El Heraldo
Cortesía
Deportes

¿Por qué Jarlan no y Teo sí?... ¿Justicia selectiva?

Jarlan Barrera sale impune tras provocación a afición del Junior. El Comité Disciplinario del Campeonato cerró y archivó el caso del volante samario, que hizo gestos hacia la hinchada rojiblanca.

Gambeteó la sanción. A pesar de que varios videos evidencian la provocación, del testimonio del comisario de campo, Carlos Acosta Villa,  y de que ya existía un precedente de suspensión sobre Teófilo Gutiérrez por una situación similar, Jarlan Barrera salió impune tras los gestos de provocación que le hizo a la hinchada de Junior durante el partido que el equipo rojiblanco le ganó 3-0 al Nacional, en el estadio Metropolitano, el jueves 28 de julio, en los cuartos de final de la Copa Colombia.

El Comité Disciplinario del Campeonato, a través de la resolución 044, publicada este jueves en la página web de la Dimayor, informó que cerró y archivó la investigación por el caso del volante samario.

“El Comité decidió decretar el cierre y archivo de la investigación en contra del jugador Jarlan Barrera  bajo  el  entendido  que  el  solo  hecho  de  tocarse  el  escudo  no  era  constitutivo  de  una infracción disciplinaria, por lo que era necesario examinar a detalle el contexto y escenario en el  cual  se  produjo  la  conducta  y  así  determinar  si  encuadraba  o  no  dentro  de  la  conducta proscrita”, se sintetizó en el comunicado.

Jarlan, tras ser sustituido al minuto 76, con el partido 2-0, se tocó una y otra vez el escudo del cuadro verdolaga con la mirada clara y directa hacia la tribuna de occidental, lo cual generó el inmediato repudio y enfado de los hinchas rojiblancos, que lo despidieron con una lluvia de insultos por su pasado como rojiblanco.

Rasero diferente

En la resolución, sin mencionar a Teófilo Gutiérrez, suspendido con el Deportivo Cali por unos gestos similares, se trata de explicar y justificar por qué hubo sanción para el jugador del verde azucarero y no para el futbolista del verde antioqueño.  

“Bajo este marco, el Comité analizó que los presupuestos fácticos bajo los cuales tocar el escudo ha sido sancionado como conducta provocadora no se satisfacían en el presente caso en tanto: el jugador Barrera se dirige hacia el banco de suplentes al ser sustituido, razón por la cual el partido aún se encontraba en trámite y no se dirigió específicamente a esa tribuna a fin de gesticular en su contra sino como consecuencia normal de la ubicación del banco de suplente”, dice la síntesis de la resolución. 

“El jugador Barrera se encontraba siendo abucheado por parte de las tribunas, situación que permite explicar que su gesto no tuviera como motivación la provocación a la tribuna, sino un gesto normal en el marco del fútbol profesional, con respecto a ser abucheado”, agregó.

A Teófilo Gutiérrez le aplicaron el artículo 65, ‘provocación al público’, que se refiere en su numeral 1: “Toda persona que provoque al público durante un partido será sancionado con una suspensión de dos (2) a cuatro (4) fechas y una multa de dos (2) a ocho (8) salarios mínimos mensuales legales vigentes al momento de la infracción”.

Resulta increíble que Teo haya sido sancionado por lo mismo y Jarlan no. No se termina de entender por qué el rasero con el que se mide es distinto.

“Contrario al caso que constituye un precedente de similar naturaleza (el de Teo), este sí permite introducir una duda en torno a si la pretensión fue o no la de provocar al público; duda que para el caso presente el Comité resolverá a favor del investigado”, se afirma en la resolución. 

“Por lo anteriormente expuesto, al no tener elementos de juicio suficientes y destacarse la existencia de una duda válida, esta autoridad disciplinaria no encuentra evidencia que permita determinar que el jugador del registro de Nacional incurrió en la infracción dispuesta en el numeral 1 del artículo 65”, se concluye.

En el informe disciplinario publicado en la Dimayor, también se argumenta, de parte de Nacional, que Junior no envió una queja formal por los gestos de Jarlan Barrera y afirma que eso es indicativo que lo sucedido no es una conducta sancionable.

“Son gestos de celebración que en sí mismos no tienen por qué considerarse como una provocación cuando es un gesto común en el fútbol”, apuntó Nacional.

“En el eventual caso que sí hubiese existido una provocación, era claro que el Club Junior FC, en representación de sus aficionados, hubiese presentado una queja por lo ocurrido. Sin embargo, es evidente que Junior FC  no presentó ninguna queja  por  la conducta de Jarlan Barrera, porque sencillamente no existió ninguna provocación por parte del jugador”, esgrimió el club verdolaga.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.