El Heraldo
Aficionados en plena protesta ante los altos precios de las bebidas y comidas al interior de los estadios.
Deportes

Crisis toca el béisbol venezolano

El caos económico azota la pelota del país vecino, donde el número de aficionados en los estadios ha decrecido • Subieron demasiado los precios de las entradas y las cervezas.

Los ruidosos juegos de béisbol en Venezuela, costeables y llenos de cerveza, desde hace tiempo han sido el refugio de los aficionados ante la creciente crisis económica del país.

Ahora, un incremento del cuádruple del costo en los boletos de entrada ha representado un duro golpe al pasatiempo nacional. Este mes, la temporada inició ante estadios a la mitad de su capacidad y con peloteros que señalan que su dieta salarial diaria no es suficiente para comprar un almuerzo.

Durante un reciente encuentro nocturno, los arraigados seguidores del béisbol, que celebran lo que en Venezuela se define como la religión nacional, ocuparon apenas una tercera parte del estadio en el centro de Caracas.

La plaza de vendedores a las afueras del inmueble daba la sensación de un pueblo fantasma, que ha marcado gran parte de la vida venezolana mientras la nación comunista lidia con la mayor inflación del mundo y un severo desabasto de artículos importados. Durante el primer mes de la temporada, la asistencia promedio se redujo en 25% en el estadio con capacidad para 25.000 espectadores.

“No es sólo el costo de la entrada, es todo el gasto que hace una familia para su estancia durante el juego”, dijo Luis Rojas, director del Estadio Universitario de Caracas.

Aunque la mayoría de los sudamericanos prefieren el fútbol, Venezuela está loca por el béisbol.

Durante el receso en las Grandes Ligas, peloteros de todos los niveles regresan al país para seguir jugando pelota.

El hecho de que miles de venezolanos sigan dispuestos a pagar los nuevos costos al estadio, de hasta 2.000 bolívares —una quinta parte del salario mensual promedio— es evidencia de su amor por el juego.

Un vendedor de cerveza fue abucheado durante su trayecto en el graderío tras anunciar a los descontentos aficionados que el precio de la botella de 300 mililitros (10 onzas) aumentó de 30 a 120 bolívares con respecto al final de la temporada anterior, y las marcas más populares ya no están a la venta.

“El año pasado mis zapatos costaban 2.000 bolívares y ahora cuestan 18.000”, gritó de regreso a los consumidores.

Incluso aquellos aficionados a la cerveza que cuentan con los medios se están limitando.

El locutor de radio Daniel De La Cruz se ha limitado a dos botellas de cerveza light por entrada, en lugar de ordenar la caja de 36 para él y su esposa, como solía hacerlo.

“Este año tampoco me alcanzó para comprar un nuevo jersey”, comentó. “Aun así no puedes ver el juego por televisión. El béisbol es la vida para los venezolanos”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.