El Heraldo
Coteros descargan un camión cargado de cebolla en una bodega de Granabastos. Christian Mercado
Barranquilla

Fin del paro camionero deja abundancia y precios razonables

La papa, la zanahoria, la cebolla roja y el cebollín, entre los productos que más bajaron. El flete por tonelada pasó de $160.000 a $100.000, dicen los transportadores y comerciantes.

Después de 47 días de paro camionero, el cual se levantó en la madrugada del pasado viernes, las cosas en los mercados de Barranquilla y en la Gran Central de Abastos del Caribe (Granabastos), ubicada en Soledad, empezaron a normalizarse. (Vea Comparativo de precios tras paro camionero).

Según los comerciantes, la entrada de camiones para abastecer los puntos de ventas fue la habitual, por lo que los precios de los productos ya comenzaron a estabilizarse y los que estaban escasos también empezaron a verse por cantidad en los sacos y estanterías que reposan en cada una de las bodegas y negocios de los mercados de La Magola, Barranquillita y Granabastos.

“Pasó lo que tenía que pasar. Los carros que no entraban, hoy (ayer) llegaron normalmente. La mercancía bajó, más o menos, en un 50%. La papa, la cebolla roja y la blanca, la lechuga y la zanahoria están entre los productos que más entraron, y a un precio razonable”, manifestó el propietario de ‘Frutas y verduras el retoño’, en Barranquillita, Antonio Rueda. 

El comerciante detalló que durante el paro pagaba $120.000 por un bulto de papa y ayer pagó $50.000, lo que representa una disminución del 58%; por la cantidad de zanahoria que  le costaba $140.000, canceló $70.000 (50% menos); y por una caja de tomate de 48 libras llegó a pagar $70.000 lo que consiguió ayer en $40.000 (42%).  (Ver tabla de precios reportada por Granabastos).

Agregó que entraron “muchos camiones” a surtir el mercado. “Solo de cebolla roja importada fueron cinco mulas, para una cantidad de 3.500 bultos, y casi mil bultos más de la que viene del interior del país”.

En el local 401 de La Magola, Cielo Barrios vende frutas y verduras menudeadas, y se mostró sorprendida por el valor que tiene hoy el cebollín. “Fue uno de los productos que más barato compré. La libra la conseguí en $1.200 y hace unos días  la compraba en $3.000. Hace dos fines de semana llegó a estar en $7.000”.

El alza en los precios, entre otras razones, se dio por la escasez de productos y el alto costo que se estaba pagando por el flete. Enzo Falcón, quien se encarga de transportar mercancía desde Santander, indicó que “antes de empezar el paro el flete era de $90.000 por tonelada, durante el cese de actividades pedían entre $140.000 y $160.000, y ahora, en este reciente viaje, canceló la suma de $100.000, es decir, ya empezó a normalizarse”.

Pocas ventas. Ayer, en el primer ‘día de plaza’ que se dio después del paro, según algunos comerciantes como Saul Rueda, administrador de ‘De todito, todo fresco’, “hubo pocos compradores y, por ende, las ventas estuvieron muy quietas”.

La razón de dicha pasividad, dijo Rueda, es porque los últimos cinco días de cada mes, normalmente, “son malos”.  Por su parte, Freddy Gutiérrez, minorista de un local en La Magola, atribuye este hecho, sencillamente, a que “no es quincena”.

Orlando Céspedes, propietario de una tienda, carga su carro con productos  que compró en Barranquillita/Clic en la imagen para ver galería.

Algunos tenderos aseguraron que “aún tienen productos guardados, los cuales fueron comprados en los últimos días del paro”, lo que los obliga a vender primero la mercancía guardada para no “sobrecargarse” y terminar “perdiendo dinero”.

“Cuando un producto se escasea, la gente se siente más incitada a comprar porque sabe que va a seguir subiendo de precio, entonces, compra sin miedo porque considera que el consumidor lo va a adquirir a cualquier costo. Y cuando hay demasiada oferta de frutas y verduras, que son productos que se pueden dañar, compran estrictamente lo necesario”, explicó Néstor Sánchez, dueño de otro local situado en Barranquillita.

Los que sí aprovecharon para hacer algunas compras fueron Orlando Céspedes y Carlos Moya, propietarios de tiendas ubicadas en los barrios El Silencio y Las Malvinas, respectivamente.

“Hoy (ayer) compré casi todo a mitad del valor que venía pagando durante el paro”, dijo Céspedes mientras cargaba el baúl de su carro con los sacos. Por su lado, Moya aseguró que la compra que realizó por “un poco más de $300.000, en días atrás hubiese superado los $500.000”.

En Granabastos. En la Gran Central de Abastos el panorama es el mismo que se ve en los mercados locales del Centro de Barranquilla. Miguel Uriel dijo que la papa es un artículo que “bajó en gran porcentaje” y “que la idea es que siga bajando porque se retuvo mucha mercancía que ahora va a empezar a ingresar por cantidad”.

“Durante el paro, veníamos pagando el bulto que pesa entre 45 y 50 kilogramos en $100.000, y hoy (ayer) lo pagué en $55.000”, lo que refleja un ahorro del 45%, precisó el comerciante mayorista, quien dijo, además, que las ventas estuvieron “muy suaves”.

Uriel indicó que únicamente recibió ayer una tractomula cargada con papa y zanahoria, debido a que “tenía mucha mercancía guardada”. “Compré 34 toneladas y media, repartidas entre papa y zanahoria. Esto me costó $36 millones. Por el mismo cargamento, durante el paro, hubiese pagado $52 millones”.

La Gerencia de Granabastos informó que al lugar ingresaron ayer 94 camiones, provenientes de Boyacá, Antioquia, Valle del Cauca, Santander y Cundinamarca, con un total de 1.444 toneladas, mientras que el lunes 18 de julio (día de plaza) solo llegaron 918 toneladas, repartidas en 79 camiones.

Asimismo, reveló que antes del paro camionero el promedio de toneladas que ingresaban era de 1.200 y que durante la protesta la cantidad estaba por debajo de las 800 toneladas (de 60 a 80 camiones).

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.