El Heraldo
Judicial

En dos horas, asesinan a dos conductores de bus en Barranquilla

Miembros del CTI, durante el levantamiento del cadáver del conductor del bus de Sobusa.

Entre las 8:05 y la 10:10 de anoche, dos conductores de bus,  de las empresas Coochofal y Sobusa, fueron asesinados en el suroccidente de Barranquilla.

El primer hecho se registró en la calle 51B con carrera 1D, barrio Carrizal. La víctima, Édgar Escobar Ruiz, de 52 años, y oriundo de La Gloria, Cesar, fue sorprendido por un sujeto que se subió al vehículo de la empresa Coochofal y sin mediar palabra le propinó un impacto de bala en la parte posterior de la cabeza.


El bus de Coochofal terminó estrellado contra una vivienda.

Testigos afirman que en el vehículo de servicio público había pocos pasajeros en el momento del crimen. Asimismo, al quedar el bus sin su conductor, que acababa de recibir el balazo, el automotor quedó sin control, derribó la terraza de una tienda en la que cinco minutos antes había un grupo de personas jugando dominó, y por último se chocó contra el frente de una vivienda.

“Eso fue tremendo. Cuando se escuchó el disparo yo sentí a los pocos segundos que la casa se iba a caer por el golpe que recibió”, afirmó Hernán Viloria, dueño de la tienda que sufrió los daños.

Escobar Ruiz fue llevado al Camino de Santa María, en donde falleció a las 9 de la noche, producto de la herida recibida.

Familiares del occiso reclamaron airadamente en el centro asistencial por la demora en el traslado de su pariente, al parecer, por la falta de una ambulancia que lo realizara.

Miembros de la Policía dijeron que el sujeto que cometió el homicidio estaba identificado y esperaban capturarlo en las próximas horas.

Por otro lado, residentes del barrio Carrizal comentaron que la inseguridad en el sector los “tiene rodeados en sus propias casas”.

Otro homicidio. Dos horas después, otro chofer, esta vez de la empresa Sobusa, Jairo Rangel Bueno, de 48 años, fue asesinado, también a punto de culminar su jornada de trabajo.


El vidrio panorámico del bus de Coochofal quedó destruido.

El homicidio ocurrió en la carrera 14 con calle 50, barrio Cevillar.

Según testigos, un hombre que se acababa de bajar de una motocicleta, paró el bus tres cuadras antes de accionar su arma contra el conductor.

“El tipo tenía apariencia de coleto y nunca pasó de la puerta. Le disparó más de cuatro veces”, afirmó la fuente.

De manera similar al primer hecho, el bus quedó sin control y se estrelló contra el andén de una casa y quedó incrustado en un árbol.

Familiares del occiso que llegaron al lugar de los hechos estallaron en llanto por la trágica muerte de su pariente. Dijeron que Rangel Bueno era un hombre trabajador y era oriundo del municipio del Socorro, en Santander.

Robos o extorsiones. Sobre los dos hechos se manejan dos hipótesis. La primera habla de que se trata de hurtos y la segunda de extorsiones. Precisamente la cercanía de tiempo de los dos homicidios hace pensar que los casos están ligados, afirmó una fuente que pidió reserva de su identidad.

Recompensa. La Policía Metropolitana de Barranquilla ofreció una recompensa de 10 millones de pesos para quienes que den información que permita la captura de los responsables de cualquiera de los dos homicidios.

Por Alejandro Rosales

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.