Cultura

Nostalgia de carnaval: un sentimiento sin disfraz

El alma de la fiesta barranquillera son sus disfraces y los personajes que los encarnan. Ocho de ellos  narran sus ausencias.

Sin disfraces no hay Carnaval, el disfraz es la fiesta. Es el niño convertido en el Iron Man que salva a sus amiguitos, el hombre hecho viuda o la vecina vestida de Joselito, es el adulto que danza y vuelve a la niñez. Como dijo Séneca: al ponerte el disfraz te lo quitas.

Ese acto de quitarse la máscara que llevan todo el año para encarnar por cuatro días el ser que los hace realmente felices, en el 2021 se quedó en un armario. Por ahora un virus superó el disfraz, aporreó el alma de ocho líderes que ejemplifican el sentir de miles de carnavaleros que saben que su lucha por la tradición no contempla la derrota.

Hansel Vásquez.
Marco Fidel Comas: El Tigre

“‘Erda’ amigo estoy bastante triste, yo nunca jamás pensé que los carnavales iban a ser así, lo digo sinceramente, esta es una tristeza grande que nunca la había sentido”, ruge el tigre sin rayas con la voz quebrada. Recuerda que para el día de hoy (el miércoles pasado) ya tenía todo listo para estar en la Vía 40 desde las 10 de la mañana. Este barranquillero ha ganado con su disfraz tres Congos de Oro en 28 años de recocha y tradición. Este domingo estará en su casa respetando el toque de queda.

Hansel Vásquez
Alberto José Comas: El Villano

El Zorro, encarnado por su vecino Javier Molina, compañero inseparable en sus caminatas por el Cumbiódromo, necesitaba un rival para sus duelos de espada. Ahí nació su disfraz. Juntos han ganado siete Congos de Oro. Parido en el barrio Chiquinquirá, en la calle 40 con carrera 32, es el director de su grupo de disfraces que lleva su mismo nombre. Este domingo estará en su casa disfrazado de El Villano, la ausencia del zorro parrandero por ahora será suplida por su hija, su yerno y sus nietos.

Hansel Vásquez
Jairo Padilla: El Desangrado

La violencia que se vive en Colombia y el planeta motivaron su disfraz de El Desangrado. Así, escupiendo un líquido rojo que sale de su boca y se escurre por su cuerpo lleva 21 años tiñendo de sátira el Carnaval de la ciudad donde nació. “Hay tristeza este año, esta es la fiesta de los barranquilleros, vamos a ver qué se puede hacer, no me voy a disfrazar, pero sí voy a poner mi música para bailar. No es lo mismo que estar en la Vía 40, pero ajá...”, exclama el ganador de cuatro Congos de Oro.

Hansel Vásquez
Fredys Alvear: María Abanico

“El difunto Emil Castellanos, la popular María Moñitos, una vez pasó por mi casa en Rebolo y me dijo: –Hey pelao, porque no te vas conmigo al desfile y te ganas una platica, te va mejor-. Yo le obedecí. Me dijo que le pusiera nombre a mi disfraz, que él se llamaba María Moñitos, entonces me puso María Abanico”. Así, este hombre de Calamar, Bolívar, se volvió hacedor del Carnaval. Ya lleva 45 años en la fiesta, dice que los que lo conocen están más preocupados que él por la ausencia de María Abanico.

Hansel Vásquez
Dagoberto Esmeral: Monocuco Individual

Durante 19 años sin pausa ha salido en el Carnaval de Barranquilla. El mayor premio que ha obtenido por todas sus apariciones son “los amigos” que a su lado han sudado, bebido, cantado y llorado. El amor a la fiesta lo flechó en Rebolo, el barrio donde nació. Ahora vive en Soledad, en Santa Inés. En su casa se disfrazará para tomarse la foto, escuchar música y no olvidar la alegría. Dice que “gracias a Dios esto ya está pasando” y tiene “un año por delante” para soñar el Carnaval 2022 de la libertad.

Hansel Vásquez
Carlos Comas: Kalimán

Escuchando las aventuras de Kalimán por Todelar Radio, en 1960, se imaginó vestido de traje blanco y turbante. Hace seis años dice “serenidad y paciencia” por la Vía 40. Antes se vistió de gorila y tigre, pero lo suyo era Kalimán. Ya son dos décadas participando en la fiesta como buen barranquillero. Además de los desfiles también extraña las visitas que hacía a los parques con Fundicarnaval vestido de superhéroe. Viendo televisión y leyendo prensa disimula en su casa la nostalgia del Carnaval.

Hansel Vásquez
Gilberto Jiménez: Óscar de León

“Es el tipo más famoso de Guaranda, Sucre, pero sin plata”. Hace 18 años es el “doble de Óscar de León”, personaje que admira y al que le hace barra. Con su bigote tupido y sus ojos verdes aguados, este ebanista no oculta la tristeza de no poder bailar con su contrabajo que construyó. “El Carnaval es una cosa tradicional que llevamos aquí (se señala el corazón), por lo menos yo”. En su casa en Soledad se reunirá en el patio con su familia para celebrar el cumpleaños de su hija. El disfraz lo dejó guardado, así como su gusto por la cerveza.

Hansel Vásquez
Juan Ruiz: Hugo Chávez Frías

Es el fundador y presidente de Fundicarnaval, entidad que agremia a unos 300 disfraces individuales de carnaval. Hace énfasis en dos cosas: que se disfraza del “presidente Chávez” porque se identifica ideológicamente con él, y que de esta pandemia los disfraces saldrán más fortalecidos. Nació en Santa Marta y hace 20 años sale en el Carnaval de Barranquilla. En el barrio Olaya, donde vive, planea su participación desde la virtualidad. Espera que Joselito resucite y nos saque de este “velorio colectivo”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Carnaval de Barranquilla
  • disfraces
  • barranquilleros
  • Nostalgia
  • fiestas
  • Cultura
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.