Más contenidos

Casas abandonadas, otro foco de inseguridad

Residentes de la localidad Norte-Centro Histórico se quejan porque las autoridades no atienden problemas en el entorno.

Barranquilla

Residentes de la localidad Norte-Centro Histórico se quejan porque las autoridades no atienden problemas en el entorno.

Un ambiente árido, lleno de olores fétidos, de maleza, cubierto por basuras, escombros y hasta convertidos en nido de bichos y roedores son las principales características que recrean los actuales entornos de más de una decena de casas abandonadas en la localidad Norte-Centro Histórico de Barranquilla.

Las víctimas directas de estas circunstancias son los vecinos, quienes manifiestan estar expuestos a ciertas problemáticas de salud y seguridad, tales como enfermedades respiratorias, ataques de animales y atracos de delincuentes y drogadictos, quienes aprovechan la soledad en estos sectores.

Así lo describe Néstor Meza, habitante del barrio Ciudad Jardín, quien tiene al frente de su casa diez inmuebles prácticamente destruidos, por encontrarse en una zona inestable, y que ha sido desalojada en varias ocasiones por la Alcaldía de Barranquilla desde hace cuatro años, tras haber adquirido, supuestamente, los predios.

“Estas casas están abandonadas, enmontadas, se han metido, las han invadido, se esconde gente ahí. Hasta ratas del tamaño de un conejo salen de ahí, entonces la situación es de seguridad y salubridad”, asegura el hombre, que desde hace cuatro años reside en esta zona.

Meza hace un llamado a las autoridades correspondientes para que demuelan las precarias estructuras, antes de que sean invadidas nuevamente por personas ajenas al barrio, y erradicar la proliferación de culebras y demás animales peligrosos provenientes del monte crecido por la falta de cuidado.

Esta casa hace parte de las 10 viviendas desalojadas por la Alcaldía de Barranquilla, por seguridad.
Esta casa hace parte de las 10 viviendas desalojadas por la Alcaldía de Barranquilla, por seguridad.

Casas a punto de caer

Otras dos casas, en la esquina de la carrera 54 con calle 55, presentan la misma particularidad que la anterior: piedras regadas hasta el sendero peatonal, rejas carcomidas por el óxido y paredes en mal estado que amenazan con caer en cualquier momento ante el paso de trabajadores y estudiantes universitarios.

Sin embargo, una valla informativa en la entrada principal de la vivienda advierte de la “demolición parcial, adecuación, modificación y ampliación”, con un área de edificación de dos pisos y con fecha del 18 de noviembre de 2016. Pero con una vigencia de 24 meses, es decir, que vence a partir del 19 de noviembre de este año.

Por el momento, cada casa es cuidada por una mujer y un hombre llamado Guillermo Giraldo, quien dice que los dueños, de quienes asegura no saber mucho, “viven en Europa” y va a cumplir 10 años de estar tratando de mantener un mejor aspecto de la fachada. 

Es así como ha convertido el interior en parqueadero de carros de comida, también de vehículos particulares y en baños públicos para obtener ingresos económicos y así sostenerse él y comprar herramientas de aseo para la casa.

Sin embargo, al parecer, los esfuerzos de Giraldo han sido en vano, pues el mal ambiente continúa en la zona, principalmente en horas de la noche, según afirma Javier Pedraza, quien se desempeña como zapatero desde hace 18 años.

“A nosotros nos afecta, porque ese espacio es como un basurero, llegan los gamines, dejan desperdicios regados y el ambiente amanece con malos olores. También sirve para que los bandidos atraquen a quienes pasen de noche por aquí, y hacen sus necesidades fisiológicas”.

Con ladrillos han restringido el acceso a esta casa abandonada, en la carrera 59C con la calle 81.
Con ladrillos han restringido el acceso a esta casa abandonada, en la carrera 59C con la calle 81.

Abandonadas, pero con dolientes

Asimismo, hay casos especiales de establecimientos deshabitados y que han sido acogidos por habitantes de la calle para hacer sus necesidades y para improvisar un dormitorio entre el monte y la terraza. 

Como es el caso del que está ubicado en la nomenclatura 60-29 de la carrera 53. Produce malos olores y se logra ver ropas rasgadas de indigentes. Según vecinos, hace parte de la ampliación de una clínica contigua, que, por ahora, la utiliza para guardar camillas y demás objetos viejos.

O la casona de la esquina de la carrera 58 con 75, que recientemente fue enrejada en su totalidad por sus propietarios para alejar a los dueños de lo ajeno, también le sellaron con cemento el espacio de las ventanas y puerta principal, mientras consigue un comprador dispuesto a pagar por ella $400 millones, de acuerdo a personas cercanas del lugar.

Finalmente, en este recorrido de edificaciones abandonadas, existe una acera completa de casas deshabitadas, en la carrera 59C, entre los números 81-115 y 81-163. Son cuidadas por un vigilante contratado a través de una empresa intermediaria. Unas rejas externas de seguridad, que hasta septiembre de 2017 cubrían la terraza, hoy ya no están.

Esto dice control urbano y espacio público

De acuerdo con Henry Cáceres, secretario de Control Urbano y Espacio Público, los inmuebles abandonados en Barranquilla son consecuencias de herencias que no pudieron ser intervenidas, las familias salen indefinidamente de la ciudad, y hay entidades que las adquieren, pero no las adecúan.

“Tenemos 35 procesos abiertos sancionatorios por este tema. De esos que tenemos adelantados, tuvimos el de los Seguros Sociales, que fueron adquiridos por unas empresas y estaban en un estado de abandono. Iniciamos los procesos y ellos emprendieron las adecuaciones”, manifiesta Cáceres.

Asimismo, el funcionario explica cómo se verifican las zonas afectadas por los establecimientos que no cuentan con el amparo de sus dueños, quienes podrían enfrentar sanciones.

“Hacemos recorridos, identificamos los inmuebles e iniciamos un proceso de acuerdo al nuevo Código de Policía. De esos casos, hay 10 que ya finalizamos, en los que se ha logrado que se hagan las adecuaciones y los cerramientos.  La idea es que no se vuelva un problema de salubridad, o de seguridad”, sostiene.

Específicamente, en el Código se indica que por “no retirar o reparar, en los inmuebles, los elementos que ofrezcan riesgo a la vida o integridad, se toma como medida correctiva la construcción, cerramiento, reparación o mantenimiento de inmuebles, remoción de bienes, reparación de daños materiales de muebles y destrucción de bien”.

Mientras que en el caso del conjunto de casas en Ciudad Jardín, Henry Cáceres aclara que estas no son propiedad del Distrito, de acuerdo a los folios de matrícula de la Secretaría General.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web