El Heraldo
Shutterstock
Sociedad

Caída de las redes sociales: un golpe emocional, social y económico global

Que WhatsApp, Facebook e Instagram dejaran de funcionar por más de seis horas conmocionó a millones de personas. Su dependencia quedó más que demostrada.   

Casi siete de horas de ausencia evidenciaron la dependencia de millones de personas en el planeta a las redes sociales. Este lunes WhatsApp, Facebook e Instagram dejaron de funcionar a nivel global por fallas en sus operaciones, lo que visibilizó la importancia y necesidad de estas aplicaciones en el ámbito laboral, social y personal.

Además de las repercusiones económicas y tecnológicas que produjo la caída de unas de las tres redes sociales más utilizadas a nivel mundial, Jorge Bolívar, sociólogo de la Universidad Simón Bolívar argumentó que hay un trasfondo social y emocional que se evidencia en la necesidad de estar comunicados hoy en día. No obstante, esa “necesidad” de la que el especialista habla, para muchos se convierte en una dependencia.

Apego emocional

“Acercarse a las personas es una necesidad del hombre, pero las redes han multiplicado esa necesidad por la facilidad con la que nos permiten comunicarnos con el otro. Esa dependencia a estas aplicaciones que es aparentemente sana, en realidad no lo es, porque cuando se imposibilita las personas sienten ansiedad, se angustian, se preocupan y eso crea una obsesión y la incapacidad de manejar el síndrome de abstinencia. A veces no hallan qué hacer”, puntualizó.

Bolívar afirma que en la actualidad, millones de personas crean una dependencia a las redes sociales que se convierte en obsesión, y genera “distintas conductas en el ser humano”.  “Se van creando conductas adictivas, compulsivas y perseverantes porque están cada minuto revisando el celular”.

Añade, además, que la nomofobia es ejemplo claro de lo peligroso que pueden ser los comportamientos obsesivos, produciendo miedo o ansiedad extrema de carácter irracional que se origina cuando la persona permanece durante un período de tiempo sin poder usar su teléfono móvil.

Y precisamente este martes, horas después del “apagón” de esas redes sociales, la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) dio a conocer los resultados de una investigación sobre la “nomofobia”, el miedo irracional que sufren muchas personas a quedarse sin el móvil o a permanecer desconectados.

El estudio, que se ha centrado en una revisión de toda la literatura científica que existe sobre este tema entre los años 2010 y 2019, apunta que las mujeres y los jóvenes son más vulnerables a padecer ese miedo irracional a separarse del móvil.

La creativa barranquillera Suad Quessep Mendoza, contó que su dependencia laboral a estas redes sociales que se ausentaron por casi siete horas, en una escala del 1 al 10 es de 10, ya que su labor es crear y organizar parrillas de contenido para clientes. A su vez, está construyendo su propia marca en Instagram.

“Como estuve desconectada en mi marca personal, sí me dio un poquito de ganas de estar mostrando mi día a día que es lo que suelo hacer, y al no poder sí me frustró un poco, pero nada tan desesperante”, expresó a esta Casa Editorial.

Después de lo sucedido con Facebook, Instagram y WhatsApp, Bolívar recomienda “entrar en un proceso de educación y de autocontrol para aprender a desprendernos de esos apegos”. También, aconseja reducir los minutos u horas que le dedicamos por ocio a las redes sociales, y acudir a un psicólogo en caso de requerirlo para tratar la ansiedad.

También tocó el bolsillo de muchos

Los expertos en economía y negocios calcularon que Mark Zuckerberg, creador de Facebook, perdió casi USD $6.000 millones en cuestión de horas, lo que significó una caída del 4,9% en las acciones de la plataforma. La fortuna personal del multimillonario de 37 años terminó el día en US$121.600 millones, según el Índice de Millonarios de Bloomberg.

Como Zuckerberg, miles de personas y empresas en el mundo dejaron de facturar y recibieron un impacto directo al bolsillo, ya que Instagram, WhastApp y Facebook, además de ser canales que difunden publicidad, también son herramientas que operan como vitrina de ventas y atención al cliente.

Por ejemplo, Camila Múnera, gerente de Kabila Enterprise SAS, una compañía barranquillera de cosméticos, indicó que este lunes fue “prácticamente un día nulo en ventas”, debido a la caída de las plataformas.

EL HERALDO.

“Nos afectó muchísimo, prácticamente un 100% en el tema de marketing, porque las redes sociales son nuestros canales principales para promocionar los productos, dar recordación de marca, mostrar lo que tenemos disponible. También nos afectó en ventas porque el 80% de las compras que nos hacen son por WhatsApp e Instagram, el otro 20% es por la página web que sí la tuvimos disponible”, contó a EL HERALDO.

La empresaria de 28 años asegura, además, que en la escala del 1 al 10, su dependencia a estas redes sociales es de 10 en cuanto a la publicidad, porque esa es su “vitrina”. “Todo es una reacción en cadena. Si tú no haces promociones, no antojas al cliente, al final las ventas en la página web también se van a bajar”.

Expertos consultados  observaron además que se trata de servicios gratuitos que estas empresas ofrecen a los usuarios, como Camila, y que no hay forma por lo tanto de reclamar ningún perjuicio, ya que las propias compañías alertan a la hora de dar de alta a los usuarios —aunque pocos lo leen— de que ese servicio puede verse interrumpido.

Según el presidente de la asociación española de usuarios de internet AUI, Miguel Subías, los ciudadanos piensan que estos “gigantes” están a salvo de este tipo de incidencias y cada vez depositan más datos o información en lugares como “la nube” que ofrecen este tipo de empresas “sin parar a leer y a pensar que en las condiciones de uso ya establecen que el servicio puede ser interrumpido”.

Tigo hizo un análisis para determinar el impacto de la caída de Facebook entre los usuarios en Colombia. El tráfico de voz creció 32% si se compara el lunes 5 de octubre frente al lunes 27 de septiembre de 2021. Los mensajes de texto (SMS) también tuvieron un crecimiento importante. Los colombianos enviaron 26% más SMS este lunes 5 de octubre, si se compara con el lunes 27 de septiembre de 2021, agregó la compañía.

Un dato final que ayuda a dimensionar el impacto que tienen las redes sociales como WhatsApp, Facebook e Instagram en Colombia, fue que el tráfico de datos móviles bajó un 17% si se comparan los lunes 5 de octubre y el lunes 27 de septiembre de 2021.

A nivel global el crecimiento de llamadas y mensajes también fue notorio. Los cuatro operadores principales de España detectaron variaciones en sus tráficos de mensajería, llamadas de voz y datos, aunque de forma diferente.

Telefónica, por ejemplo, registró aumento de tráfico en la llamada de voz móvil de un 26%, comparado con el lunes anterior, mientras que el tráfico de datos cayó una media de un 15 %, según informó EFE.

Por su parte, MásMóvil contó que las llamadas subieron un 90 % durante la caída y los de mensajería un 110 %.

Es importante resaltar que el auge de las redes sociales ahuyentaron un poco el uso de los mensajes de texto, ya que a través de las plataformas digitales es posible el envío y recepción de fotos, videos, notas de voz y demás, que se pueden ejecutar gratuitamente por estas plataformas gracias al internet.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.