El 2012 fue un buen año para el tenis, con cambios incluidos. Los cuatro fantásticos sacaron lo mejor de sus súper poderes y demostraron por qué tienen madera para seguir en lo más alto del ránking masculino de la ATP. En las mujeres, el asunto fue diferente, pues aunque Victoria Azarenka es en teoría la mejor (por su actual No. 1), Serena Williams sacó en mayor medida su garra tenística.

Las raquetas comenzaron a moverse en Australia, en enero, donde Novak Djokovic revalidó su campeonato y batió a Rafael Nadal en el que fue considerado el mejor partido del 2012.  Cinco sets emocionantes donde el serbio demostró que sus largas piernas sirven más que para dar pasos estirados. Por el lado de las mujeres, una inmensa Azarenka jugó su primera final de Grand Slam y se llevó por delante a tenistas de la talla de Kim Clijsters y María Sharapova, quien se quedó parada viendo cómo la bielorrusa se hacía con su primer Grande y echaba al traste el número 1 de Caroline Wozniacki, quien hasta ahora ha sido incapaz de conseguir un Major.

En mayo llegaría la adrenalina sobre el polvo de ladrillo de Roland Garros, donde Nadal batió el récord de Bjorn Borg y se convirtió en el único tenista de la historia con siete abiertos franceses; su víctima en esta oportunidad fue Djokovic. Por ese resultado puede que el español sea el mejor tenista sobre arcilla de todos los tiempos. En la rama femenina, Sharapova se sacó la espinita del Abierto de Australia y subió de nuevo a lo más alto del ránking, volvió a ser la ‘Reina’ al hacerse con la corona parisina. Su contendora fue la italiana Sara Errani.

Al mes siguiente, en Wimbledon, se materializaría una de las finales más emotivas de la historia, esta vez entre Roger Federer y el local Andy Murray. Pero el escocés jugó con más corazón que tenis (que fue bastante) y Federer le sacó ventaja en los errores no forzados. Así, Su Majestad alcanzó su 17° título de Grandes y se adjudicó un  empate con William Renshaw y Pete Sampras sobre el césped británico. Entre las mujeres, Serena Williams sacó su poderío y se impuso ante Agnieska Radwanska, ratificándose como la mejor del circuito, pese a que el número 1 aún le es esquivo.

Como dato aparte, pero no menos importante, Rafael Nadal saldría en segunda ronda, ya afectado de su rodilla, lo que lo alejó de las canchas por el resto del año y lo privó de competir en los otros torneos. El mayor damnificado fue su escalafón, que pasó de 2° a 4°.

Solo dos semanas después de Wimbledon, allí mismo en Londres, se jugarían los Olímpicos. Murray demostró que ‘el golpe intangible’, su mente, también hace parte de su repertorio, y logró, por fin, ganarle a un siempre grande Federer (quien alternó la punta del ránking con Djokovic a lo largo de este año), y privarlo así del Golden Slam de su carrera. En la capital británica se encontrarían las últimas ganadoras de Majors, Sharapova y Serena Williams, por la presea dorada. La norteamericana dejó anclada a la rubia rusa sobre la cancha y, en un juego flojo para la altura de lo que se jugaba, se colgó el metal más preciado.

El año se cerró en la Nueva York que no duerme, en el Abierto de los Estados Unidos, donde Murray le sacaría ventaja a sus rivales eternos (Djokovic, Federer y Nadal) y sería el único de los cuatro fantásticos con dos títulos grandes en el año, pues ya había conseguido el oro olímpico. En cinco sets acabó con el sueño de Djokovic de retener el título, sin embargo, no logró impedir que el serbio fuera reconocido por la Federación Internacional de Tenis (ITF) como el mejor jugador del año, como reconocimiento a su regularidad. Serena Williams volvió a hacer de las suyas, convirtiéndose así en la mejor jugadora del año, también señalada por la ITF. El número 1 aún no llega, pero ella sabe que es la mejor. De eso no hubo duda.

Entre los retiros importantes del año se encuentran los de Fernando González, el chileno, y Andy Roddick, quien le dijo adiós a las canchas en el US Open, su torneo amado, el único Grande que logró ganar al derrotar a Juan Carlos Ferrero en el 2003.

Por Andrea Jiménez J.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.