Tecnología | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Los tauren y los orcos son dos de las razas que pertenecen al bando de La Horda.
Tecnología

World of Warcraft Classic abrió los portones de la nostalgia

El nuevo lanzamiento de Blizzard, una versión del videojuego clásico de 2005, ha cautivado a cientos de miles de jugadores de todo el mundo, que volvieron “a casa”.

Volver a Azeroth, el universo de ‘World of Warcraft’ es como regresar a casa. 15 años después del lanzamiento de la primera versión del popular videojuego, que ha cosechado millones de fanáticos a lo largo de su historia, Blizzard, la desarrolladora estadounidense, rompió el molde al abrir los servidores clásicos. Es decir, sin ningún tipo de expansiones o contenido adicional. El juego, publicado el pasado 27 de agosto, es idéntico al que vio la luz en 2005, cuando los primeros jugadores se sumieron en su rica y basta historia.

La noche del lanzamiento de ‘World of Warcraft Classic’, un proyecto que pudo no haber salido a la luz según lo manifestó Blizzard, cerca de un millón de personas observaron las transmisiones en directo de los diferentes jugadores que compartían su regreso al videojuego en  Twitch, la plataforma más popular de streaming.

Dentro del juego, que tiene servidores en Estados Unidos y Europa, las filas para ingresar a los servidores superaban los 15.000 jugadores, con tiempos estimados de hasta ocho horas de espera.

Tal fue el entusiasmo de los jugadores por volver a Azeroth y disfrutar nuevamente, como si el tiempo no hubiera pasado, de la guerra entre la Horda y la Alianza, las dos facciones del juego, que las eternas colas poco importaron, pues muchos de ellos lo anticiparon, incluida la misma desarrolladora.

Entrar a un servidor nuevo, nombrar a un personaje y embarcarse en la aventura como si fuera 2005 fue un bálsamo de nostalgia para cientos de miles de jugadores alrededor del mundo a los que no les importó volver a pagar 15 dólares por la suscripción mensual para acceder al juego.

La nostalgia, acompañada de mejoras técnicas y de una receta que poco ha cambiado, conquistaron nuevamente a una horda de fanáticos que se habían alejado del videojuego actual, hoy con seis expansiones y mucho contenido adicional encima. 

Humanos, elfos de la noche, gnomos, enanos, orcos, trolls, no-muertos y tauren, controlados por muchos jugadores que hoy superan los 30 años de edad, volvieron a sus raíces para poblar -nuevamente- el continente de ‘World of Warcraft Classic’ y así, no solo rememorar sus “mejores años”, sino también vivir nuevas y atractivas experiencias.

El juego

World of Warcraft Classic es una fiel recreación de World of Warcraft. Las mecánicas de combate, los modelos originales de los personajes, los árboles de habilidades, entre otros. El acceso a WoW Classic viene incluido y está disponible para todos los jugadores con una suscripción activa.

Cientos de jugadores hacen fila para sus misiones.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Ciencia y Tecnología
  • Torneo de videojuegos
  • Videojuegos
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web