Sociedad | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Sociedad

La voz de Barrancas que se escucha en el Bronx

Alea experimenta con la cumbia, el vallenato y otras sonoridades latinoamericanas. ‘Échale sal’ es su nuevo sencillo con el que le canta a los migrantes, cuyas historias viajan en el Metro.

En el Bronx está sonando una voz guajira. Nació en Barrancas y se llama María Alejandra Jiménez González. En los bares de la Gran Manzana donde la han escuchado la conocen como Alea. Así, con ese nombre, se encuentran sus canciones en Youtube y Spotify.

Su música es un sancocho sonoro equilibrado en el que hay aromas a cumbia, vallenato, jazz, rap latinoamericano y otros géneros que ella doma con su voz de miel. Ahora acaba de lanzar Échale sal, otro ‘antojo’ de canción que hará parte de su primer disco.

Con un solo de vibráfono la canción viaja por el jazz y aterriza en un rap bien particular inspirado en los encuadres que ella hacía cada vez que viajaba con sus motetes y una libretica en el Metro de Nueva York. Pero, ¿qué veía?: obreros, madres, trabajadores, ejecutivos (pocos), músicos, “vendedores, familias de regreso a casa, abuelas que ya lo han visto todo”, gentes de Latinoamérica, afrodescendientes, asiáticos, historias de éxito y fracaso que con su trabajo sostienen la Capital del Mundo. Seres, muchos, que tal vez se perdieron en el camino.

“Si por siglos siempre la gente va buscando vivir diferente y se lanza al ruedo inocente, valiente va siempre sonriente…mantiene la sangre caliente…”

“De regreso por las noches para descansar sus manos, el obrero en el vagón duerme el sueño americano, con trabajo y con valor todo un sistema calienta, son de la ciudad motor y corazón que sustenta”, dicen algunas de sus rimas.

El pasado viernes Alea fue la representación colombiana en el concierto virtual ‘Listen To Womxn Virtual Music Festival’. En el evento, que respalda la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos, organización que entrega los Premios Grammy, participaron artistas de primer nivel de diferentes partes del planeta. Allí la joven de Barrancas cantó cuatro canciones propias, entre esas un vallenato, Aire guajiro, y Échale sal.

“Mi música en general se va por toda Latinoamérica, me encanta explorar los ritmos, estudiarlos, entenderlos, y de repente ver cómo ellos me influencian. Yo estudié jazz, entonces los que me escuchen van a encontrar bastante improvisación, composición espontánea, solos, que de pronto no son tan comunes en las músicas populares. Definitivamente mi sonido está ligado con la cumbia, el vallenato, pero también vas a encontrar ranchera, currulao, fandango. Son ritmos que finalmente tienen una raíz afroindígena, que es de donde venimos los colombianos, los mexicanos, los brasileros, todos nosotros compartimos ese mestizaje que se diversificó en cada lugar al que llegó”.

Alea aterrizó hace ocho años en Estados Unidos. Primero estuvo en Boston, donde estudió Música en el Berklee College of Music. Allí se concentró “en composición jazz y performance vocal”. Apenas terminó sus estudios tomó un avión  a Nueva York. Ya han pasado cinco años.

Una vez llegó, cuenta, tuvo suerte y rápidamente empezó a sonar en pequeños bares de la Gran Manzana cantando con varias orquestas, luego lanzó su proyecto como solista.

“Nueva York tiene un efecto como búmeran, llegan acá y no aguantan el año, no se sienten bienvenidos en muchos casos. En mi experiencia fue todo lo contrario, llegué y empecé a tocar, había gente haciendo música experimental, fusiones, y la verdad sentí que había un público que me escuchaba, que fui construyendo tocando de barcito en barcito. De repente recibí mucho apoyo. Aquí aprecian mucho la música latinoamericana, la experimentación, por lo menos en Nueva York”.

Covid y protestas. Sin duda Alea ha vivido días históricos para los habitantes de Nueva York. Por un lado la pandemia que la azotó con furia, sobre todo a las comunidades latinas y negras, y luego la ola de protestas contra el racismo a raíz del asesinato de George Floyd, por parte de un policía en la ciudad de Mineápolis, Minnesota.

Allá, desde su ventana en el mítico Bronx, la cantautora guajira vivió de cerca lo que el mundo presenciaba por noticieros, periódicos y redes sociales.

“Fue bastante incierto, teníamos muchísima incertidumbre, pero siempre lo vivimos apoyándonos el uno con el otro y entendiendo que finalmente lo que nosotros hagamos hoy se va a reflejar en la paz que tendremos luego. Por eso decidimos tomarlo con mucha calma, aplicar a las ayudas, trabajar en lo que se pudiera on line, seguir buscando conciertos y manteniendo una actitud positiva”.

Recalca que vivir esos días y los que faltan de pandemia “no ha sido nada fácil, a veces es desalentador”. Dice que “el racismo no solo afecta a comunidades negras”, también vincula a los latinos, pero definitivamente son dos luchas diferentes que en las calles se conjugan a la hora de protestar y solidarizarse con el otro.

“Hay que reconocer que el racismo sistémico existe porque aquí no se reconocieron y no se le dio valor a esas libertades que se firmaron hace no tantos años. Aquí la esclavitud duró casi 400 años y eso no se borra fácilmente. Es una situación bastante delicada y lo único que puedo decir desde mi cancha es que hay que estudiar, escuchar, entender el punto del otro. No puede ser que como colombiano o latinoamericano en otro país nos lavemos las manos y digamos que eso no es con nosotros porque sí es con nosotros y nos afecta directamente. En Colombia también hay racismo, es algo que siempre queremos esconder debajo de la alfombra y ya es hora de darle luz a esos temas”.

En Nueva York, Alea se adapta cantando a la nueva normalidad. En la ducha a veces entona Nació mi poesía, de Fernando Dangond Castro. La canción le recuerda las madrugadas en su pueblo “ardientes, puras y majestuosas, / mis versos viajeros y libres como el viento, /cual astro fugaz del firmamento, en la noche hermosa”.

Ese pueblo alcanzó a visitarlo antes de que el nuevo coronavirus atacara. Fue a darle el último adiós a su abuelo. Espera volver en septiembre para recargarse de mar, desierto y montaña. En el Bronx también esperan por su canto.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Cantantes colombianos
  • El bronx
  • Jazz
  • música colombiana
  • Nueva York
  • Rap
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web