Barranquilla | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo
El Amira desarrolló una intensa actividad cultural entre 1982 y 2012. En 2016 tuvo su cierre preventivo.
Archivo
Barranquilla

El Teatro Amira de la Rosa sería intervenido en 2022

En la segunda socialización del PEMP se comentaron los avances que conducirán a la recuperación de la edificación patrimonial.

La primera de las tres fases encaminadas a la intervención y recuperación del Teatro Amira de la Rosa ya está culminada. Este jueves se presentó a las 11:00 a. m. su socialización en la cuenta de Facebook del Banco de la República, entidad encargada de administrar el recinto cultural cerrado preventivamente desde 2016.

La primera socialización se llevó a cabo el pasado 9 de octubre y en ella se aclararon los objetivos del PEMP o Plan Especial de Manejo y Protección, del que está a cargo la firma NVP, dirigida por Néstor Vargas, quien presentó los resultados de la formulación que a raíz de la pandemia ha padecido más retrasos de los esperados.

Los estudios iniciales de análisis y diagnóstico del PEMP arrojaron resultados sobre la situación del Teatro Amira de la Rosa en sus dimensiones urbanísticas, técnicas y sociales, las cuales servirán de insumo para sustentar las siguientes dos fases. Estas contemplan el desarrollo de diseños (en el transcurso de este año y el siguiente) y la ejecución de obras de intervención del inmueble, que se proyecta realizar en 2022, según se indicó en la presentación.

Como aclaró Néstor Vargas, el PEMP es un instrumento para la protección y la ejecución de las acciones necesarias para recuperar de manera integral los Bienes de Interés Cultural (BIC) como el Amira de la Rosa, y busca garantizar su duración en el tiempo no sólo desde el punto de vista estructural, sino de su valor patrimonial. Por tanto, el PEMP establece las herramientas que permitirían “proyectar el manejo del inmueble patrimonial de forma que sea sostenible en el tiempo y se preserve para las futuras generaciones”.

Durante la transmisión se mostraron las distintas etapas de la fase de análisis y diagnóstico, la cual comprendió una serie de estudios históricos, de valoración, espaciales, técnicos, socioeconómicos, legales e institucionales del teatro. Se dio a conocer que los usuarios del Amira son principalmente estudiantes de la ciudad de ingresos medios y bajos y cuyo tiempo de movilización para acceder es de 1 a 2 horas aproximadamente. Asimismo, se estableció que en las manzanas circundantes al teatro la población mayoritaria es de personas mayores (60 años), de ingresos medios y altos y de alto nivel educativo.

Cabe resaltar que en la presentación destacaron que existe una “insuficiencia de espacio público efectivo” en el sector, es decir poco “espacio público de carácter permanente conformado por zonas verdes, parques, plazas y plazoletas”. Esto se hace más visible con la concentración de infraestructura cultural, deportiva y educativa de la escala urbana.

Para el PEMP también se realizaron encuestas virtuales a 386 ciudadanos en alianza con la Secretaría de Cultura del Distrito, que proporcionó su base de datos para llegar a la población.

La mayor participación en las encuestas estuvo en los estratos 1, 2 y 3 (con el 74 %); una parte a título personal (77%) y el 23% restante como agrupaciones de danza, literatura, música, teatro, etcétera.

El 74% dijo que se mostraba satisfecho con las actividades del teatro y veían la conservación del mismo como un beneficio ciudadano. De los aspectos que valoran del recinto un porcentaje destacó su arquitectura (24%) y otro la programación (17%), la elegancia (17%), la acústica (15%) y la comodidad y confort (14%).

Natalí Alférez habló del diagnóstico técnico del edificio. “Pudimos ver que el teatro pasó por un largo proceso constructivo, lo que hizo que la estructura se expusiera a la intemperie por cerca de 14 años”. Añadió que las condiciones de la humedad, el ambiente, las altas temperaturas características de Barranquilla incidieron también en su “regular estado de conservación”.

El teatro actualmente presenta “corrupción de la armadura” debido a las condiciones como la del  cuarto de máquinas, “sin cubierta, deteriorado en columnas y vigas”.

En buen estado se encuentran “la cimentación, cielos rasos, vitrales y algunos elementos en maderas”, pero otros están afectados “por el ingreso de agua lluvia”.

Sobre el estado físico, Néstor Vargas añadió que demuestra que las estructuras deben intervenirse y las más expuestas “ser reconstituidas y reemplazadas” debido al “gran avance de estado del deterioro”.

Hacia el final se mencionó el propósito de ampliar la capacidad de oferta cultural, la actualización técnica del teatro y su conexión con el parque 11 de noviembre.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Todo lo que usted necesita saber sobre la vacunación contra la COVID-19

Conoce más aquí

Más noticias de:

  • Teatro Amira de la Rosa
  • PEMP
  • estudios
  • recuperación
  • Secretaría de Cultura
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web