El Heraldo
Las "pollas" y predicciones de resultados en Fundelima. Luis Felipe De la Hoz
Barranquilla

El adiós de Colombia desde la emoción del comerciante y el empleado

Así vivieron las empresas y el sector público la eliminación de la Selección del Mundial de Rusia. 

Barranquilla se paralizó por la Selección Colombia hasta el tiro desde el punto penal de Carlos Bacca tapado por Pickford. Hasta donde llegó la selección en el Mundial de Rusia, el comercio, el sector servicios y las empresas también extendieron una jornada especial.  Durante 3 horas y 50 minutos y, hasta cuando el delantero inglés Dier venció a Ospina, las oficinas administrativas y algunas de atención al público del gobierno local paralizaron sus actividades. Otras atendieron, con escaso movimiento, desde el pitazo inicial del partido entre Colombia e Inglaterra. 

Un banco, con jornada continua, recibió a más de 20 personas con una cajera, que en su cabeza tenía un cintillo con la bandera tricolor. En la fila de atención 11 personas con camiseta de la selección esperan turno, mientras que tres dos hombres y una mujer, veían por su teléfono móvil las primeras acciones del partido. Se supone que en estos establecimientos está prohibido manipular teléfonos.

En la Vía 40, Fundelima, empresa de tamaño mediano del sector industrial, 10 empleados del área comercial tenían pegado en su oficina, en la antesala del salón de juntas, una hoja con resultados escritos con rojo los resultados del partido. Yolanda Pérez era la menos optimista con un 2-1 en contra de Colombia. Hasta el minuto 87 estuvo ganando la “polla” de $100.000. “No veo bien a la selección. Los jugadores no están rindiendo al nivel que tienen en sus clubes en Europa”, justificó Pérez.

Durante el primer tiempo, William Caicedo, dibujante del área comercial, tenía sus manos entrelazadas y concentrado, con una postura tensa en la silla central de la mesa de juntas, analizó que a Colombia le faltaba algo. “Velocidad y un jugador rápido como Muriel”.

Las mujeres fueron mayoría en la sala de juntas, algunas vestidas con la amarilla de la selección, otras con uniformes de la compañía, dejaron escapar gritos ante ataques ingleses. La mirada fija al televisor pantalla planta, colgado en medio de dos cuadros de los fundadores de la compañía, las mostró como futboleras.

Rosmery Murillo, jefe de cartera de la Pyme, había adelantado y, como efectivamente ocurrió, que si nadie acertaba en los resultados de la “polla”, lo reunido sería repartido entre todos en una merienda. “Colombia ha jugado bien. Estamos orgullosos de ellos”.

Sala de juntas de Fundelima. Luis Felipe de la Hoz

La planta de distribución de Droguerías Juliao en el barrio Abajo había invitado a sus más de 80 empleados que trabajaran con mayor eficiencia para disfrutar del partido en pantalla gigante y video vin. 

Con vuvuzelas, banderas, sombreros y con la camiseta de la selección más de 30 empleados animaron hasta la agonía a los jugadores de Pékerman.

“Este es un espacio de integración. Nos ha servido para tener otro lugar dentro de la empresa, que es nuestra segunda casa. Desde hace tres días nos propusimos adelantar labores para tener este momento”, comentó.

Gilmar Bonivento, quien vaticinó al final del primer tiempo: “Empatamos y nos vamos a tiros desde el punto penal para ganar”.

Martha Vergara, directora técnica de la compañía, con su vuvuzela en mano, destacó la aptitud de Colombia en el Mundial. “Fue lo que más me gustó de la selección”. 

Empleados de planta de distribución de Droguerías Juliao observando el partido de Colombia e Inglaterra. Luis Felipe De la Hoz

Un almacén que comercializa aparatos de telefonía móvil se dio el lujo de cerrar. Desde sus puertas transparentes, los vendedores se sentaron y se olvidaron si podía llegar un cliente. Fijaron su mirada al televisor para olvidar por un momento que los negocios también pueden esperar.

Los alrededores de la Gobernación del Atlántico en el Centro parecían un sábado o festivo. Escaso movimiento de vehículos y visitantes. Adentro oficinas como la de la Secretaría de Educación estaba cerrada, aunque las del primer piso, las de recaudo de tributos estaban abiertas y sin grandes hileras.

Dos mujeres que atendían en los exteriores de la Oficina de Tesorería, precisaron que habían recibido a 86 contribuyentes en la mañana. Durante el comienzo del segundo tiempo no habían recibido a nadie. “El día del partido ante Senegal recibimos a 205. El movimiento esta vez ha sido lento”, indicó una de las jóvenes mientras en su computador veían el partido.

El permiso para ver el partido en la empresa es hasta que se acabe, Rosmery Murillo, jefe comercial de Fundelima 
Algunos almacenes de comercio cerraron para ver el partido. Luis Felipe De la Hoz
Oficina de Tesorería de la Gobernación durante el partido de Colombia e Inglaterra. Luis Felipe De la Hoz

En la oficina de Tesorería se instalaron tres televisores y solo dos contribuyentes se acercaron a las tres ventanillas libres. 

La Secretaría de Educación departamental apagó sus luces de la oficina principal y sus asientos de atención al público fueron aprovechados por 34 funcionarios para ver el partido en pantalla proyectada hacia una pared. El gol de tiro penal de Keane arrugó las caras de los presentes entre los que se encontraba el del secretario Dagoberto Barraza.   

En sectores de mucha actividad mecánica y automotriz como la avenida Hamburgo o carrera 38 entre las calles 45 y la 50, los mecánicos paralizaron sus labores en un buen número. Los estantes de los almacenes de repuestos tenían a sus vendedores dándole la espalda al cliente que pisaba sus puertas y la mirada en los televisores. Locales con colores de la selección recibían a uno que otro cliente y hasta un conductor reparaba una pieza de motor con sus manos. 

Con el gol de Inglaterra, los mecánicos estaban divididos. Mientras dos bajaban un bloque de motor, a uno se le salió: “Ya nos sacaron”. A falta de ocho minutos, al más optimista y con la cara sucia de grasa, agregó a 300 segundos del final. “Esto lo arreglamos con dos goles”.

El gol de Yerry Mina los liberó allí en la carrera 38 entre las calles 47 y 48. Se pararon en la mitad de la carrera, con la cara y las manos llenas de grasa, se abrazaron y gritaron.  Con el sol de justicia ni repararon en los escasos vehículos que circulaban. Una ambulancia que pasaba lentamente se unió al momento y encendió la sirena. Otros carros sonaron sus pitos, en el cielo y a lo lejos se escucharon como la pólvora rompía el silencio de la tarde.

Euforia de mecánicos con el gol de Yerry Mina en la carrera 38 con calle 47 en Barranquilla. Luis Felipe de la Hoz

Con la tensión del final, el alargue del partido, en la esquina de la calle 50 con carrera 38, en los exteriores de una panadería olía más a gasolina que a harina orneada. La madre del árbitro estadounidense se escuchaba sin parar.  

Un canario trinó siete veces desde su jaula colgada sobre una de las vitrinas de la panadería antes que Falcao anotará el primer gol en la tanda de penales. Ante los aplausos sonoros que atraían al pasajero que circulaba por el sector, un bus de la ruta Sourdis, con siete ocupantes frenó en la esquina para ver el desenlace del final del partido. El chofer amenazó con seguir, pero tres mujeres desde las bancas de atrás le advirtieron que no. Las tres desde la ventanilla se levantaron de sus asientos para ver por encima de las cabezas apostadas en la entrada del negocio.

Y llegó la tristeza como un golpe seco que sacó a todos los amontonados en la panadería. Ninguno de los presentes se dio cuenta que dos habitantes de la calle se untaron del ambiente. Fueron un animador más. Solo el fútbol permite integrar lo que a veces nos aparta. El inglés Dier devolvió con su disparó al arco de Ospina, que la actividad del sector volviera. Ganó Inglaterra y la carrera 38 volvió a ser la avenida de los mecánicos y de los almacenes automotrices.

Desde los buses, pasajeros no se perdieron el desenlace del partido entre Colombia e Inglaterra, en la carrera 38 con calle 50 en Barranquilla. Luis Felipe De la Hoz
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.