Deportes | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Shirleidis Orozco entrena en el estadio Metropolitano.
Luis Rodríguez Lezama
Deportes

Shirleidis Orozco, de Polonuevo a la selección Colombia de boxeo

La pegadora atlanticense de 19 años, medallista de bronce en los Juegos Nacionales, buscará en la categoría mayores un cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Su rostro no se ve maltratado, sus uñas lucen un impecable esmalte transparente y su nariz no tiene señales de guerra. A simple vista Shirleidis Orozco Martínez no refleja lo que es, una boxeadora. Su tierna voz se contrapone a la rudeza con la que guantea con uno de sus compañeros en el bloque 18 del estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

Bajo la oscuridad, con tres focos que iluminan cada uno de los cuadriláteros donde entrenan los pupilos de Carlos Ramos y con murciélagos desplazándose de un extremo al otro con destino incierto, Shirleidis va aceitando sus nudillos para llegar en óptimas condiciones a la selección Colombia de mayores que participará en el clasificatorio, en Buenos Aires, con miras a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El estratega cubano Rafael Iznaga, al servicio de la selección, se enamoró de su técnica en los Juegos Nacionales de Bolívar y vio en la pugilista de 19 años un diamante en bruto que puede pulir para que escale lo más alto posible. Tres años antes, en un Campeonato Nacional, Julio Torres Roca, hoy presidente de la Liga de Boxeo del Atlántico, se había percatado de su destreza en el ring.

“Él (Julio Torres) siempre me aconsejó desde que me vio en el torneo que se hizo aquí en Barranquilla hace tres años. Me dijo que no desistiera, que me esforzara, siempre ha estado motivándome pese a que el año pasado Indeportes no nos haya dado recursos para ir a torneos”, responde Shirleidis, quien empezó a pelear desde los 12 años en el barrio Camilo Torres de su municipio natal, Polonuevo.

Travesía diaria

De lunes a viernes Shirleidis llega al ‘Coloso de la Ciudadela’ para no restarle gasolina a sus sueños. Diariamente invierte 12 mil pesos para no fallar a la cita. Al salir de su casa toma una mototaxi que le cobra mil pesos, luego se sube a un bus para abandonar su municipio y llegar a Barranquilla. El costo de este transporte es de cuatro mil pesos. De regreso vuelve a invertir cinco mil pesos más y los dos mil que le quedan es para calmar la sed con una botella de agua. Entre ida y vuelta invierte dos horas de su tiempo.

“El momento más duro para mí es salir de mi casa a diario. Pese a todo es algo motivador, hago el esfuerzo porque siento que va a haber recompensa. Yo me esfuerzo y veo que cada día mejoro más. Me esfuerzo para ser mejor persona y para ser una gran deportista. Al principio mi mamá (Mónica Martínez)  no quería que yo boxeara, prefería verme en el patinaje o hasta como modelo. Mi tía decía que esto era solo de hombres y mi papá (Manuel Orozco) me ha apoyado desde siempre y es el que costea mis pasajes, las vendas, los zapatos, pero cuando no hay, no vengo a entrenar”, expresa la pegadora morena que hace parte de los 69 kilogramos.

La pegadora, de 19 años, tiene su nombre y unos guantes de boxeo tatuados en su pierna derecha. Luis Rodríguez Lezama

Su mayor éxito

El pasado 21 de noviembre en los Juegos Nacionales de Bolívar la púgil atlanticense cristalizó lo que hasta ahora ha sido su mayor éxito, la presea de bronce en su primera salida en estas justas deportivas. En semifinales cayó (5-0) ante Jennifer Cáceres, del Tolima, y quien al final se quedaría con el primer lugar del podio.

“De parte de la administración deportiva no tuvimos ningún apoyo. No tuvimos fogueos, pero le pusimos corazón a los entrenamientos y con ganas de triunfar, de quedar campeones fuimos a esas justas. Esa medalla me supo a alegría, me sentí contenta porque a pesar de no tener la preparación necesaria logré una medalla que fue para mí importante en mis primeros Juegos Nacionales”.

Tiene sueños claros y un discurso prometedor como sus rectos de derecha. “Yo aspiro, tengo las ganas y quiero llegar a unos Juegos Olímpicos. Quiero hacer historia, después de ahí saltar y ser campeona mundial. En esto aspiro a muchas cosas y sé que lo voy a lograr”, manifiesta con ímpetu.

En su maleta, además de sus guantes y sus vendas, no pueden faltar pintalabios y maquillajes. Pese a que en principio la criticaron y la trataban “como un hombre”, Shirleidis defiende a capa y espada su feminidad. Ama su deporte y no le tiene fobia a los impactos en su rostro.

“Si me diera miedo no lo hiciera. No le tengo miedo a que me peguen, eso sí, gracias a Dios no me han noqueado ni nada. No he caído a la lona. Cuando tenía como seis peleas noqueé a una muchacha de aquí, de la Zona Cachacal,   en unos interclubes. En cuanto a mis maquillajes y lo femenino, siempre trato de vestirme bonito, de maquillarme, de hacer todo lo que hace una mujer. Que sea boxeadora no afecta esos detalles. Me gusta que me digan que yo me visto bonito, me gusta asombrar (risas)”, añade.

Respeto y propósitos

Tres íconos del boxeo del pasado y del presente inspiran la carrera de Shirleidis Orozco. “Admiro mucho a ‘Canelo’ Álvarez y lo que hicieron Muhammad Ali y a ‘Kid Pambelé’. De ellos tres miro muchos combates para agregarle cosas a mi estilo”, confiesa.

Pese a que la filosofía de su deporte es hacer daño a su contrincante para ganar, uno de los propósitos de la joven prospecto es estudiar medicina para salvar vidas.

“Me gusta, me encanta mucho la medicina. Para mí es la ciencia de servir al bien común. Me gusta atender a las personas, revisarlas y que todo esté a la perfección”.

Agotada y bañada en sudor Shirleidis termina una jornada más de entrenamientos. Toma su maleta y emprende de nuevo el camino a casa. La espera una hora de viaje, pero hoy ha cumplido con una jornada más para estar un peldaño más cerca del éxito.

El entrenador Carlos Ramos alistando a su pupila Shirleidis Orozco para una nueva sesión de guanteo.

“Es una pegadora con estilo”: Julio Torres

Julio Torres, presidente de la Liga de Boxeo del Atlántico, tiene grandes esperanzas en la joven boxeadora nacida en Polonuevo. “Es una boxeadora estilista, que se mueve bien en el ring. Es inteligente y yo pienso que con una buena preparación y mejorando las condiciones técnicas, que lo hará seguramente en la selección Colombia, tendrá futuro. Con 19 años creo que tiene toda una carrera por delante”, cerró.

“Va a llegar muy lejos”: Carlos Ramos

Carlos Ramos, uno de los entrenadores más importantes en selecciones Atlántico, sabe que en Shirleidis tiene un gran elemento para bañar de gloria al Atlántico. “Es una persona disciplinada. Su técnica es natural y es el prospecto en el Atlántico. Tiene todas las condiciones, hay que quitarle el miedo y el temor de que no la golpeen, pero es una excelente deportista que llegará lejos”.

⚡ Vive la experiencia de una Feria Virtual 🏠 ¡Desde la comodidad de tu casa! 👉 VISITANOS 🚀

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más noticias de:

  • boxeo
  • Boxeo en Barranquilla
  • Boxeo femenino
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web