El Heraldo
Los integrantes de la familia Durán se disfrazaron para compartir en su vivienda en el barrio Las Nieves.
Luis Rodríguez
Barranquilla

Toque de queda: la música no dejó de sonar en las esquinas

Habitantes de distintas zonas de Barranquilla expresaron su nostalgia por no poder celebrar las carnestolendas. Autoridades intervinieron 132 fiestas.

Nostalgia se respiraba por las solitarias calles de Barranquilla. Un enrarecido ambiente se vivía en los barrios populares, considerados como los sectores en los que se encuentran arraigadas las tradiciones y manifestaciones culturales que engrandecen al Carnaval.

Aunque la música retumbaba con fuerza en cada una de las esquinas de ‘La Arenosa’, por las calles no se observaban a congos, garabatos, marimondas ni toritos paseándose a sus anchas.

Este fue un domingo diferente para los amantes del Carnaval. En esta oportunidad el guayabo no fue producto de las extensas jornadas de jolgorio y frenesí, sino por la imposibilidad de revivir las escenas propias de esta temporada  a causa de la pandemia.

Ataviado con algunas prendas de un atuendo de indio, Jimmy Durán compartía con algunos de sus familiares en la terraza de su hogar, enclavado en todo el corazón del barrio Las Nieves, aquel en el que están acostumbrados a pintarse de blanco, tal como lo relata un clásico tema carnavalero interpretado por el dominicano Cuco Valoy.

El toque de queda y la ley seca no fueron impedimentos para desempolvar sus disfraces y contagiarse del ambiente festivo que caracteriza a las fiestas del dios Momo.

“Todo esto es duro pero debemos hacerlo, porque muchos amigos se han ido a causa de la pandemia. Normalmente, hoy (domingo) fuese un día en el que estaríamos desfilando o en las calles como todo hacedor del Carnaval”, dijo el hombre, quien es el director del disfraz colectivo Caníbal Emplumado.

Solitarias se encontraban las calles de la ciudad. Luis Rodríguez

A pocas cuadras, Rosa María González optimizaba el tiempo para prender algunos leños e iniciar la preparación de un suculento sancocho de pescado de mar acompañado con arroz y refresco. Un verdadero “levanta muerto” que sus clientes apetecen en tiempos de Carnaval.

“El cierre me cayó como un baldado de agua fría porque en un día de Carnaval fácilmente podía vender 400 mil pesos con las sopas. Yo tengo mis clientes fijos pero no es lo mismo vender a domicilio que atender a la gente”, dijo la mujer.

Con su rostro teñido completamente de blanco a causa de la maicena, Luis Martínez departía junto a sus allegados al ritmo de un sonado chandé en la terraza de su vivienda en el barrio Montes.

“Es una costumbre que nunca se pierde, todos sentimos al Carnaval de Barranquilla. Lo extrañamos pero debemos cumplir las normas”, sostuvo el hombre, quien se autodenomina como un “barranquillero de pura cepa”.

Rosa González prepara el sancocho. Luis Rodríguez

Para los vecinos de la calle 21, la tristeza también afloró este domingo. La no realización de la Gran Parada Carlos Franco era un hecho que nunca se les cruzó por la mente.

“Un domingo de Carnaval normal hay mucha gente por este sector, pero ahora solo están los familiares de los que están internados en el hospital. Es un ambiente muy distinto”, dijo Magdalena Tafur, vecina del barrio El Carmen.

En otro sector de la ciudad, más exactamente en el mercado de Barranquilla, Agustiniano Manjarrez  rememoraba el Carnaval de antaño mientras vigilaba un cargamento de papa y cebolla.

“Ha estado muy quieto. Un día como hoy, las personas venían a trabajar y en los locales se sentía el ambiente carnavalero. La soledad que hay acá, asusta a cualquiera”, sostuvo Manjarrez.

Y en medio de todas las añoranzas que siguen retoñando en su sentir, los barranquilleros no pierden la esperanza de que el próximo domingo de Carnaval puedan vivirlo plenamente, sin la pandemia acechándolos. 

Controles de las autoridades. Cortesía
Autoridades apagaron 132 fiestas en la ciudad durante el toque de queda

Un total de 132 fiestas fueron intervenidas por las autoridades durante la noche del sábado y la madrugada del domingo, debido a la medida de toque de queda que fue adoptada por la Alcaldía.

La Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana también reportó que durante ese periodo se presentaron 20 atenciones a comercios, así como 65 traslados a la Unidad de Convivencia Ciudadana y Justicia (UCJ).

“Este es un momento en el que todos debemos poner de nuestra parte, por eso, con las autoridades, hacemos un mayor acompañamiento a la ciudadanía”, sostuvo el jefe de la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana, Nelson Patrón.

Según el reporte, la mayoría de los casos fueron atendidos en la localidad Metropolitana (43,8%), seguida de Suroriente (31,6%), Suroccidente (22,8) y Riomar (1,7%). Es de destacar que en la localidad Norte-Centro Histórico no se realizaron llamados a las autoridades.

La Policía reportó la intervención de 167 fiestas en Barranquilla y su área metropolitana durante la noche del sábado. Además, se impusieron 408 comparendos y 93 personas fueron conducidas a la UCJ. Las autoridades recibieron 1.510 llamadas por temas de volumen alto y riñas, así como fueron incautadas 115 armas blancas.

Imponen 459 comparendos

La Policía del Atlántico reportó que durante el fin de semana se impusieron 459 comparendos a ciudadanos que no acataron las medidas de ley seca y toque de queda en los municipios. Las autoridades indicaron que en medio de los controles fueron intervenidas 35 fiestas en distintos municipios.

Entre los sitios inspeccionados se encuentran 2 galleras, patios y fincas con reuniones multitudinarias en la zona rural de los municipios de Luruaco y Repelón, donde fueron sorprendidas 100 personas consumiendo bebidas embriagantes e irrespetando el distanciamiento social así como el no uso del tapabocas. Durante el fin de semana se logró la captura de 36 personas por diferentes delitos y la incautación de 1.000 dosis de estupefacientes y 15 armas blancas, así como la recuperación de tres motos y 7 celulares.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.