El Heraldo
archivo.
Política

Las verdades oscuras de Colombia narradas por sus últimos cinco expresidentes

Gaviria, Samper, Pastrana, Uribe y Santos, los cinco exmandatarios vivos de Colombia narraron su verdad del conflicto armado durante sus gobiernos.

Guillermo León Valencia fue el presidente de Colombia que vio alzarse en armas a las Farc-Ep y medio siglo después Juan Manuel Santos fue el hombre que les vio desarmarse. Cincuenta años, nueve millones de víctimas y quince mandatarios tuvieron que pasar para poder reescribir una historia que hablara de paz y no de guerra.

Nadie podría memorar la historia del conflicto mejor que ellos, los presidentes, los que la vivieron en primera fila, los que tomaron las decisiones y gobernaron en nombre de los colombianos. Aferrados a sus glorias y a sus derrotas, cinco de ellos, los que siguen con vida, abrieron un capítulo de reconocimientos sin precedentes sobre las responsabilidades de sus gobiernos en las épocas más violentas del país ante la Comisión de la Verdad.

César Gaviria (1990-1994), Ernesto Samper (1994-1998), Andrés Pastrana (1998-2002), Álvaro Uribe (2002-2010) y Juan Manuel Santos (2010-2018), los únicos exmandatarios vivos del país, declararon voluntariamente, de forma pública, y por la tranquilidad de las víctimas las luces y las sombras de sus años de mandato.

En largos encuentros con el presidente de la Comisión de la Verdad, Francisco de Roux, los cinco exmandatarios narraron su versión de los hechos más controvertidos de sus periodos en la Casa de Nariño: declaraciones sobre narcotrafico, ‘falsos positivos’, negando o reconociendo la legitimidad del órgano y otros crímenes de guerra encendieron a la opinión pública en cada uno de los encuentros.

Sin embargo, la inconformidad de las víctimas en lo que llaman “versiones a medias o acomodadas” han dejado un sin sabor, que incluso el padre de Roux ha expresado.

De los cinco comparecientes, solo Juan Manuel Santos pidió perdón directamente a las víctimas de ‘falsos positivos’ que se presentaron durante su periodo como ministro de Defensa en el gabinete de Álvaro Uribe y Ernesto Samper lanzó tres frases de remordimiento por hechos ocurridos en su Gobierno.

Archivo.
César Gaviria y los cinco grandes temas que detalló ante la Comisión

Se presentó ante la Comisión de manera reservada en noviembre de 2020.

Por su característica de “reservada” es del encuentro que menos detalles se tiene. Se conoce que los cinco grandes temas abordados fueron: el proceso de la constituyente, narcotráfico, guerra integral, marco jurídico de la creación de las Convivir y apertura económica.

Gaviria se declaró “satisfecho de haber tenido esta oportunidad de hablar con la Comisión”. El exmandatario fue enfático en resaltar la importancia de este mecanismo: “Del éxito de la Comisión, en gran medida, depende que el proceso se pueda fortalecer y se pueda ahondar”.

Pese a que la contribución fue privada, al final de esta De Roux expresó: “Esto nos ayuda a tener una visión que contribuye a esclarecer realmente qué es lo que nos ha pasado a los colombianos en el conflicto armado interno”. Por su parte, Gaviria dijo sentirse satisfecho y agregó que “del éxito de la Comisión, en gran medida, depende que el proceso (de paz de La Habana) se pueda fortalecer y se pueda ahondar”

Archivo.
Andrés Pastrana, el narcotráfico, y sus esfuerzos por una paz que no llegó

“Nadie puede poner en duda que invertí todo mi capital político en lograr la paz”, declaró Pastrana el pasado 31 de agosto ante la Comisión de la Verdad, donde abordó temas como su política de paz, el proceso de paz fallido con las Farc-Ep, la zona de distensión de San Vicente del Caguán, el nacimiento del ‘Plan Colombia’ en 1999, y el papel del narcotráfico en la política nacional.

Pastrana se refirió al narcotráfico, como fuente de financiación de la política e incluso de la insurgencia, mencionando a las Farc y al holocausto del Palacio de Justicia por parte del M-19, alegando que “el punto más crítico lo alcanzaron con la financiación de la campaña de Ernesto Samper”, dijo.

“Que sean las pruebas, no mis palabras las que hablen”, expresó Pastrana tras entregar al padre de Roux una carta que estaría firmada por los hermanos Rodríguez Orejuela en la que se afirma, según mencionó el expresidente “que Samper sabía de los ingresos de los dineros del narcotráfico en la campaña”. Frente a este tema aseguró que incluso en un espacio de contribución a la verdad el ‘Chapo’ Guzmán “admitió su financiación en esa campaña”.

Ernesto Samper y el ‘mea culpa’ que carga por la fumigación aérea

Samper fue el primero de los cinco exmandatarios en llegar a la Comisión de la Verdad, acudió voluntariamente en octubre de 2019 y febrero de 2020, e invitó a los otros a narrar su verdad.

“Yo no vengo aquí a pedir justicia, sino a ofrecer verdad. No me voy a escudar en el fuero que tenemos los expresidente”, expresó en la primera de sus dos sesiones públicas las cuales se resumen en considerar la fumigación aérea como su principal error. Para Samper legalizar el uso del Cannabis fue su primer erros. “Cometí mi primer pecado con la legalización de la marihuana”, porque fue eso lo que dio paso a la fumigación.

“Todo empieza porque teníamos extensiones de cultivo en Vichada, Casanare y Vaupes. Consideramos que podía ser parte de una política de interdicción, hoy estoy arrepentido porque después de la creación de los movimientos sociales me di cuenta que la fumigación aérea tenía problemas porque dañaban los cultivos”, argumentó el expresidente ante la Comisión de la Verdad.

archivo.
Álvaro Uribe Vélez y la defensa de la seguridad democrática

Entre las contribuciones más controvertidas se encuentra la del expresidente Uribe, quien inició el encuentro bajo la tensión de no reconocer la legitimidad ni del Acuerdo de Paz, ni su sistema de justicia transicional, del que hace parte la Comisión.

Aun así, Uribe narró “su verdad” al igual que otros, en la que se refirió a la controvertida seguridad democrática. “La universalidad. Uno de los principios que inspiró la seguridad democrática es la protección a los ciudadanos, la transparencia, el respeto a las libertades, la eficacia y la apertura a la discusión”.

Asimismo, al ahondar en uno de los temas que más golpeó a su gobierno: las ejecuciones extrajudiciales mencionó “para mí era muy difícil creer que habían ‘falsos positivos’”.

Asimismo, el exmandatario mencionó que cuando empezaron los rumores de los ‘falsos positivos’ “procedió de inmediato”. Uribe recordó que en 2008 cuando 27 altos militares involucrados se tomó la decisión de judicializar. Una decisión “muy dura para alguien que como mi persona tiene afecto por las Fuerzas Armadas de Colombia", dijo.

Sin un mensaje a las víctimas fue la contribución de Álvaro Uribe, pero a su vez, reconoció que cometió un error con un pronunciamiento que hizo sobre los jóvenes asesinados en Soacha. "Fue un error cuando dije que no estarían recogiendo café por información que había recibido".

De igual forma, el exmandatario negó tener vinculos con el paramilitarios y aunque admitió haber conocido a ‘Mancuso’, renegó de cualquier cercanía con estos.

Juan Manuel Santos y el “remordimiento” por casos de ‘falsos positivos’ durante su ministerio

De los capítulos más oscuros de Colombia siempre puntea el de los ‘falsos positivos’ un capitulo en el que el presidente que logró la paz es protagonista, pues era él quien lideraba la cartera de la defensa del país durante los años -2006 - 2009- en los que se disparó esta  modalidad de delito.

Una realidad innegable que incluso, él sabe reconocer y así lo demostró durante su contribución a la verdad el pasado 11 de junio cuando reconoció: “Me queda el remordimiento de que durante mi ministerio muchísimas madres, incluidas las de Soacha, perdieron a sus hijos por esta práctica despiadada, unos jóvenes inocentes que hoy deberían estar vivos”.

La versión del conflicto de Juan Manuel Santos fue centrada precisamente, en contarle a las víctimas su versión sobre ese fenómeno que según la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), se han documentado al menos 6.402 casos.

“Vengo a contar mi verdad”, dijo Santos al comenzar la declaración en la que en junio pasado reconoció que la política de premiar las bajas de guerrilleros promovida durante el Gobierno de Uribe incentivó los ‘falsos positivos’, y aseguró que hizo “todo lo humana y legalmente posible” para detenerlos, con el dolor que le costaba admitir que esa institución en la que él también se formó pudo llegar a esos extremos.

El Ejército, agregó Santos, en algún momento también debe pedir perdón. Además, dijo, no se justifica relajar los controles reglamentarios y legales de las doctrinas militares, ni presionar a los militares para producir bajas en combate, sino que “siempre debe preferirse la defensa de la vida al resultado operacional”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.