Johnny Olivares"Además de limpiar y desinfectar su casa en Santa Lucía, Corina Castillo sacó ayer las humedecidas fotografías de una sobrina a la terraza, con el deseo de que el sol las termine de secar y le ayude así a conservar intacto el recuerdo de su familiar. Ella hace parte del grupo de santalucenses que este fin de semana empezó a retornar lentamente a su terruño y que, con la ayuda de la Policía, trabaja aceleradamente en la limpieza y adecuación de las viviendas, con la ilusión de que regresen pronto todos los que se fueron huyendo de las inundaciones. s:3:"al

Un mes y medio después de abandonar su natal Santa Lucía, Lucía Martínez Orozco regresó ayer con su bebé César Daniel Coba, quien cumplía dos años. El niño estaba emocionado, al igual que su mamá que no podía ocultar las ansias que tenía de ver cómo quedó su casa tras la inundación que comenzó el pasado 30 de noviembre, cuando se abrió el boquete en el Canal del Dique, entre Calamar y su Municipio.

Desde Suan, donde alquiló una vivienda por 100 mil pesos mensuales para refugiarse con su madre y su otra hija de 4 años, Lucía madrugó para viajar gratis en una de las lanchas que la Gobernación puso al servicio de los damnificados. En un improvisado puerto, cerca del origen de la emergencia, esperó varias horas por un cupo en una embarcación, ya que había cientos de santalucenses desesperados por retornar al pueblo.

A las 11:15 a.m. por fin llegó a su anhelado destino. Bajo un sol abrasador caminaba a paso acelerado rumbo al barrio Chimbal, donde queda su humilde casa, en la calle 3 con carrera 4. Por el camino iba saludando a sus vecinos, algunos de los cuales nunca salieron de la población y permanecieron en pequeños cambuches que levantaron en una calle angosta, próxima a la orilla del Río, que nunca se inundó.

“Cuando se abrió el ‘chorro’ yo también me quedé ahí un par de días, pero luego decidí ir a buscar refugio en un mejor lugar, por el bien de mis hijos”, comenta la madre soltera, de 25 años. En la puerta de su casa fue recibida por ‘Negrita’, una perra vieja y flaca que sobrevivió a la emergencia y siempre estuvo esperando a su familia.

Después de observar las huellas que dejó el agua, que alcanzó dos metros de altura, Lucía ingresó con miedo de encontrar alguna culebra en su vivienda seca, pero invadida de verdín. Revisó los tres cuartos y las ‘caletas’ en el cielo raso donde dejó guardados utensilios de cocina y los juguetes de sus niños.

Todo estaba intacto, excepto tres butacas que cayeron al agua y se les pudrió la madera. “Creo que dentro de poco ya podremos regresar a nuestra casa. Mañana (hoy) voy a venir con desinfectantes y detergente para comenzar la limpieza”, dijo mientras le mostraba al pequeño César Daniel el patio, que parece una piscina verde y es la única parte inundada.

El primero en retornar. A varias cuadras de ahí, en el barrio Centro, el comerciante Ronie Martínez Villa fue el primer santalucense en volver a habitar su casa, ubicada en la calle 7 No. 5-79. Lo hizo el pasado jueves, en compañía de su esposa, Leidys Arroyo Ortega, de quien se había separado desde que comenzó el desastre. Ella se había ido a Barranquilla y él se hospedó en Calamar, para poder vigilar su casa con regularidad.

Su mujer cuenta que la primera noche fue una pesadilla. No pudo conciliar el sueño porque temía que le cayera encima una culebra o una araña. Sin embargo, ahora está feliz y añora que el pueblo se seque por completo para traer a sus hijos que están donde los padrinos en el barrio Los Alpes, al norte de la capital del Atlántico.

 

DÍA 47

Caudal
El caudal de las aguas es de 550 mt cúbicos por segundo. 

Velocidad
La velocidad de la corriente que atraviesa la estructura de pilotes es de 8 metros lineales por segundo.

Profundidad
La profundidad que hay en el sitio en donde están trabajando es de 18 metros.
 

 

Por Víctor Ovalle Gil

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.