El Heraldo
Martín Mestre Yúnez (i), padre de la joven asesinada; Nancy Mestre Vargas (d).
EL HERALDO
Judicial

Caso de Nancy Mestre: “Es inaudito que asesinato de mi hija quede impune”

Al cumplirse este lunes 23 años de la muerte de Nancy Mestre, su padre pidió a las autoridades la captura del condenado por el crimen, Jaime Saade. Dice haber recibido alertas de gente que ha visto al homicida en Barranquilla.

Cada 31 de diciembre el hogar de Martín Mestre y Nancy Vargas revive la tragedia que les llegó con el primer amanecer de 1994: su hija Nancy, de 18 años, fue llevada agonizante a una clínica de Barranquilla con una herida de bala en la cabeza. 

A los dos años y seis meses un juez condenó por los delitos de homicidio y acceso carnal violento al administrador de empresas Jaime Saade Cormane, el hombre que pidió permiso a los progenitores para salir con ella. 

“Hemos sufrido 23 años, hoy (ayer) tuvimos la misa de la niña, asistieron unos amigos y, carajo, me sentía como si hubiera sido ayer”, manifestó por teléfono Martín Mestre Yúnez, padre de Nancy, quien a mediados del año de su muerte iba a graduarse de bachiller en el colegio Marymount. 

Saade fue procesado en calidad de reo ausente porque desde la madrugada del asesinato escapó, sin que autoridad alguna lo haya localizado a lo largo de 24 años. El fallo no fue apelado por el abogado de oficio que lo representó, por eso la sentencia quedó en firme desde el primer momento y por disposición de la ley penal prescribirá si el homicida no es capturado antes de julio de 2023.

P.

Hace seis años usted removió el caso y llamó la atención de las autoridades, pero al final desistió por seguridad. ¿Por qué lo hace de nuevo?

R.

Es inaudito que quede impune el asesinato de mi hija. A veces pienso que las cosas se deben dejar, pero la responsabilidad de padre no me permite y, entonces, junto con mi familia, mi hijo, los amigos de mi hijo y algunos amigos míos seguimos removiendo el asunto de manera que no se olvide. Y tocarle el corazón a la gente porque son muchos los que saben y casi ninguno los que informan. Entonces yo digo, ¿a qué le tienen miedo? Saade no es una persona de miedo, entonces quién está detrás de todo esto. Muchos son los que saben porque me dicen: óigame, me dijeron o supe que Saade estuvo aquí en Barranquilla y yo: ¿pero cuándo me lo vas a decir? ¿Cuando ya se fue?

P.

¿Cuándo le dijeron eso?

R.

Sí, en algunas ocasiones, hace algún tiempo. 

P.

¿Pero fue el año pasado o antes?

R.

No, hace como cuatro o cinco años. Otros me dicen que está en tal parte, Brasil por ejemplo. Entonces yo digo: Brasil es muchísimo más extenso que Colombia, yo necesito son datos. Una vez me dijeron varias personas que está en Estados Unidos, entonces lógicamente él debe tener otro nombre, otra cédula, otra nacionalidad. Lo que sí digo es que las autoridades no han sido lo diligentes que debieron ser, ni la Policía, ni la Interpol. Yo he oficiado mucho a la Interpol, les he pasado derecho de petición, les he apoyado con arreglos fotográficos y huellas a través del juzgado de ejecución de penas, lógicamente, para que sea oficial.

P.

Revisando en Facebook uno encuentra todavía el grupo ‘Buscando al asesino de mi hija’. ¿Finalmente no lo cerró?

R.

No, es que yo lo cerré (lo volvió privado) porque comenzaron a acusar personas y mi objetivo no es acusar, sino sacar conclusiones, pero no decir que fulano o zutano. Entonces vi que se estaba convirtiendo en un juego de acusaciones y no me pareció prudente continuarlo. Allí estaban otras personas (implicadas en el crimen). La hemoclasificación de los sémenes mostró varios tipos de sangre. Entonces allí estuvieron varias personas y varias personas estuvieron forzando a mi hija.

Ofrecen recompensa Saade fue procesado en calidad de reo ausente porque desde la madrugada del asesinato escapó, sin que autoridad alguna haya sido capaz de localizarlo a lo largo de estos 24 años. 

La sentencia no fue apelada por el abogado de oficio que lo representó en el juicio, por eso quedó en firme. Un abogado penalista explicó que las penas “empiezan a correr partir de que queda ejecutoriada”. En este caso, el fallo contra el homicida expirará en julio de 2023 si no es capturado antes. 

Por eso, en otro grupo de Facebook ‘Se busca asesino - Jaime Saade’, creado por allegados a la familia de la víctima, se ha hecho el ofrecimiento de 100 mil dólares a quien entregue “información exacta de la ubicación” de Saade Cormane.

P.

En Youtube y también en el mismo grupo en Facebook hay fotos de cómo sería la apariencia actual de Saade (ad portas de los 47 años). ¿Quién elaboró esas imágenes?

R.

Eso todo lo tiene la Policía, se lo mandamos. Un grupo de amigos que dibujan muy bien me ayudaron en eso, hicimos todas las posibles facciones de él en diferentes fechas. Yo veo que ha habido es negligencia. La Policía no ha reconocido mi derecho de padre. Prácticamente me falta es recurrir a las Naciones Unidas.

Además del grupo creado por Mestre, allegados a su familia impulsan otro, ‘Se busca asesino - Jaime Saade’, que exhibe fotos con la posible apariencia actual de él.
P.

¿Qué información le han dicho sobre el paradero del señor Saade?

R.

Que se está buscando.

P.

¿Quién le responde eso?

R.

La Interpol, pero no ha habido ningún resultado. Hoy en día todo está tan sistematizado que falta nada más que tengamos un chip inyectado. Entonces ha habido negligencia, no hemos sentido apoyo de las autoridades, ni siquiera de Barranquilla, nos han dejado solos. Menos las autoridades internacionales, como la Interpol. No sé qué buscan ellos, ni a quiénes, tiene que ser entonces un ‘Chapo’ allá en México o un narcotraficante de renombre.

P.

Archivos periodísticos detallan sobre la presunta participación de más personas en la violación y el asesinato de su hija.

R.

A mí me mandaron una carta donde también decían que (ese día) mi hija estaba esperando a Jaime Saade, que él subió a su apartamento. Entonces, en vista que no llegaba, ella subió y los encontró a ellos maquillados y besándose, cosas así. Entonces cuando la vieron, dijeron que no la podían dejar ir porque ya ella los había visto. La carta termina con ‘señor Mestre, a su hija la asesinaron para que no hablara y no dijera que eran homosexuales’.

P.

¿Recapitulemos cómo fue esa fatídica noche?

R.

El 31 de diciembre (de 1993) estábamos en la casa mi esposa, mi hijo –a quien habían operado–, Nancy y pasamos el día juntos, todos. Ella había pedido permiso porque Jaime Saade, que uno más o menos lo conocía porque él conocía a las amiguitas de ella del colegio Marymount, la había invitado a visitar a los papás de unos familiares, entonces nos pareció normal eso y le dimos permiso con la condición de que regresara a una hora normal, pero si salió a las 12 y media o una, ella no iba a regresar a las 2. Que regresara a las 3 de la mañana, algo así, que no durara mucho. Nosotros nos hemos acostado y nos hemos quedado dormidos. Cuando a las 6 de la mañana me despierto y veo que la niña no había llegado, le digo a mi esposa: ¡mija, la niña! Y salí a buscarla por todos lados. Cuando llego a la casa de Saade, me atiende la mamá –que ya falleció– y me dijo: su hija sufrió un accidente y está en la Clínica del Caribe. Y llego yo a la Clínica del Caribe y encuentro que está con un disparo en la cabeza. Ahí estaba el papá de Saade (Alberto Saade), como eso fue en el apartamento de ellos, y me ha dicho: Martín, tu hija se suicidó.

P.

¿Qué pasó después?

R.

Yo estaba solo, desesperado, fui a buscar a unos cuñados míos, me acompañaron y darle la noticia a mi esposa, imagínate. Yo no sabía si estaba todavía viva o muerta. Después cuando regresamos nos dimos cuenta que la niña todavía tenía una sábana sucia como de arena, estaba desnuda, envuelta; después supimos que la tiraron en un solar, que ella no estaba muerta. Pero después como que consultaron con alguien, entiendo que fue un abogado, y le dijeron que si estaba loco, que (cómo) la sacaba de la casa y la iban a encontrar en un monte. Fue cuando la llevaron a la clínica, pero ya ellos se habían ido todos, habían huido. Pero el responsable y a quien se juzgó fue a Saade, el que la sacó de la casa, con permiso y todo, y está huyendo. De los otros uno no puede decir quiénes fueron, ni quiénes son porque a uno no le consta, ni hubo forma de probarlo, pero sí había otras personas. Y la prueba está en que se hizo la hemoclasificación de los sémenes y había otro grupo de sangre.

P.

Pero nunca se identificaron.

R.

No, nunca. Hoy en día con el ADN se podría hacer, pienso yo, pero hay que ver dónde están esas pruebas. Con el ADN se podría saber quiénes estaban ahí. Y también las uñas, las tenía despedazadas y ella sus uñitas las tenía arregladas cuando salió de la casa, luego ella se defendió. En las uñas también podía haber piel o algo de otras personas.

P.

Tanto tiempo ha pasado.

R.

Han pasado 23 años, la condena fue en julio de 1996, todavía faltan cinco años y medio o seis para que se cumpla. Hay que cogerlo el último día para que empiece a cumplir la condena.

P.

La condena prescribirá.

R.

Sí, creo que si no capturan al sindicado, tiene un término. Entonces, él podría salir libre. ¿Cómo te parece? Aquí las leyes se hacen para el bandido, se legisla para el malo. La condena fue impuesta en julio de 1996, o sea que faltarían seis años, al 2023.

P.

¿Cuándo fue la última vez que tuvo contacto con la Interpol?

R.

Tengo las comunicaciones en un archivo, creo que fue hace como tres años que mandé la última comunicación, que un amigo mío la llevó a Bogotá porque yo no pude viajar, y me dijo que había hablado con un oficial de la Policía encargado de eso, que iban a estar pendientes. Pero qué va, lo mismo de siempre. Para mí son unos farsantes, ahí solo buscan personas de fama, porque hasta ahora no ha habido resultado.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.