Atlántico

El futuro incierto de la concesión de acueducto en Soledad

El primero de enero del próximo año vence el contrato y la comunidad no oculta su preocupación ante la poca información al respecto.

La incertidumbre corre como agua por las calles de Soledad. Sus habitantes no ocultan su preocupación ante el incierto futuro de la prestación de los servicios de acueducto y alcantarillado en este municipio, habitado por un poco más de 683 mil personas, según el censo del Dane.

A menos de diez meses del fin del contrato de concesión adjudicado a la empresa Triple A, aun no es claro si se firmará una prórroga o, por el contrario, se dará inicio a un proceso de licitación para la escogencia de una nueva compañía para la operación de dichos servicios en el segundo ente territorial más poblado del departamento del Atlántico.

La expectativa no se ha hecho esperar entre los ciudadanos que a diario se agolpan en los distintos “tertuliaderos” del municipio para intercambiar sus opiniones sobre los hechos noticiosos de relevancia.

En medio de su acostumbrada tertulia, Jairo Paz se protege de la inclemencia del sol bajo la sombra de un frondoso árbol sembrado a un costado de la antiquísima iglesia San Antonio de Padua.

Entre el ensordecedor sonido de motocarros y uno que otro vendedor ambulante, este hombre de 63 calendarios rememora los momentos de dificultad que vivían en aquellos tiempos cuando el agua no llegaba con frecuencia hasta su hogar, y cómo ha sido la transformación durante los últimos años.

“Nosotros no podíamos bañarnos porque esa agua tenía mal olor. Incluso, salían pescaditos por la tubería. Cuando llegó la Triple A, hubo un gran cambio. Nosotros no estamos sufriendo por falta de agua potable”, sostiene con ahínco este habitante del barrio La Esperanza.

De inmediato, Gerardo García toma la palabra para exponer su punto de vista. Este morador del barrio Centro señala que si bien existen algunos inconvenientes, el servicio ha tenido una mejora ostensible en comparación con la época en que la Alcaldía estaba al frente de su prestación.

“No tenemos quejas del servicio de Triple A. Nos preocupa que haya un cambio, ha sido una empresa eficaz y cuando lo tenía el municipio, no servía”, agrega.

En algunos sectores del municipio las familias recogen agua en tanques.

Esa apreciación es compartida por Nuris Donado, una habitante del barrio Primero de Mayo. La septuagenaria mujer sostiene que “siempre hemos tenido agua, durante todo el día; antes el agua era más fuerte en las noches y uno esperaba hasta tarde para coger dos o tres tanques de agua”.

Pero también hay personas inconformes con la prestación del servicio. Deivis Varela es habitante del barrio Juan Domínguez Romero y asegura que en su casa aún deben hacer uso de baldes y tanques para abastecerse de agua.

El chorrito es muy bajito, después de 10:00 p. m. es más fuerte. Muchos perdemos horas de sueño para poder tener un poco de agua para el día siguiente”, dice.

Una situación similar vive Olga Gutiérrez en el barrio Villa Sol. Asegura que han hecho varios llamados a las autoridades para que esta situación se solvente, sin recibir una respuesta.

A pesar de todo, el sentir general de los ciudadanos no es el mejor. Dicen que el tiempo sigue corriendo y sigue en vilo el futuro del servicio de acueducto y alcantarillado, los cuales describen como de gran impacto para su calidad de vida.

“No hemos tomado una decisión”

Rodolfo Ucrós, alcalde de Soledad, sostiene que actualmente está analizando la situación en conjunto con expertos en el tema para definir la hoja de ruta, teniendo en cuenta que la actual concesión está vigente hasta el 1 de enero de 2022.

“Aún no hemos tomado una decisión con respecto al tema. En las semanas venideras, tan pronto hayamos tomado la decisión con relación a una posible prórroga o un nuevo operador, la daremos a conocer. Nos estamos llenando de razones para no equivocarnos”, expone el mandatario en diálogo con EL HERALDO.

Indica que este proceso de revisión se adelanta con el único fin de “tomar la mejor decisión” para el municipio. Para él, la principal prioridad es que el servicio de agua potable sea de calidad al 100% y que las redes de alcantarillado se encuentren en funcionamiento en todos los barrios.

“Muchos barrios del suroccidente y el nororiente no tienen redes de alcantarillado, es algo que estamos visualizando para que con la empresa que sea, el compromiso de inversiones queden plasmadas”, agrega el alcalde.

Ucrós es enfático al sostener que el municipio cuenta con unas buenas relaciones con la empresa Triple A: “No ha habido inconvenientes con la empresa. Hace poco hubo una reunión con la actual gerencia, las relaciones son fluidas y cordiales”.

Por su parte, el concejal Jairo Samper Rojas sostiene que el municipio de Soledad se encuentra a la deriva debido a que no cuenta con un acueducto propio.

“La Triple A no cumplió con lo pactado en la concesión. Uno de los retornos de la inversión es que se retornara un acueducto en las mejores condiciones y eso no lo visualizamos. Estamos seguros que en 10 meses será imposible construir un acueducto al nivel de suministro de agua del municipio”, expone Samper.

El cabildante considera que la empresa Triple A no debe continuar como operador en el municipio ante los incumplimientos de sus compromisos contractuales: “Pueden prestar un buen servicio, pero es costoso”.

Triple A, dispuesta a continuar con la operación

Continuar con la operación de los servicios de acueducto y alcantarillado en Soledad es uno de los intereses de la empresa Triple A, que ha sostenido una serie de reuniones y mesas de trabajo con el alcalde para estudiar el tema a profundidad.

“Hemos reiterado nuestro interés en continuar siendo una empresa aliada de los soledeños, aportando nuestra experiencia, conocimiento técnico, solidez y buenas prácticas, para seguir apalancando el progreso y bienestar del municipio”, explica la empresa de servicios públicos.

 La compañía puso de presente que su operación en el municipio inició en 2002, momento en el cual fue encontrada una infraestructura en precarias condiciones, que no permitía brindar un servicio bajo los estándares de calidad, continuidad y eficiencia.

Triple A recordó que la cobertura recibida al inicio de la operación de los servicios públicos domiciliarios era de un 47% para acueducto y un 36% para alcantarillado, es decir, había 34.802 usuarios del servicio de acueducto y 26.302 en alcantarillado.

Estos indicadores han tenido un crecimiento exponencial, al punto que en diciembre de 2020 cuentan con 158.628 usuarios de acueducto y 125.652 usuarios de alcantarillado: “Los servicios se ampliaron acorde con el crecimiento demográfico del municipio, con un incremento de usuarios en un 356% en acueducto y 378% en alcantarillado”.

La empresa también señaló que la continuidad del servicio en acueducto tiene un promedio de 23.81 horas/mes, mientras que el índice de calidad de agua durante el año anterior fue de 0,0%, lo que se traduce en que “se está suministrando una de las mejores aguas potables del país”.

Empero, la empresa de servicios no desconoce que el municipio enfrenta una problemática derivada del crecimiento demográfico acelerado, lo que ha conllevado a que se desarrollen asentamientos sin la infraestructura necesaria para operar en ellos.

Habitantes de La Bonga reclaman alcantarillado.
Alcantarillado, una necesidad en varios sectores

Una corriente de aguas pestilentes sobre la cual revolotean mosquitos y otros insectos hace parte de la ‘postal de bienvenida’ a La Bonga.

Este tradicional barrio del municipio Soledad es uno de los sectores que carece del servicio de alcantarillado en pleno siglo XXI.

En las casas de este populoso sector es común que los baños o cocinas se ‘inunden’ de un momento a otro con aguas negras. Es una fotografía que se repite casi a diario.

Lisardo Niebles es uno de los habitantes de La Bonga. Es consciente de la urgente necesidad de que el barrio sea dotado de alcantarillado, puesto que su calidad de vida se ha ido deteriorando con el trasegar de los días.

Alberto Montero, otro morador de la zona, sostiene que las administraciones han pasado sin pena ni gloria mientras que la situación se ha ido agudizando.

Este no es el único sector  en el cual se ven correr las aguas a sus anchas. En la calle principal de Villa Selene o algunos callejones de Primero de Mayo se encuentra presente ese ‘incómodo vecino’, que ha sido el causante de distintas enfermedades entre niños y adultos mayores.

Por eso, el principal clamor de los soledeños es que el alcantarillado sea una de las prioridades de las autoridades. Piden a gritos que el servicio se regularice en todo el municipio y de esta manera tener un mejor porvenir.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Pre-inscríbete aquí

Formulario de inscripción

¡Pre-inscripción completada!

Tus datos han sido enviados de manera exitosa, dentro de muy poco tiempo te estaremos contactando.

Descrube más en www.unimagdalena.edu.co

Más noticias de:

  • acueducto en Soledad
  • concesión
  • Soledad
  • Alcaldia de soledad
  • comunidad
  • contrato
  • Triple A
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web