Región Caribe | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Región Caribe

La COVID-19 ‘apaga’ vidas; mientras ventiladores aún no se encienden

En Maicao aún no se instalan 10 ventiladores. Atlántico reconoce la necesidad de más médicos. Sucre, la red privada es la que cuenta con el personal.

La Región Caribe ya completa 53.595 casos de COVID-19 desde el inicio de la pandemia. Los ventiladores han sido una de las respuestas del Gobierno nacional y departamental frente a los ataques de la enfermedad mortal. 

La ocupación de UCI ha ido creciendo, creando la necesidad de contar con más personal médico. Pero, a pesar de que algunos de estos ventiladores llegan en momentos críticos, varios aún no funcionan en los territorios. 

No en vano, Magdalena, Córdoba y el municipio de Maicao, en La Guajira, ya decretaron la alerta roja ante el crecimiento de casos positivos por la COVID-19. 

En Barranquilla y en el municipio de Soledad, Atlántico, decretaron la alerta naranja. En Sucre, por su parte, los congresistas piden que se declare la alerta naranja, mientras que Cartagena empieza a estabilizarse. 

Esta crisis sanitaria ha dejado al descubierto carencias en la infraestructura hospitalaria y ausencia de personal médico capacitado en la Región Caribe, convirtiéndose en algunas de las razones por las que algunos ventiladores siguen sin encenderse mientras que la COVID-19 va ‘apagando’ vidas.

10 ventiladores sin encender 

La Guajira, que ya alcanzó 884 casos de COVID-19,  cuenta con un total de 70 camas UCI para atender a pacientes COVID-19, con una ocupación del 47%, y 13 camas de unidades de cuidados intermedios. 

En el municipio de Maicao, el pasado 6 de junio, declararon alerta roja por el colapso de las unidades de cuidados intensivos. De los 14 ventiladores entregados por el Ministerio de Salud, una semana antes, 10 fueron destinados al Hospital San José de Maicao: 5 ventiladores fijos o convencionales de marca Aeonmed Modelo VG70, y 5 ventiladores portátiles marca Zoll 731.

Sin embargo, ninguno de estos equipos están funcionando. El gerente del hospital de Maicao, Giovany Salamanca, afirmó que se está a la espera de que la empresa contratada para la instalación y capacitación de los equipos vaya a realizar dicha labor.

“A partir de ese momento, necesitamos adecuar las camas con otros insumos e instrumentos indispensables para una UCI funcional, como, por ejemplo, camas de tres planos y bombas de infusión por cada cama, más aparatos como ecógrafo y carro de paro. Igualmente, se debe capacitar al personal extra para la operación y manejo de pacientes en una unidad de atención crítica”, explicó. 

Así, a pesar de que los ventiladores, que son los equipos que mantienen respirando a pacientes COVID-19 en estado crítico, ya están en el territorio guajiro, en nada ha cambiado la situación. Pues Maicao sigue ‘padeciendo’ por no tener personal preparado ni instalaciones donde se puedan ubicar tales máquinas. 

“Las instalaciones donde se ubicarán esas camas UCI no están listas y tampoco se cuenta con el personal capacitado para la operación y calibración de un equipo que es importante por su elevado costo. Nada hacemos con tener los ventiladores, que sí se requieren, pero que no pueden ponerlos a funcionar para que salven vidas”, expresó un especialista del Hospital San José de Maicao, que pidió mantener su identidad en reserva.

Los otros cuatro ventiladores entregados por el Gobierno nacional sí están en funcionamiento en Riohacha. 

La gerente del Hospital Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha, Mariangélica Martínez Camacho, afirmó que en el centro asistencial existe la infraestructura para instalarlos, la cual está ubicada en el área de hospitalización que se destinó para los pacientes de COVID-19.

Sobre el personal médico, aseguró contar con los especialistas de medicina interna vinculados al hospital, “los cuales están capacitados y entrenados en el manejo de los ventiladores y de pacientes que los necesiten”.

A esperas de un transformador  

En Santa Marta se declaró la alerta roja hospitalaria dado que el porcentaje de ocupación de las camas UCI está en un 83%. De las 128 disponibles, 12 están siendo utilizadas por pacientes contagiados con la COVID-19. 

La semana anterior se entregaron al Hospital Julio Méndez Barreneche 8 ventiladores. La Secretaría de Salud distrital asumió el control de la asignación de camas UCI a través del CRUE.

En Ciénaga, Magdalena, funcionan 15 camas UCI en la Policlínica; mientras que otras 12 del Hospital San Cristóbal están en espera de entrar a operar debido a que se trabaja en adecuación de infraestructura y en la instalación de un transformador.

Para encender y poner a funcionar los 12 ventiladores, el hospital requiere de la instalación de un transformador distinto al del sector aledaño. Sin embargo, aún están a la espera del mismo. 

Personal médico, lo más difícil 

En el departamento del Atlántico, todas las camas UCI disponibles están funcionando, según informó la secretaria de Salud departamental, Alma Solano.

A pesar de que la Gobernación no adquirió nuevos respiradores con recursos propios, la secretaria de Salud afirmó que, invirtiendo en mantenimiento y reparación, lograron recuperar 40 ventiladores que “se encontraban abandonados en el Cari de alta complejidad”. 

Así mismo, Solano resaltó que han recibido 55 ventiladores por parte del Ministerio de Salud. “Cada uno de estos fueron distribuidos en la tercera y cuarta semana del mes de junio”, aseguró.

De estos 55, siete fueron sumados a la red del Distrito de Barranquilla, que cuenta ahora con 111 ventiladores aportados por el Gobierno nacional.

A corte del pasado 10 de julio, en el Atlántico, 22 pacientes COVID-19 confirmados ocupan las UCI; hay 86 por sospecha y 10 por otras patologías en unidades de cuidados intensivos. 

No obstante, la funcionaria reconoció que la ampliación del personal médico especializado para manejo de UCI ha sido “una de las dificultades en el proceso”. De hecho, el pasado 27 de junio, la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, precisó que aunque contaban con el personal médico necesario estaban medidos. 

“En lo que sí hemos tenido deficiencia es en el personal médico porque ha sido difícil que se mantengan, hay personal de diferentes áreas de la salud que se ha infectado”, expresó.

En este sentido, la secretaria de Salud departamental refirió que hoy cuentan con el acompañamiento de la Asociación  Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo (AMCI) para la utilización de los “recursos disponibles en cuanto a formación, educación, asistencia presencial, teleasistencia, con el fin de garantizar la disponibilidad del recurso humano idóneo en cada una de las unidades”. 

En Barranquilla, a corte del pasado 10 de julio, la ocupación de UCI estaba en 73% . De la cual, 20% están ocupadas por pacientes positivos para la COVID-19; 41% de sospechosos para el nuevo coronavirus (siendo la ocupación más alta) y 12% por pacientes de otras patologías. En total, Barraquilla tiene más de 600 unidades de cuidados intensivos.

30 ventiladores y alerta roja

La llegada presidencial a Córdoba con 30 ventiladores coincidió con la medida de alerta roja decretada en el departamento por causa de la ocupación de camas UCI, que se encuentra en 96% para el caso de pacientes COVID-19, a corte del pasado 9 de julio. En total, 57 de las 59 camas están ocupadas.

Para el caso de pacientes de otras patologías, de 200 camas 154 están ocupadas, alcanzando una demanda del 87%. 

El departamento registra una tasa de letalidad del 6,1%, por encima de la media nacional que es del 3,4%.

Aunque ya la autoridad local informó la distribución de los ventiladores, aún no se sabe cuándo serán instalados debido a que apenas los recibieron el pasado viernes. 

Inician capacitación 

En dos meses, Cartagena pasó de 202 camas a 304 camas UCI, que según la directora (e) del Dadis, Johana Bueno, sigue siendo deficiente, a lo que se suman los 29 ventiladores del Minsalud y donaciones de empresa privada.

“Ya estamos preparados para poner a funcionar los nuevos ventiladores. Priorizamos cinco instituciones para atender pacientes COVID-19, de tal manera que la red hospitalaria ha venido preparando su infraestructura y entrenando a su personal”.

La funcionaria recordó que en mayo pidieron 150 ventiladores y que teniendo en cuenta la voluntad y el apoyo de las IPS están capacitados para poner a operar los nuevos ventiladores.

En el Hospital Universitario, el Distrito aumentará 30 nuevas camas UCI, por lo que a su vez el hospital lanzó la convocatoria para entrenar al personal que operará los nuevos equipos para pacientes críticos.

La ocupación de UCI bajó a 75%, tras haber registrado en las últimas dos semanas una demanda del 80%, manteniendo en alerta a las autoridades. Así mismo, se espera que hoy el Gobierno nacional entregue 40 ventiladores más. 

Cesar espera 10 equipos

La ocupación de camas UCI en Valledupar registra un nivel del 44%, siendo sólo el 15% el porcentaje ocupado por pacientes COVID-19. Por lo que la Alcaldía ha extendido la atención a departamentos cercanos que están en riesgo de colapso. 

“En hospitalización, de 981 camas al inicio de la pandemia se incrementó a corte del mes de julio a 1.286 camas, y una ocupación del 49%, de las que se encuentra 631 ocupadas con 539 pacientes de diferentes patologías y con 92 pacientes COVID-19 positivos y sospechosos”, precisó la secretaria de Salud de Valledupar, Lina De Armas. 

El Ministerio de Salud ha anunciado que entregará 10 ventiladores para el departamento del Cesar, pero estos aún no se han transferido.

20 ventiladores después de tres meses 

La disponibilidad de camas UCI en Sucre, tanto en su red pública como privada, sigue siendo un misterio en el departamento y ello, en gran medida, se debe a que el número de contagiados es alto y no se equipara con el de las camas que existen.

Además, a diferencia de otras poblaciones del país, en Sucre los tres primeros meses de la pandemia por la COVID-19 no fueron aprovechados para la ampliación de la red hospitalaria, lo que el alcalde de Sincelejo, Andrés Gómez Martínez, ha recriminado porque muchas personas han fallecido en sus casas.

No obstante, el pasado 3 de julio, el Ministerio de Salud hizo entrega al departamento de 20 ventiladores. De estos, cuatro ya fueron  instalados en el Hospital Universitario de Sincelejo (HUS) y los restantes, dijo el gobernador Héctor Espinosa Oliver, fueron entregados en comodato a la red privada “porque es la que tiene la infraestructura y el personal necesario para ponerlos a operar”.

A pesar de que el Ministerio de Salud establece como uno de los criterios de entrega de ventiladores contar con el personal médico y la infraestructura adecuada (ver recuadro), todavía hay zonas en el Caribe que por algún tipo de carencias estos equipos aún no empiezan a ser usados. No obstante, la ocupación de UCI va aumentando y el crecimiento de casos sigue en alza.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • coronavirus
  • COVID-19
  • pacientes
  • Region Caribe
  • UCI
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web