El Heraldo
Imelda Daza durante el debate de Ley de Amnistía el pasado lunes en el Congreso. Johnny Hoyos
Política

“Velaremos por que no haya cambios en contra del Acuerdo”

Afirmó que el movimiento Voces de Paz hará veeduría a la implementación de los acuerdos en el legislativo y además servirá para facilitar el tránsito de las Farc de organización armada a partido o movimiento político legal.

“Cada día el pueblo colombiano se está preparando mejor, está haciendo conciencia, y es innegable que la mayoría de los colombianos quieren el fin de la guerra”, con esas palabras Imelda Daza, una de las representantes ante el Congreso del Movimiento Voces de Paz, define la situación actual del proceso con las Farc. 

Para Daza, oriunda de Valledupar y militante histórica de la Unión Patriótica, la tarea que les aguarda al grupo de ciudadanos que decidió jugársela por vigilar la implementación del acuerdo es dura pero gratificante. 

 

P.

¿Cómo se gestó ese movimiento Voces de Paz?

R.

En La Habana, en el desarrollo de las negociaciones, la guerrilla de las Farc pidió participación y vocería en el Congreso, pero ocurre que ellos no son ciudadanos en ejercicio, entonces no se les podía dar representación y tampoco podían elegir voceros propios. Ante la dificultad surgió la propuesta de crear una agrupación política de ciudadanos en ejercicio a la que se le concedía la facultad de representar el acuerdo en el Congreso, porque la guerrilla de las Farc no lo podía hacer, y que esta eligiera seis voceros. 
Quienes hemos seguido de cerca la negociación y leímos bien los acuerdos vimos eso con interés, nos convocamos a Bogotá y nos reunimos gente que no nos conocíamos mucho. Nos reunimos varias veces hasta que, el día que se aprobó el ‘fast track’, dijimos: “No hay más espera, tenemos que decidir”.

 

P.

Ahí se dio la reunión con las Farc en el Congreso...

R.

Fue en la Biblioteca del Congreso. Alguien decidió invitar también a Iván Márquez, Pastor Alape y Jesús Santrich. ¿Por qué se les invitó? Porque de ellos fue la iniciativa junto con el Gobierno y ellos eran parte interesada, porque nosotros vamos a defender es el acuerdo que ellos firmaron. Ellos asistieron, pero ya digamos que nosotros teníamos más o menos decididos quienes iban a ser los voceros.

 

P.

¿Cómo se vuelve usted una de las voceras del movimiento?

R.

Yo alegué tres cosas: primero representación de la Costa Atlántica, una región víctima de un centralismo tenaz, siempre marginada y lejana, siempre invitada como de última hora. Reclamé representación de las mujeres víctimas del conflicto, de todo tipo de victimario y reclamé representación de los colombianos en el exilio, porque somos cerca de 500 mil los colombianos que hemos vivido en el exilio y hemos sido totalmente invisivilizados en el país. Con esos argumentos yo fui elegida.

 

P.

Ustedes sostienen que son un movimiento ciudadano. ¿Cuál es la distancia que los separa de ejercer una vocería de las Farc?

R.

El problema es que la inmensa mayoría de los colombianos no conoce el acuerdo, entonces nadie tiene idea de que ahí se pactó la creación de esa agrupación política a la que nosotros le pusimos nombre. La gente  no sabe qué representamos nosotros y pues obvio si vamos a defender el acuerdo el sentido común le dice a la gente que representantes del Gobierno no somos porque este tiene una bancada mayoritaria. ¿Quiénes son los que necesitan que se defienda su acuerdo? Las Farc que no tienen representación ahí entonces, conclusión obvia, “ellos son los que van a defender el acuerdo de parte de las Farc”. Pero formalmente no somos y no podemos ser, porque las Farc no puede nombrar delegados, no son ciudadanos en ejercicio, nosotros nos tenían que escoger colombianos en ejercicio de su ciudadanía y así se hizo.

 

P.

¿Qué funciones cumplirán en el Congreso?

R.

Nosotros defendemos y vigilamos un acuerdo que ellos (Gobierno y Farc) firmaron y al cual se comprometieron. Eso es cierto, nosotros procuraremos y hemos procurado ya en la primera sesión, que el proyecto de Ley de Amnistía e indulto sea concebido y aprobado, y que su texto se corresponda con el acuerdo entre las partes en su espíritu y contenido. No cumplimos ninguna otra misión en el Congreso, no podemos votar, solo podemos opinar, aclarar, debatir, las propuestas y proyectos de Ley que el Gobierno va a presentar, porque todos los proyectos los elabora el Gobierno con una comisión donde también participan las Farc, pero en el Congreso corren el riesgo de ser modificados, nosotros vamos a procurar que nada se cambie, si algo se cambia sea para mejorar y no para recortar o reducir su contenido y su espíritu. La segunda tarea que tenemos nosotros es procurar facilitar que las Farc puedan dar el último paso para el retorno a la vida civil, a la sociedad legal, construyendo, creando, generando su propio movimiento o partido político, es decir, somos facilitadores de algo que se acordó en La Habana también. 

 

P.

¿Mantienen una comunicación con las Farc sobre los debates en el Congreso?

R.

Hay una comunicación que no es directa, hay un organismo que surge también como resultado del acuerdo que tiene la siglas CSIVI (Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación) que está integrada por delegados del Gobierno y de las Farc, esa es una comisión permanente que funciona en Bogotá. Toda propuesta de reforma a los proyectos de Ley que van a normativizar el acuerdo están sometidos a debate ahí y surgen propuestas modificatorias, esas propuestas, si nosotros consideramos que no son coherentes con el acuerdo, rebatimos, opinamos y decimos que no, pero finalmente es el Gobierno es el que dice si esa propuesta debe ser sometida a votación. Ese es nuestro canal de comunicación con las Farc, pero no es que tengamos un teléfono con los números de Timochenko o Iván Márquez para informarles, esa comunicación no la tenemos.

 

P.

¿De voces de paz podría surgir el partido político de las Farc?

R.

Yo creo que son dos procesos radicalmente distintos porque Voces de Paz es un movimiento que surge de manera muy espontánea, las 53 personas que firmaron el acta de constitución no nos conocemos entre nosotros. Entonces no puede ser ese el origen del partido político de las Farc, ellos son una organización muy disciplinada que ha tenido durante tantos años un carácter militar, yo creo que el modo en que ellos van a crear su partido va a ser muy diferente. 

 

P.

¿Qué puede ocurrir con Voces de Paz?

R.

Que nosotros nos vinculemos a ese movimiento o partido (de Farc) si nos parece que sus postulados se ajustan a los nuestros. Puede ser que Voces de Paz cumpla las tareas que nos asignaron, las Farc crearon su movimiento, los acuerdos fueron normativizados, hasta aquí llegamos y adiós. O puede ser que fortalezcamos a Voces de Paz y se constituya otro movimiento político que actuara también en el escenario político nacional. No sabemos cual será nuestro futuro, no hemos tenido tiempo para hablar de eso.

 

P.

¿Cómo encontrar el terreno de la reconciliación en el país?

R.

Hay un camino factible y es la comisión de la verdad. Vamos a tener que escuchar verdades muy duras, en la medida en que las víctimas del conflicto sepamos la verdad sobre que ocurrió nos dispondremos a perdonar. Nosotros en la Unión Patriótica fuimos víctimas de un genocidio político, 3.321 líderes de la UP fueron víctimas  de un macabro plan de exterminio al que le pusieron nombre, se llamó “el baile rojo”, nosotros queremos la verdad, queremos saber quiénes fueron los autores intelectuales de ese horror y no para colgarlos en la Plaza de Bolívar ni para que se pudran en la cárcel con eso no resolvemos nada, queremos conocer los nombres de los victimarios para saber a quién hay que perdonar, que no quiere decir olvidar, quiere decir recordar sin odio y sin rencor.

 

P.

¿Cómo ven ustedes la propuesta del Gobierno de Transición de Timochenko?

R.

Nosotros lo vemos como un eventual Gobierno con un presidente elegido por una convergencia de sectores de opinión distintos. La figura que canalice esa vocería puede ser de cualquier origen, pero en todo caso sería un Gobierno comprometido profundamente con la implementación de los acuerdos. Muchos sectores de izquierda, sectores alternativos, están deseosos de encontrar esa convergencia, esa posibilidad, donde gente de distinto origen político nos pongamos de acuerdo en implementar totalmente el acuerdo definitivo de paz, eso garantizaría las mejores condiciones para por fin iniciar la reconstrucción nacional.

 

P.

¿Cuál precandidato ve más afín a este propósito?

R.

No hemos escuchado a ninguno de los precandidatos expresarse en ese sentido, vamos a ver quién es el primero que lo hace.

¿Qué anécdota le quedó de la primera sesión en el Congreso?

Al Congreso llegamos el lunes 19 y a las 12 del día nos decían que no podíamos entrar, que allá no había ningún papel reconociéndonos a nosotros, los presidentes de Senado y Cámara no tenían ni idea cuál era nuestro carácter. En fin, todo esto ha sido hecho de manera muy atropellada, sobre la marcha, más o menos improvisando y confiando de verdad en la buena voluntad y en la buena fe de todos porque al Congreso finalmente nos dejaron entrar confiando en la buena fe de que en verdad nosotros éramos los seis voceros, porque ya habíamos salido en el periódico y las caras correspondían con nosotros, pero formalmente no teníamos nada. Ese día las credenciales nos las dieron cuando terminó la sesión, es decir, sesionamos sin tener ni siquiera credenciales, que ya las tenemos. Entonces, ha sido así atropellada y difícil pero estamos muy animados porque hemos sido bien recibidos por la opinión nacional. 

Nos hemos sentido bien acogidos, ese día en el Congreso la bancada del Gobierno nos respaldó, hubo voces de reconocimiento, de bienvenida, de felicitación inclusive, entonces ahí vamos empeñados en cumplir esta tarea y conociéndonos nosotros entre nosotros.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.