Sociedad

El ‘swing’ virtual de tres maestros que conmemoran la danza

Mónica Lindo, Lilian Páez y Alexander Gutiérrez tienen en común la pasión por enseñar su arte, incluso a través de una pantalla.

Ese 25 de marzo de 2020, día en el que decretaron el confinamiento obligatorio por la pandemia de la covid-19 en Colombia, cambió por completo la vida de Mónica Lindo, Lilian Páez y Alexander Gutiérrez, al igual que la de miles de personas que hacen parte del gremio dancístico en Barranquilla y el país.

Ellos, al igual que la mayoría de sus colegas, no pensaron que estarían viviendo de la danza a través de la virtualidad, sin contacto, y con la incertidumbre de pensar en cuándo volverán a la normalidad. Mientras tanto, su pasión y entrega por este arte continúa desarrollándose gracias a la tecnología.

En el marco del Día Internacional de la Danza que se celebra este jueves 29 de abril, EL HERALDO exalta la labor de los docentes y artistas que se han visto ‘sacudidos’ por la pandemia, pero que asimismo han buscado alternativas para seguir dando clases y llevando el baile como una terapia en tiempos de crisis a los hogares de sus alumnos.

Lilian Páez, profesora en la escuela Julie de Donado. Archivo particular

Viviendo el duelo con el baile

Lilian Páez Gutiérrez tiene 37 años y desde los 17 vive del baile. La pasión que sintió de joven por este arte no fue un capricho, se convirtió en su proyecto de vida, sustento y terapia para vivir.

La profesional en danza, egresada de la Universidad del Atlántico, es profesora en la Escuela Julie de Donado, y agradece a su maestra Mónica Lindo por instruirla. También, a la empresa en la que trabaja actualmente, que no la desamparó en tiempos difíciles.

“En mi época de confinamiento no he sentido la diferencia porque gracias a Dios contamos con unos papás en la escuela que nos apoyaron, y con una directora pujante que no nos desamparó”, dijo a EL HERALDO.

Páez afirma que sus ingresos aumentaron en pandemia. Lo complicado ha sido readaptar sus dinámicas de enseñanza, un reto que la sacó de su zona de confort.

“El mayor reto ha sido la aceptación de las niñas, el que no se aburran, mantenerlas ahí o que la señal de internet no se vaya”.

Aunque su bolsillo no se haya visto afectado por la crisis sanitaria, sí ha tenido que superar barreras por medio del baile. Su padre falleció por coronavirus en junio de 2020, y 10 días después su suegra también partió de este mundo.

“Fue muy duro. Mi papá murió el 16, y el 17 de junio, día de mi cumpleaños, lo sepulté. Aun así,  llegó el día en que me levanté y continué con mis clases. Cuando retomé, a los 10 días, mi suegra también falleció, pero yo encontré en la danza ese espacio para no sentir esta carga tan dura. Llegó el momento en el que aprendí a vivir el duelo con la música en la casa”.

Mónica Lindo dirige su centro artístico. Archivo particular

“Hay que echar para adelante”

Reabrió las puertas de su academia a mediados de enero de 2021, pero en marzo le tocó cerrarlas nuevamente. El Centro Artístico Mónica Lindo “no ha parado”, pero sí ha debido acomodarse a nuevas formas de enseñanza. Para la maestra y directora de la escuela ha sido un periodo “difícil” de atravesar.                

“Para nadie es un secreto que a muchas personas no les gusta el tema de lo virtual porque no es lo mismo, y digamos que ha sido nefasta la situación para todo el sector de la danza, porque nosotros vivimos del cuerpo, de la presencialidad y del contacto”, afirmó la barranquillera.

Pese a los obstáculos, Mónica no deja pasar desapercibida la fecha en la que se conmemora el arte de danzar. Recalca que “hay que echar para adelante” y no quedarse “sumidos en la tristeza”, lo que es posible, según ella, a través del baile.

“Yo ayer daba una clase y decía: — ¡Wao! Sentí como si se hubiera detenido el tiempo de la tragedia y esa hora se convirtió en alegría, eso lo hace posible la danza”, exclamó.

Al mismo tiempo recalca que a Barranquilla le hace falta valorar la danza más allá del Carnaval. “Nos falta mucha cultura ciudadana. Esta es una carrera y hay que darle valor, que no nos duela pagarle a un profesor, o por un espectáculo porque eso es un trabajo”.

Alex Gutiérrez, integrante del Ballet Puerta de Oro. Archivo particular

Un talento con 67 mil seguidores

Alegría, energía y talento desbordante pueden verse en el perfil de Instagram de Alexander Gutiérrez León, que aparece como @alexdanceoficial. Más de 67 mil personas siguen de cerca sus bailes, carisma y recomendaciones dancísticas que ofrece en su cuenta.

Las redes sociales para el estudiante de octavo semestre de Danza, de la Universidad del Atlántico, con 15 años de experiencia y que ha recorrido más de 14 países bailando, han significado un aliciente económico en medio del confinamiento, una época que, para él, ha sido la “más dura”.

“Personalmente ha sido el momento más fuerte de mi vida porque a raíz de la covid-19 mi abuelo falleció y fue una pérdida enorme. Imagínate: no había clases, no había trabajo y la muerte de mi abuelo, eso hizo que yo me deprimiera. No quise saber nada del baile por más de dos meses. Luego, al ver que no tenía ingresos me reinventé y comencé a hacer clases virtuales”, indicó a EL HERALDO.

El integrante del Ballet Puerta de Oro de Barranquilla lleva la danza a la virtualidad, contagia a sus seguidores y trabaja de forma independiente.

Resalta convencido que en el baile, como millones de personas en el mundo, encuentra una luz de esperanza que mantiene encendida para seguir con su proyecto de vida. Construir una fundación en su tierra natal, Soledad, es un anhelo por el que está trabajando, incluso con una pandemia de por medio.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • danza
  • Pandemia
  • virtualidad
  • Día de la Danza
  • docentes
  • artistas
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.