El Heraldo
Luis Rodríguez Lezama
Atlántico

Misa Crismal: el reencuentro de 200 sacerdotes

Los líderes religiosos se congregaron en la Catedral Metropolitana María Reina para vivir la célebre eucaristía. Fieles también asistieron en masa.

Como un acto de comunión, 200 sacerdotes de varios municipios del departamento del Atlántico se reunieron en la Catedral Metropolitana María Reina para dar inicio a la Misa Crismal, una de las eucaristías más importantes de la Iglesia Católica. Allí participan la mayoría de líderes religiosos que integran el presbítero diocesano.

En este acontecimiento solemne se consagra el Santo Crisma y son bendecidos los Santos Óleos, unos aceites que representan a los catecúmenos y a los enfermos.

Una verdadera fiesta del sacerdocio rodeaba el templo que acogió desde las 10:00 a.m. a los presbítero y fieles que también se hicieron presentes de manera multitudinaria para acompañar la liturgia.

Luis Rodríguez Lezama

Los párrocos realizaron una procesión de entrada en compañía del monseñor Pablo Salas Anteliz, arzobispo de Barranquilla, quien presidiría la Misa. El incienso se tomó los espacios de la iglesia y anunció el comienzo de la celebración.

La reducción de contagios por covid-19 ha permitido el reencuentro en su totalidad de estos actos.

El aforo ya no es limitado y el contacto con los otros volvió a ser protagonista.

Por ello, muchos feligreses vivieron de pie la eucaristía en medio de una situación que el arzobispo festejó.

“Nos encontramos en unas circunstancias distintas, completamente llenos y nos alegramos de que el Señor nos permita hoy vivir la celebración de otra manera, vivirla plenamente, los pastores junto a su pueblo”, dijo.

Luis Rodríguez Lezama

Seguidamente, fue consagrado por el arzobispo, el Santo Crisma que es utilizado para ungir a los nuevos bautizados y bendecidos los Santos Óleos, entre los que se disponen para el bautismo y los enfermos. Estos aceites son repartidos a todas las parroquias para la celebración de los sacramentos.

Renovar sus promesas sacerdotales es una de las principales misiones que convoca la unión de los diocesanos en esta eucaristía, allí renuevan las acciones que prometieron cumplir en su ordenación y se constituyen en pobreza, castidad y obediencia.

Solemnemente, los sacerdotes prometen seguir unidos a Cristo y a la iglesia, así como motivar a los otros la relación estrecha y fraterna con el Señor.

“Renovamos desde lo más profundo de nuestro ser la identidad de Jesús que llevamos con puro amor. Renovamos el amor por Cristo, por la Iglesia y por las personas, de modo que vivamos este misterio en la alegría y en el gozo del Señor”, expresó monseñor Pablo Salas Anteliz, arzobispo de Barranquilla.

Para seguir ratificando la misión, el arzobispo también les extendió el ánimo y la fortaleza que les permita llevarla a cabo con plenitud.

Asimismo, invitó a la comunidad religiosa reunida a cuidarlos, apoyarlos, contribuyendo con una respuesta cariñosa y compañía constante.

Luis Rodríguez
Santo Crisma y Óleos

Símbolo eficaz de la gracia de Dios, así se representa para el sacerdocio los aceites que son consagrados y bendecidos en esta celebración.

El Padre de La Catedral metropolitana María Reina, Álvaro García Zapata, explicó que el óleo de los catecúmenos se unta en el pecho de aquellos que serán bautizados. El Santo Crisma es utilizado para el bautismo y es untado en la cabeza o en la frente y en la mano del sacerdote cuando este es consagrado, así como en los confirmados.

Por ello, a dichos sacramentos se le debe atribuir  valor y respeto.

“Debe primero hacerse un anuncio para que la persona sea consciente de lo que está recibiendo. Por eso es tan importante valorar los sacramentos, tanto el que los administra como el que los recibe”, indicó el Padre.

Entre tanto, el Padre de la Parroquia Nuestra Señora de La Paz ubicada en el corregimiento de El Morro (Tubará), Jaider Lázaro Avendaño, manifestó haber vivido con fervor este misterio sacerdotal.

“El momento hoy es significativo como todos los años. El hecho de que nos hayamos reencontrado. Tiene sentido el ministerio del sacerdote siempre que el pueblo esté al lado. La misión es acompañar la fe de nuestros fieles en todas las circunstancias”, expresó.

Siendo el Santo Crisma el único que se consagra, posee un significado especial  entre todos los aceites.

De acuerdo con el Padre Lázaro, se resalta su denotación.

“El aceite en la antigüedad significaba curación, bálsamo. Mientras los demás se bendicen, el Santo Crisma se consagra, dentro de los aceites destaca, es el más importante, es el símbolo de la bendición poderosa de Dios”, explicó.

Unión y devoción

Los fieles también viven con gran devoción la fiesta diocesana y se preparan para recordar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo en esta Semana Santa.

Jorge Linero es feligrés de la Parroquia Santo Domingo de Guzmán y agradeció la misión de los sacerdotes en La Tierra.

“Ellos no han dejado de orar y pedir por todos nosotros en los tiempos difíciles. Tenemos que demostrar nuestra responsabilidad con el Señor en esta Semana Santa”, dijo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.