversión y desarrollo empresarial en la zona.

Las actividades que serán promovidas en este territorio de acuerdo con el uso del suelo son: fabricación de joyas y de instrumentos musicales; actividades de producción de películas, videos, anuncios y comerciales de televisión; creación teatral, actividades de fotografía y espectáculos musicales.

La conservación de edificios y museos también se tendrá en cuenta dentro de lo que podrá permitirse en el área de Barrio Abajo.

El alcalde Alejandro Char, a través de su cuenta de Twitter, expresó que la declaratoria obedeció “al alto potencial para el desarrollo de la economía creativa en nuestra capital de vida”.

El grupo Son Millero durante uno de los ensayos en el patio de Carmen Rovira.
Las ADN en el país

Las únicas ADN consolidadas jurídicamente están en Barranquilla y Medellín. Cali podría tener dos áreas antes de finalizar el año.

Mientras que Bogotá tiene 11 identificadas, pero estas no cuentan con una norma que las delimite, según el Viceministerio de Creatividad y Economía Naranja.

En la casa de Hilda Pérez venden bollos de mazorca. Las mujeres en plena labor.
Las ADN en el mundo

Existen ejemplos de este tipo de desarrollos en el mundo como Barracas (Buenos Aires), Wynwood (Miami), King´s Cross (London), Maboneng (Johannesburgo), Fo tan (Hong Kong), Surry Hills (Sydney), entre otros.

Vista del corredor de la carrera 54 en donde funciona el Museo del Carnaval y un nodo del Sena.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más noticias de:

  • Arte
  • barrio abajo
  • Economía naranja
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web