Política | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Archivo
Política

La ley del Montes | Coronavirus: ¿cómo está el vecindario?

Mientras Colombia hace grandes esfuerzos para controlar la pandemia, Brasil y Perú podrían vivir una catástrofe sanitaria.

Después de su paso devastador por Europa, ahora el foco de atención del coronavirus apunta a América Latina, donde varios países empiezan a sentir el rigor de la pandemia. Las cifras indican que si el presente es preocupante el futuro podría ser catastrófico.

No es un asunto de alarmismo, sino de realismo. En las tres primeras semanas de mayo, los casos de coronavirus en América Latina pasaron de 230.000 a 590.000. Es decir, el incremento fue superior al 150 por ciento. Todo ello sin que el virus alcance su pico de contagio, proyectado para finales de junio o comienzos de julio en casi todos los países de la región. A este crecimiento exponencial del coronavirus en América Latina contribuyó sin duda alguna el manejo irresponsable que Brasil le ha dado a la pandemia.

Su presidente Jair Bolsonaro muestra un desprecio absoluto por la vida humana, así como una ineptitud inigualable a la hora de asumir el reto de manejar la situación. De hecho en las últimas semanas Brasil reportó 182.000 nuevos casos, cifra que pocos países en el mundo habían mostrado en tan poco tiempo.

La situación del Amazonas -zona fronteriza con Colombia- es dramática, pues organismos internacionales defensores de Derechos Humanos no descartan que ocurra un genocidio en las comunidades indígenas, debido a la precariedad que presenta toda la red hospitalaria en la zona. El otro vecino en serios problemas es Venezuela.

Ante la incapacidad de hacerle frente a la pandemia, Nicolás Maduro optó por valerse de dos herramientas tan inciertas como peligrosas: valerse del subregistro de los casos -algo más de 800 contagiados hasta el momento- y señalar de manera cantinflesca a Iván Duque de ordenar “infectar” a venezolanos antes de retornar al vecino país.

“La orden que dio Iván Duque -yo lo denuncié- todo lo que se pueda hacer para contaminar a Venezuela”, declaró Maduro en una alocución en cadena nacional. Después de Brasil, con su escandalosa cifra de contagiados, sigue Perú, que ya superó los 100.000, mientras que el número de muertos alcanzó los 3.000.

Aunque tiene nueve semanas de haber decretado una cuarentena en todo su territorio, la situación sanitaria del Perú tiene al borde del colapso a toda la red hospitalaria, lo que podría agravar mucho más la situación en las próximas semanas. Ecuador también registra cifras alarmantes, tanto en el número de contagiados como de fallecidos, aunque sin alcanzar los números de Brasil y Perú.

La situación más preocupante es la de Guayaquil, donde -según cifras oficiales- el 33 por ciento de sus 2.7 millones de habitantes están contagiados. La situación se agravó con el colapso de la red hospitalaria, que resultó insuficiente para atender el extraordinario número de pacientes de las últimas semanas. Panamá es el país centroamericano con mayor número de contagiados y fallecidos, aunque sin alcanzar las cifras de los otros países vecinos de Colombia.

Los primeros alcanzaron los 8000 y el número de fallecidos superó los 200. Curiosamente mientras el vecindario trata de apagar el incendio del coronavirus, unos países con mejores resultados que otros, Colombia se mantiene con cifras manejables y con un panorama alentador con miras al crecimiento que se tiene proyectado para las próximas semanas.

En efecto, el número de contagiados ya superó los 20.000, mientras que los fallecidos alcanzaron los 700. La apuesta de todos los países ha sido la de “ganar tiempo” y tratar de prepararse para hacerle frente a la etapa más crítica de la pandemia. En esa preparación unos han sido más efectivos que otros, como lo muestran los resultados hasta el momento.

La respuesta de Colombia ha sido una de las más efectivas, lo que ha llevado al Gobierno Nacional, con el presidente Iván Duque a la cabeza, a mantener las medidas adoptadas, entre ellas la llamada cuarentena, que amplió hasta el próximo primero de junio. ¿Cómo afectará la situación de los países vecinos a Colombia en su propósito por contener de manera efectiva la arremetida del coronavirus?

Brasil, un gigante enfermo de gravedad

Las cifras del coronavirus en Brasil son aterradoras. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) las tuvo muy presente a la hora de considerar a América del Sur como el “nuevo epicentro de la pandemia”.

En Brasil el número de muertos diarios por coronavirus se cuenta por miles. Con 330.000 es el segundo país con más contagiados, después de Estados Unidos, que tiene más de 1.500.000. La Amazonía brasileña -zona fronteriza con Colombia registra más de 20.000 personas contagiadas, lo que aumenta el riesgo de propagación del virus en las comunidades indígenas de toda la Región Amazónica.

Esta delicada situación es la que llevó a organismos internacionales defensores de Derechos Humanos a denunciar la posibilidad de un genocidio en el Amazonas por cuenta del coronavirus. Pese a la grave situación, el presidente Bolsonaro insiste tercamente en calificar la pandemia como una “gripita” y se niega a seguir las recomendaciones de los expertos, así como de sus más inmediatos colaborares en materia de salud, incluyendo a sus ministros, quienes han debido renunciar ante la intransigencia del mandatario. Brasil paga las consecuencias del comportamiento irresponsable de Bolsonaro.

Venezuela, Maduro responsabiliza a Duque

Que Venezuela solo tenga algo más de 900 contagiados por coronavirus no deja de ser llamativo, entre otras cosas porque no ha hecho nada distinto a lo realizado por todos los gobiernos del mundo. Esto es: declarar cuarentena y recomendar medidas sanitarias a las personas, entre ellas el uso de tapabocas y el lavado frecuente de manos.

¿Cómo se explica la situación? Es evidente que existe un subregistro de casos en Venezuela, que se basa en un bajo número de muestras. A menor muestras, menor registro de contagiados. Punto. Al buscar una explicación a los casos recientes que se han presentado, Nicolás Maduro no dudó en responsabilizar a Iván Duque de lo sucedido.

Según Maduro, Duque dio la orden de “contaminar a Venezuela”. Es obvio que se trata de una más de las tantas “conspiraciones” creadas por la mente fantasiosa de Maduro para evadir su responsabilidad en el manejo de la situación.

En las últimas semanas han retornado a Venezuela procedentes de Colombia unas 40.000 personas, según cifras del gobierno del vecino país. Según cifras del gobierno venezolano, el país registra una tasa de contagiados de 31 por cada millón de habitantes, cifra mucho menor que la de Colombia y 100 inferior a la del Perú.

Perú y Ecuador, tragedia inevitable

Las imágenes de ecuatorianos muertos en las calles de Guayaquil -la ciudad más afectada- le dieron la vuelta al mundo y mostraron la gravedad de la situación que se vive en el vecino país. El sistema nacional de salud colapsó y aún falta que el virus alcance su pico de contagio. Con más de 30.000 contagiados y más de 3.000 personas fallecidas, el vecino país todavía debe redoblar esfuerzos para que su situación se agrave mucho más de lo que ya está.

 A ello hay que sumarle la enorme polarización política que vive el país y que tiene enfrentados al ex presidente Rafael Correa con el actual mandatario Lenin Moreno. Por su parte Perú -que no tiene crisis política debe afrontar una delicada situación sanitaria por cuenta del elevado número de contagiados y de fallecidos: 100.000 casos de contagiados y más de 3.000 muertos, según cifras del ministerio de Salud de ese país.

A ello se suma una economía prácticamente paralizada debido a las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional, entre ellas un riguroso confinamiento de las personas.

Cierre de fronteras, ¿la solución?

El tránsito frecuente y constante por la frontera con Venezuela -pese a las restricciones impuestas- sigue siendo el asunto más difícil de manejar por parte del gobierno colombiano. Se trata de una frontera porosa muy difícil de controlar por parte de las autoridades.

Las imnumerables trochas que permiten el flujo de migrantes hace que sea imposible hablar de un “cierre de fronteras” y por consiguiente de un control efectivo al ingreso o salida de venezolanos al país. La frontera con Ecuador también es muy activa y por allí ingresan quienes vienen del vecino país para dirigirse hacia Venezuela.

Aunque existen restricciones de tránsito, hay quienes logran entrar sin ningún tipo de control. La situación con Brasil también es muy compleja no solo por la estrecha cercanía de Leticia con Tabatinga, sino porque se trata -en la mayoría de los casos- de poblaciones indígenas que no se rigen por normas o principios fronterizos. El descontrol que existe en Brasil aumenta el riesgo en Colombia en lo que tiene que ver con el Amazonas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más noticias de:

  • Análisis Ley del Montes
  • coronavirus
  • Ley del Montes
  • Pandemia
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web